Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Antes, durante y después [Raven]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-20, 3:26 pm

Habían pasado un par de días desde aquella noche tan… ¿Divertida? Bueno, también es aceptable “animada” o “con intrigante final”. Desde aquel día en la terraza en el que Raven y yo empezamos hablando por un cigarrillo hasta que terminamos en la cocina a por más que un solo aperitivo y pegando sartenazos a diestro y siniestro, no volví a hablar detenidamente con ella.

El mismo día en que nos despedimos en el pasillo después de aquel rato tan productivo, apenas volvimos a hablar mucho. Tuvimos que disimular bien: al día siguiente fueron interrogando a cada uno de los internos “problemáticos” (es decir, a los que saben que terminamos ignorando las normas) para descubrir quiénes habían provocado un altercado en esa misma noche, además de dos heridos. No sé como no llegaron a cogernos. El caso es que salimos ilesos: ni el hombre pudo reconocernos tan a oscuras ni la gorda se acordó de la cara de Raven tras el golpe. Punto, set y partido.

No se me presentó ocasión para volver a entablar un rato con la morena. Por la tarde tuve que fingir que me interesaba mejorar e ir a terapia, que estaba en uno de esos momentos alegres de mi conciencia; en la cena nos vimos, un simple saludo sin nada más; por la noche por lo visto hice algo y me terminaron sedando… Realmente no lo recuerdo bien… Bueno, y así sucesivamente. El segundo día cambió un poco las tornas, pero de nuevo nada. Me empecé a cabrear y decidí tomar medidas.

Esa misma noche salí de mi cuarto tras fingir estar dormido durante la vigilancia de uno de los enfermeros. En cuanto se fue aproveché: avancé por los pasillos en dirección al hala de las chicas. No había nadie en los pasillos (algún que otro “alma en pena” que vagaba como si fuera sonámbulo pero que parecía que no le importara que anduviera por allí). Después de varios intentos llegué a la que creí que era la habitación de Raven. Toqué esperando respuesta, no quería entrar y ganarme otro bofetón como hasta ahora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-20, 4:34 pm

Dos o tres días habían pasado desde la misión con Dylan en la cafetería. Nos habíamos visto un par de veces, pero nada más allá de un hola con la mano y quizás un te veo luego, cosa que nunca sucedió. Ambos éramos libres de hacer lo que quisiéramos, no estábamos atados ni nada por el estilo, pero no podía negar que hubiese deseado cruzar alguna palabra con él luego de aquel grato momento, pero nunca hubo tiempo.

Tenía pensado ir esta noche al cuarto de Dyl sino sacarlo mañana de alguna terapia. Lo más divertido era que solo sabía su nombre y lo bueno que era para el sexo, de eso no había duda. Reía ante mis propios pensamientos mientras me cambiaba el jeans que había usado esa mañana, quedando en ropa interior y una polera grande encima, pasaría por alguna clase de vestido si los estampados no reflejaran la banda favorita de mi hermano y el hecho de que hoy el nutricionista me peso, había bajado tres kilos estas semana. Un logro para mí, un disgusto para el médico, lástima por él.

Me quité el maquillaje de la cara, sacando con algodón y productos especiales la máscara de pestaña y el lápiz de ojo. Solté mi cabello y me quite los accesorios que andaba trayendo, me despeine un poco, me gustaba ver mi pelo libre con estilo propio como le puso mi hermana cada vez que me veía “desordenada” como decía mi madre: “Hay Raven, tú y tu pelo jamás podrán tener orden” exclamaba cuando me veía salir del cuarto con todo mi pelo alborotado, dejando varios mechones sueltos a lo que mi hermano salía en la defensiva argumentando que el pelo debía ser una expresión más en la vida de uno.

Alguien toco la puerta, creí que serían las chicas con las cuales compartía habitación, pero descarte esa idea porque no tenían necesidad de tocar si el cuarto también era de ellas. Me encogí de hombros ante mi propia curiosidad y camine hasta la puerta, abriéndola en cuanto estuve a frente a ella. La figura de Dylan se hizo presente y con ello mi sorpresa, la cual se transformo en una sonrisa de medio lado Vaya…vaya no sabía que tenían entrega a domicilio en este lugar bromeé girando sobre mis talones para caminar hacia el interior, esperando que Dylan me siguiera. En dos horas comenzaran a realizar las vigilancias, el closet es buen lugar para ocultarse añadí, girando mi rostro sonriendo de manera pícara y guiñándole un ojo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-22, 9:00 am

Oí los pasos acercarme durante la espera en el silencioso corredor. Miré a los lados, como sintiendo presencias de alguien acercándose y viniendo hacia mí… Todas imaginadas, claro: no había nadie por ahí. Podría haber sido el escenario perfecto para un buen susto o una broma de mal gusto. En menos de dos pestañeos, la morena se presentó tras la puerta. Estaba seguro que no me esperaba allí. Sonreí saludándole en cuanto me vio, notando justo después que ella también se alegraba de verme:

- Si la destinataria no se presenta en la oficina a por el paquete, el paquete es llevado a su casa –correspondí, entrando tras ella. Cerré la puerta silencioso pensando en no molestar pero enseguida vi que estaba ella sola; se me hacía raro, pero no dije nada-. ¿Acaso me vas a hacer esconderme? –Reí, picándome con ese tono bromista y superficial-. No me digas que te da miedo que me pillen aquí y te castiguen…

Mi voz se notaba competitivamente graciosa, dándole un tono de juego de palabras para seguir la broma. La verdad es que no pensaba mucho menos en que tuviera miedo, ni un poquito. Además, ya lo había comprobado el otro día en la cocina. Avancé detrás de ella, dando con su escritorio e investigando algunas cosas encima del mueble: tenía productos de maquillaje encima, por ejemplo. Los dejé donde estaba con un gesto en mi cara de “¿qué es esto?”.

Me acerqué donde ella y me senté en su cama, tan tranquilo como si fuera mía y tuviera permiso. No refrescaba mucho, y menos en aquel cuarto, pero sí que se necesitaba una chaqueta o algo de abrigo, por eso me sorprendí de que ella anduviera sin mucho encima… Aunque ni mucho menos me desagradaba. Suspiré descargando una especie de cansancio que no tenía y, colocando mis manos detrás de la cabeza, me dispuse a hablar con ella como tanto había querido esos últimos días:

- No hemos hablado nada en estos días, ¿eh? –Repetí lo evidente. Yo, por lo menos, sí que tenía ganas de conocer a aquella chica: no sabía mucho de ella y me parecía buena persona. Me interesaba saber de sus problemas, los que le habían traído aquí, y de las cosas buenas y malas de su vida. Seguramente ambos teníamos un testamento bastante largo para comentar-. ¿Qué tal todo?

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-22, 11:30 am

Reí ante las palabras de Dylan, siempre con esos comentarios que podían alegrar a cualquiera de seguro hasta el amargado que estaba a cargo de la enfermería. Siguió con la broma y no pude resistirme, giré sobre mis talones y lo mire ¿Miedo? Si como no Dyl respondí alzando una ceja. Recuerda que soy buena actriz y a quién terminarán castigando será a ti. Mi cara de niña buena consigue todo lo que desea comenté entre risas guiñandole un ojo, depositando una de mis manos en mi cadera mientras le observaba avanzar por el cuarto.

Sonreí de medio lado cuando Dylan tomo algunos de los productos que usaba para quitarme el maquillaje. No esperarás a que este todo el día con maquillaje en mi cara, aunque solo sea algo básico procuro que mi cara siempre este limpia cariño añadí comenzando a caminar hacia el armario. La temperatura era baja, había que admitirlo, pero yo no sentía frío ni nada parecido. Me gustaban los días así, esos cambios de temperatura que se generaban eran bastante divertidos.

Mi invitado termino sentado en mi cama, como si pasará siempre ahí, no tuvo reparos lo que me agrado. No esperaba buenos modales después de una alocada misión en la cafetería, sería algo iluso; quizás ahora solo faltaba conocer más de aquel personaje llamado Dylan, que además de su nombre solo sabía que le gustaba fumar y hacerse pasar por agente secreto. Debajo del colchón encontrarás cajetillas de cigarro, saca la que más te guste. Creo que estaremos solos al menos unas horas añadí mientras abría las puertas del closet, buscando algo para ponerme en las piernas y por que no ofrecerle algo a Dylan.

Desde aquella misión para ser exactos Dyl. Supongo que el tiempo no nos ayudo, pero ahora hay de sobra dije retirando un polerón de mi hermano para voltear hacia Dyl. Es de mi hermano, puedes usarlo mientras estés aquí solté antes de lanzarle el polerón. Y cerrar el armario, no me apetecía usar nada más. Estaba en mi cuarto y podía andar como quisiera, además Dyl ya me conocía sin ropa así que daba lo mismo.

Para mí todo va bien, perdí tres kilos está semana. Ahora debo mantener y bajar otro resto. ¿Y tú? inquirí caminando hacia el escritorio tomando la silla y colocándola cerca de la cama donde estaba Dylan para sentarme en ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-23, 7:57 am

- Mierda –dije, tras escucharla. Si bien era más que cierto que si Raven ponía esa carita de niña buena yo estaba condenado a una larga temporada de castigos, siendo o no siendo ella mi cómplice. Ante todo su suspicacia era mínima y el prejuicio de la gente sobre ella era que siempre lo hacía todo sin malas intenciones; es decir, que los demás éramos los malos. Seguramente era una de sus facetas que más agradecía en un lugar como aquel-, tienes razón. Más vale que tenga cuidado contigo: eres demasiado lista.

Reí tras aquello. Normalmente los que llevábamos allí más tiempo sabíamos como apañárnoslas para conseguir nuestros propósitos con, por ejemplo, el uso de los más nuevos. Los seres inofensivos e inocentes que recién entraban ahí eran el blanco perfecto para nuestras excusas. Los integrábamos pero también los metíamos en problemas saliendo nosotros ilesos. Era un plan perfecto pero, tratando con dos veteranos, la cosa se complicaba. Y más si el otro veterano era una mujer. Y mucho más si la mujer era Raven… Tenía las de perder. En verdad no pensaba que ella fuera a delatarme. No, ella no era así. Se le notaba de lejos. Cuando cogí sus cosas oí su voz de lado, con un tono ameno:

- No entiendo porque tenéis que tener esto todo el día en la cara. Al menos la mayoría de las tías –dije mientras abría el bote de la máscara y lo olía, como si fuera un arqueólogo ante aquellas cosas. Las dejé en la mesa y miré por la habitación-. Muchas veces nos gustáis más a lo natural que como si fuerais una Barbie empolvada de estas… cosas.

Me sentí bien al notar que no le molestaba. Aunque no la conociera mucho me sentía como si fueramos conocidos de toda la vida. No tenía miedo en hacer las cosas que pensaba… Bueno, no tenía miedo con nadie, pero con ella como que ni me entraban los mínimos remordimientos después. Lancé mi mano debajo del colchón en cuanto hoy sus palabras. Cogí la primera cajetilla que encontré y me apoderé de dos cigarros. Me volví a acomodar en la cama y saqué mi encendedor del bolsillo del pantalón. Iba a encenderlo cuando cogí al vuelo (y de milagro) la chaqueta que la chica me tiró:

- Sí, en verdad todas las cosas salen al revés cuando a uno le interesa hacerlo de la otra manera –conseguí llegar a decir con el cigarrillo en la boca mientras me ponía agradecido la prenda. Seguí su figura con la mirada sin poder evitarlo hasta que se sentó a mi lado. Le di el segundo cigarro que había cogido y encendí el mío. No me importaba mucho que la habitación oliera a humo, y creo que a ella tampoco-. Toma –alcancé a decir lanzándole el encendedor a ella-.

Supuse que para ella era bueno, pero para los demás, sabiendo que su problema venía del mismo lugar, no debía ser muy agradable escuchar que bajaba de peso. No sonreí ni tampoco me cabreé, al menos por ahora, ya que no era quien para decirle nada… Pero no pude darle la enhorabuena:

- Yo creo que ya perdiste suficiente, ¿no? –Aporté algo serio mientras soltaba el aire ahumado-. Yo… Bien, nada muy interesante… Me comporté bastante bien para lo que suelo ser. También hay que tener en cuenta que no hicieron nada para cabrearme. No han sido días muy entretenidos desde hace dos noches –dije, con picardía, riendo mínimamente de lado y esquivando su mirada-.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-23, 4:01 pm

Y tú demasiado inteligente al creer eso Dylan respondí entre risas. Aunque no era del todo broma, fácilmente conseguía cosas con solo poner cara de niña buena; la gente tendñia a pensar que mis intenciones eran buenas, que solo era una chiquilla dentro de una burbuja apartada de este mundo cuando en realidad aquella burbuja no poseía más que ideas, planes y alucinaciones de control total sobre los demás y por cosas del destino este me apoyaba en todo, dándome el tiempo, la experiencia y la valentía de llevar a cabo todo lo que deseara.

Escuché a Dylan hablar sobre los productos de belleza, era divertido verlo como olía las cosas, parecía un agente de sanidad probando que todo estuviera en orden. Algunas mujeres lo hacen para tapar imperfecciones, otras para creerse algo que no son y en mi caso le miré de manera penetrante, que sintiera mi mirada y si lograba ponerlo nervioso mucho mejor Para resaltar mis ojos. Es lo que mas amo de mi cuerpo. respondí segura, sin vacilar ni dejar que el tiempo se hiciera presente.

Terminé acomodándome en la silla, dejando que mis pies colgaran recibiendo agradecida el cigarro que mi compañero me pasaba luego de que este sacara uno para si, prenderlo y colocarse el polerón de Corey, al menos así estaría a una temperatura adecuada. Una suave brisa entró por el ventanal que tenía abierto de par en par, la piel se me erizo aún el frío no se hizo presente. Apoye mis brazos sobre el respaldo de la silla depositando mi cabeza mientras dejaba escapar el humo de mi boca, observando como este se mezclaba con el viento que entraba jugando con todo a su paso.

Las siguientes palabras de Dylan me pusieron en alerta, el tema de mi peso era algo personal, algo que cuidaba y protegía como mi pasado. Eso se verá con el tiempo Dyl. Desde que entre a este lugar no he hecho más que estar subiendo y bajando por culpa de esos sueros respondí casi a secas, no era nada contra él pero el solo hecho de pensar como esas personas jugaban con mi cuerpo me cabreaba. Y antes de seguir pensando aquello Dylan cambio el tema rápidamente contándome lo aburrido que eran sus días desde aquel encuentro… y la verdad también habían sido aburridos para mí. Si, había conocido gente nueva, engañado a guardias, culpando a otra gente y hasta amenazado a la portera que había tratado de chantajearme por el “accidente” de su animal, pero claro no iban a creerle a una señora que tenía como testigo solo sospechas, mientras yo tenía más de una coartada, todas falsas claro, pero que servían ante la mirada de un adulto.

Al parecer la adrenalina es la única que nos motiva a hacer cosas nuevas. Ninguno ha hecho cosas interesantes, ¿Curioso no? añadí sonriendo de medio lado. Llevando el cigarro a mis labios, jugando con el antes de darle una calada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-24, 7:09 am

- Tengo mis puntos, aunque… Ese elogio no me lo han dicho nunca –reí tras aportar las últimas palabras. Hay una gran diferencia entre “inteligente” y “listo”. Inteligente es una persona que sabe mucho sobre varios temas y tiene un alto CI… Listo es una persona que sabe aprovechar las oportunidades. ¿Cuál crees en serio que me queda mejor? Pero bueno, si alguien me consideraba así, aunque fuera en broma, mejor… ¿no?-. Lo que no se puede negar es que la mentira es una de tus mejores amigas, Raven.

Noté como se reía de mí cuando cogía sus cosas. La verdad es que olían raro… Supongo que la parte de “agente” todavía la tenía metida en el cuerpo y seguía actuando según mi papel:

- Ya veo. Supongo que muchas buscan eso de la perfección aunque sepan que no existe. Yo solo digo que odio las muñecas esas que se ven con los labios rojos y los colores azules y verdes por los ojos –reí. ¿Cómo podían creerse que así iban decentes por la calle? Bueno, en nuestro caso por los pasillos-. Debo reconocer que es una de las partes de tu cuerpo que más me gustan –sinceré. Nunca me cortaba en decir lo que pensara a menos que eso pudiera hacerle daño y yo lo supiera. No era tan malo al fin y al cabo… Hacía lo que me gustaba a mí pero solía tener en cuenta a las personas de mi alrededor. Solía-, pero no la única.

La verdad es que su cama era bastante cómoda. Podría haberme quedado tirado ahí y en cuanto se despistara, me hubiera hecho el dormido. Seguramente Rav hubiera terminado echándome a patadas si iba ahí para “dormir” pero, bueno, la parte buena de mi cuerpo y mente es que dormir no era uno de mis privilegios. Di una segunda calada a mi pitillo y saqué de nuevo mi encendedor, cogiéndolo con mi mano izquierda y dándole vueltas, como para perder el tiempo y que mi mente no buscara saciarse de adrenalina. Un tic o movimiento continuo me relajaba, en cierto modo.

- Sinceramente, yo te veo perfecta así. Incluso si subes, no hay problema, tienes más color en la cara –no me corté tampoco, pensé que aquello no le molestaría mucho… Claro, que yo lo de pensar lo llevo bastante mal. No me di cuenta que eso era pasar la línea. Solo quería darle consejo aunque no fuera el más indicado para ello. Me salvé cambiando de tema inconscientemente: sobre lo de los días, sí, habían sido bastante monótonos. Apenas había conocido a una de las docentes y recuperado un poco de los golpes de la última escapada, no mucho-. Parece ser, es cierto. Pero eso creo que le afecta a todos un poco, ¿no? ¿Dónde está lo interesante si no hay peligro o emoción? Si alguien se divierte sin eso es que no sabe lo que es divertirse.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-25, 9:04 am

Fingí sorpresa y enojo tras sus palabras La mentira ¿Mi amiga? Por dios Dylan como se te ocurre eso. Yo soy la verdad andante respondí estallando en risas. Si bien usaba la mentira cuando no tenía otro remedio, que se me diera bien y la gente me creyera ya no era problema mío sino de aquellos ilusos que podían creer cualquier cosa que se dijera de manera convincente.

Esboce una sonrisa con sus siguientes palabras asintiendo en lo que decía Pues comparto contigo, más que chicas bellas parecen verdaderas “putas” sin ofender a esas mujeres que hacen de eso su profesión, pero la verdad… ¡A quién le importa! articule fingiendo preocupación llevando una de mis manos a mi pecho hacia el centro de este. Una mirada curiosa y sonrisa pícara se hicieron notar en mi rostro ¿Así? Y que otra parte te gusta Dylan inquirí fijando mi vista en la suya llevando el cigarro a mis labios, dándole una calada larga, jugando con el humo en mi boca antes de soltarlo… despacio disfrutando de ver como se iba perdiendo en la habitación, como se mezclaba con el ambiente y desaparecía de mi vista.

Me levanté de la silla y me dirigí al ventanal que estaba casi a los pies de mi cama. Era lo que más me gustaba de aquella habitación, al despertar podía contemplar directamente el paisaje, creyendo por segundos que estaba en otro lugar hasta que la pared lejana que limitaba el recinto con la ciudad me hacían volver a la realidad. Termine corriendo todas las cortinas, hacia ambos lados dejando que la luz de la luna entrara de lleno a la habitación, jugando con la luz principal del cuarto. Deje el cigarro en mi boca y me cruce de brazos ante aquel vidrio, el cigarro se movía de una dirección a otra por mis labios dejando cada parte de piel pasada a este vicio que lograba tranquilizarme.

Cuando llegue a la perfección te lo haré saber Dylan, mientras deja este juego en mis manos. Es mi meta y lo voy a conseguir dije en una afirmación más que en una promesa. Sus siguientes palabras activaron la curiosidad dentro de mí. Saque el cigarro de mi boca fumando lo que iba quedando. Al parecer los encargados de este lugar no conocen la diversión… no espera si la conocen asentí a mis propias palabras, girando sobre mis talones para llevar mi vista hacia Dylan. Cuando le quitan la voluntad a los demás internos, cuando sienten que tienen poder sobre nosotros e incluso cuando nosotros mismos se los damos al no luchar y dejarnos llevar por esos seres espeté con clara molestia; siempre había detestado el hecho de que gente que no tuviera anda que ver contigo se hicieran los importantes, los capaces de decirte que era bueno o malo para ti cuando solamente y por suerte conocían tu nombre. Pero te aseguro que eso cambiará… y muy pronto



Última edición por Raven M. Rothstein el 2011-12-26, 5:23 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-25, 3:04 pm

- Sobre todo eso… -Terminé susurrando con ironía rodando los ojos en círculo. Cuando vi que “su enojo” se había dado cuenta de mi último gesto y que, a mi parecer, fingía estar enfadada, le guiñé un ojo siguiendo la broma. Bien sabía que por tonterías como esas uno no terminaría enfadado, y menos ella: ambos tomábamos esos temas y bromas como un simple entretenimiento-.

Como era normal, ella terminó estando totalmente de acuerdo conmigo con lo de las pinturas que algunas tías llegaban a ponerse en la cara. A mi parecer sí: había chicas que se sobrepasaban con todo ese tapiz. Parecían cuadros andantes.

- ¿Parecen? –Repetí-. Algunas se “arreglan” de esa manera como si así pudieran ponerse un cartel de “Cógeme, soy gratis”. La mayoría de ellas son de las fáciles –si alguien conocía a más de 3 de 10 de esas chicas que no fueran de las que en una noche terminas metido con ella en el aparcamiento de una discoteca, que venga y me lo demuestre. Reí tras imaginarme eso y con los gestos de mi compañera, la verdad es que estaba algo entretenido esa noche. Cuando la vi mirarme tras decir lo de sus ojos, sonreí, mirando al suelo y levantando las cejas. Algo me decía que sabía que iba a preguntar algo así-. Pues, de todo un poco –aporté subiendo la mirada a ella y dando otra calada. Mientras mantenía el humo, seguí-. Creo que sabes de sobra que tu cuello termina conmigo –sospecho que ello sí que lo sabía-.

Observé sus movimientos, como se levantaba y andaba hasta la ventana. Pensé que había rozado un tema delicado, pero, era como si una parte cabezota de mí quisiera entender que pensamientos podían hacerle pasar por aquello. Un gesto algo serio se dibujó en mi rostro, mirándola sin perderla de vista.

- Si esa meta es la muerte, prefiero que no me lo hagas saber –dije casi en un susurro, bastante costoso de oír seguramente, mirando de nuevo al suelo y sosteniendo lo poco que me quedaba del cigarro en mi mano derecha-.

Noté de nuevo un tema divertido. Bueno, divertido… Algo entretenido, mejor. Que los docentes de aquí se divirtieran a base nuestra no era algo bueno. Me levanté y me acerqué donde ella, riendo algo cabreado por esos pensamientos.

- Esos idiotas no saben que la venganza se sirve en un plato frío, Raven. Dales tiempo –seguí, llevando mi vista hasta un pequeño detalle que aporté hace un par de días. Me fije en su cuello, de reojo, y aunque era costoso distinguir la marca con su cabello, me pareció verla. Sonreí y volví a desviarla hasta el ventanal-, cuando menos se lo esperen seremos nosotros los que les meteremos eso… Pero encima por otro sitio –reí-. ¿Ah si? ¿Cómo que cambiará?

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-26, 5:25 am

Las palabras de Dylan me hicieron sonreír Lo sé, aquella noche dejaste mas que claro que mi cuello era un plato que disfrutabas en cada momento… y me gusto que fuera así aporté apoyando mi cabeza contra el vidrio traspasando con mis ojos aquellos barrotes lejanos que me separan de mi antigua vida. Aquella que comenzaba a desear cada día con más fuerza, haciendo todo lo que estuviera a mí alcance para acercarme a esa libertad y seguir siendo la persona que era, sin ataduras ni nada que me hiciera dudar de lo que tenía fijo en alcanzar.

Su voz se había dado a conocer, pero sus palabras terminaron casi en susurros y tenía la concentración fija en otra cosa para haber escuchado con claridad sus palabras. Sus pasos resonaron en el cuarto y su figura se situó junto a la mía, lo mire de reojo su vista estaba fija en el paisaje nocturno que se mostraba tras el ventanal. Creo que ya les hemos dado suficiente tiempo, más de un mes. No puedo esperar más Dylan añadí formando una sonrisa maliciosa en mi rostro, sabiendo que dentro de una de las cajas que conservaba conmigo se encontraban diferentes mezclas a base de pastilla. Una pequeña advertencia hacia el personal no sería malo, de todas formas no darían conmigo y los nuevos internos serían el blanco perfecto para llamar la atención.

Gire de lado, apoyando mi hombro en el vidrio llevando mi vista hacia Dylan, sonreí de medio lado Tranquilo tigre, tu marca aún sigue conmigo dije en broma llevando ambas manos hacia mi cabello tomándolo entre mis dedos para dejarlo todo reposando sobre uno de mis hombros dejando parte de mi cuello completamente desnudo mostrándole la marca que me había dejado hace unas noches. Hiciste bien tu trabajo. No tiene pinta de que vaya a salirse aún. Me debes una grande aporté en un tono amenazador divertido brindándole un pequeño empujón haciendo que girara también.

Mi vista paso de sus ojos al polerón, el recuerdo de mis padres llego de golpe sintiendo como se formaba ese nudo en el estómago. Inconscientemente estire mi brazo, llevando la punta de mis dedos hacia el borde del polerón, rozando con la yema de mi dedo índice los diseños que comenzaban desde la parte inferior de la tela, subiendo de a poco hasta formar aquella calavera blanca, algo desteñida con el pasar del tiempo; podía recordar aún el día que Corey mando a estampar ese diseño, estuvo varios días buscando algo original, llamativo y único; lo bueno es que en lo que tenía que ver con la vestimenta mis padres no se metían, nos daban todo ese apoyo siempre y cuando las reglas de la casa fueran respetadas, la moral de mis padres. Una media sonrisa llena de nostalgia apareció en mi rostro. Alcé la vista y la mirada directa y penetrante de Dylan me hicieron volver a la realidad de golpe. Sacudí la cabeza alejando aquellos recuerdos, no podía quedar vulnerable en este momento, menos si estaba con otra persona, no podía permitirme eso.

Voltee rápidamente hacia el ventanal y comencé a golpear con mis dedos provocando aquel sonido parecido al de un galope de caballo Pues cambiará la forma en que nos vean. Se darán cuenta que no somos tan ingenuos como creen aseguré dejando que mi vista se perdiera en la oscuridad que brindaba la noche.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-26, 10:01 am

Sonreí complacido tras escucharla, viendo como terminaba colocando su mirada en ninguna parte de aquel lugar:

- A mí también me gustó. Y dime, ¿y a ti? ¿Cuál te gusta más? –pregunté con un cierto tono de curiosidad en mi voz. Supuse uno de esos lugares de mi cuerpo, en los cuales siempre se fijaba y que yo mismo coincidía en los gustos. Sabía que algo le estaba empezando a corromper, no estaba totalmente en la sala, al menos su mente. No pude más con la duda cuando ni siquiera preguntó sobre mi susurro. Sabía que había sido difícil de escuchar, además de que era mi intención, pero no me gustaba que estuviera tan callada. Intenté ignorar el tema por el momento, aunque dudaba que mi mente lo soportara mucho-.¿Y qué piensas hacerles? ¿Matarlos? –pregunté siguiendo el hilo del tema, aguantando mis represalias para mis adentros sonriendo a la vez que escuchaba a la morena-.

Todos estábamos hartos de los docentes de allí. Al menos eso creo. Se metían en tu vida, intentaban controlarla… ¿Quién coño se creen que soy? ¿Un muñeco? ¿Una marioneta? No, ni yo ni nadie. Ni mi padre conseguía domarme, menos lo conseguiría uno que se hacía demasiado el listo. Odiaba con toda mi alma esos momentos. Mi cabeza se llenaba de ira, esa que recorre cada una de mis venas dispuesto a descargarla si alguno de ellos seguía insistiendo. Maldita gente…

Me picaba todavía la curiosidad sobre qué estaría tramando la chica cuando vi que notó donde me fije. Sonreí esquivando finalmente la mirada y volviéndola a ese ventanal que tenía al lado:

- Me alegro de no haber fallado –dije entre risas al notar su voz y su amenaza. Iba a seguir contestándole, aprovechando el juego de aquella conversación cuando volví a notarla ausente: esta vez fija en la prenda de su hermano que yo llevaba puesta. No sabía bien como reaccionar ya, pero para mí mismo, ya había tenido bastante paciencia sobre que le pasaba-. Hey, Raven. ¿Raven? – Repetía viendo que no me hacía del todo caso-. ¿Estás bien? ¿Qué te pasa? – Terminé preguntando llevando mis manos hasta los hombros y a continuación, la cara de la chica para ver si así me hacía caso-. Estás demasiado rara hoy…

Ignoré, muy a mi pesar, lo que seguía diciendo después. Quería saber que le pasaba. Sé que todavía no era quien para preguntar y meterme en su vida, pero quería serlo. Algo me decía que podía confiar en ella y que, en cierto modo, era de las mías. No tenía duda en contarle si yo tenía algún problema, aunque termináramos discutiendo… Supongo que así son las cosas. No siempre se está de acuerdo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-26, 4:10 pm

Su respuesta solo picaba mi curiosidad, supongo que él también la sentía al seguir con aquella pregunta. Ladee mi cuerpo más mi vista se mantuvo en el exterior del lugar.

Suena cliché, pero me encantan tus ojos… tus labios… y tus manos al menos eso a primera vista añadí con un tono pícaro y divertido. Mi mente se ausentaba cada cinco minutos del luagr donde estábamos, ya sea por seguir planeando la advertencia al personal o porque mi mente me jugaba malas pasadas al traerme recuerdos que me dejaban en completa vulnerabilidad, haciéndome sentir cosas que no quería, creando falsas imágenes y voces de un pasado turbulento. ¿Matarlos? Vamos Dylan sería demasiado fácil y aburrido. Prefiero darles una pequeña advertencia, algo no tan dañino, pero si con secuelas que nos hagan recordar por un largo tiempo respondí alzando una ceja, disfrutando desde ya los rumores que comenzarían a crearse, escuchar la historia volverse diferente cada vez que alguien la contara, añadiendo o quitando cosas que resultaban ser ciertas o muchas veces falsas.

Y cómo lo iba sintiendo… la mente muchas veces te hacía malas pasadas, creyendo estar bien cuando al segundo hacía una erupción mas dañina que la de un volcán, matándote por dentro, despojándote de toda tu voluntad dejándote a merced de un pasado que olvidabas por momentos para seguir adelante, haciéndote caer lo más duro posible contra el cemento llamado realidad. Las manos de Dylan sobre mis hombros y luego sobre mi cara me hacían volver No estoy rara Dyl… o tal vez si. El punto es que esta soy yo, la chica que se sumerge por horas en sus pensamientos. esboce una sonrisa totalmente fingida, que cualquier persona que me conociera lo notaría… como mi hermano… Diablos ¿Por qué seguía pensando en él? Ya estaba curado, rehacía su vida y esperaba que yo hiciera lo mismo… solo que yo no estaba enferma, solo tenía una visión distinta a la suya y a la de muchas personas y tenía la fuerza suficiente para llevar a cabo cada una de mis metas.

Es curioso como como una persona puede abarcar tanto tu mente… como un pasado nunca queda en pasado y se transforma en tu presente y quién sabe… se termina transformando en tu futuro comenté olvidando por completo donde me encontraba, tenía que decir algo o seguiría en mis recuerdos y lo más seguro es que Dylan se terminara aburriendo y marchándose, era lo lógico. Lo que cualquier humano haría sino obtiene respuesta por parte de la otra persona.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-28, 6:30 am

Aunque ella no correspondía a donde yo miraba, no aparté la vista de la morena. Sonreí al saber que había acertado con lo que le gustaba de mí. Al menos con una parte:

- Lo de las manos no me lo habían dicho nunca –bromeé-. Pero bueno, supongo que cada uno es… -Dejé correr la voz, cada vez más baja hasta que se hizo insonora. No importó mucho ya que ni ella se dio cuenta. Me despisté al ver que ella tampoco ponía mucha atención. Solía distraerme con casi cualquier cosa y ver que alguien abandona el lugar, incluso mentalmente, me dejaba algo atónito. Yo volví al tema cuando ella volvió a hablar pero ni siquiera había quitado ese gesto de seriedad que se me había puesto tras aquella observación-. Bueno, yo no he matado nunca. Me gustaría probarlo –bromeé, sonriendo falsamente por si se dignaba a volver la mirada y no encontrarse con ese gesto que había adquirido-. Pero sí, bueno, sería pasarse y podrían meternos cualquier droga mucho más fuerte. No es plan. Entonces, ¿qué se te ocurre? Sabes que me apunto a cualquier cosa.

Cuando no resistí más la incógnita y me dirigí a la chica para averiguarlo, simplemente obtuve unas palabras poco convincentes. La poca paciencia de mi mente me daba un aviso, pero la retuve, cerré los ojos y pedí calma. Cuando volví a abrirlos, quise decir algo convincente. Esperé que de cierta manera pudiera decir algo dentro de lo normal...:

- Pues en vez de sumergirte, ¿qué tal si nadamos juntos? Puedes contarme lo que te pasa. Supongo que es una buena manera de empezar a conocerte –intenté decir en un tono tranquilizado. En verdad con cualquier otra persona, si el tema no me hubiera interesado, me habría largado. No aguantaba charlas que no me gustaran. Pero… De cierta manera, sabía que aquello terminaría diciéndome cosas sobre la historia de la morena. Y me interesaba-. ¿Qué es lo que te tiene tan fuera de aquí, Rav?

Algo me decía que tal vez ella no quería contármelo. Quien sabe, tal vez no era el adecuado para escuchar aquello… Pero me daba igual. Quería arriesgarme. Al menos lo intentaría, que la cosa no se quedara en una simple idea. Si ella quería confiar en un loco maníaco hiperactivo, aquí tenía uno a su disposición. Esperé, impaciente, que simplemente me dijera algo para tranquilizar los nervios activos de mi cabeza.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-28, 9:06 pm

Tenía la vista fija en un punto muerto del lugar, no podía enfocar a nada porque simplemente no lo veía aún así escuchaba las palabras de Dylan, no todas pero si al menos las suficientes para saber que seguía con el tema de la advertencia hacia los encargados. Pensaba en una advertencia… a base de mezcla de pastillas. Tengo las cosas en una de las cajas que están junto al armario. Luego te las nuestros si quieres añadí procesando sus palabras sobre matar. ¿Realmente quería hacerlo o se trataba de alguna broma? Suspire y alce la vista buscando un nuevo punto muerto donde ver… sin tener éxito, Pues tampoco he matado a “humanos” , pero debo imaginar que la sensación de poder es algo fascinante añadí encogiéndome de hombros volviendo nuevamente mi vista hacia la ventana.

Era increíble lo rápido que podía perderme en mis recuerdos, como podían dominarme sin problema alguno y con una facilidad que me sobrecogía a ratos. Las palabras de Dylan se escucharon a lo lejos pero en un tono serio que me llamó la atención, me pedía que nos sumergiéramos juntos que podía ser una manera de conocerme… el problema era si estaba dispuesto a conocer a una persona totalmente distinta cuando estaba vulnerable, capaz de realizar cualquier cosa sin el menor arrepentimiento.

De seguro estás al tanto que el cerebro es el órgano más complejo, que los pensamientos pueden ser un arma de doble filo capaz de hacerte perder la cabeza… literalmente añadí cerrando los ojos unos segundos. Debes saber que no espero que me entiendas, ni que sientas lástima ni cualquier otra cosa de esas tonterías que siente la gente cuando escucha algo… Si te cuento es solo porque necesito distraer mi mente, sino terminaré haciendo cualquier cosa y no veo a ningún gordo que quiera ofrecerse a recibir algún otro tipo de golpe comenté echándome a reír tras recordar aquello. La manera en que esos curiosos trataban de hacerse los héroes y terminaron besando el suelo con ganas era una imagen que tardaría mucho tiempo en borrarse y si todo salía bien, pues quedaría por siempre guardada.

Junte mis manos para estirarlas cruzando mis dedos para hacer sonar los huesos, era algo que me relajaba, escuchar aquel sonido era algo distinto… imaginar cómo sería el ruido de huesos quebrarse al mismo tiempo despertaba cierta curiosidad en mí… la misma que sentí cuando tuve al gato de la portera en mi poder… o cuando en la biblioteca torturamos a esa mujer ¡Cómo había disfrutado eso! Ver como pedía piedad, como era capaz de rebajarse a suplicar por su vida, sus gritos y las marcas que el fuego le dejo eran simplemente lo mejor, podría repetir aquel día mil veces e ideas nuevas aparecerían por mi cabeza.

Sonrisas y risas cómplices aparecían cada vez que mi mente traía aquellos recuerdos tan nítidos que podía llegar a escuchar los libros golpear el cuerpo de la mujer o la regla traspasar la piel del gato o aquella mañana donde se había iniciado una guerra de comida. Si supiera las historias Dylan, aquellos rumores que estuvieron circulando durante semanas y ahora con lo último de la cafetería… Seremos leyenda en este lugar agregué con una sonrisa divertida, luchando internamente por quedarme en este realidad aunque fuera un rato más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2011-12-29, 8:23 am

Algo dentro de mí comenzaba a sentirse alterado. Yo mismo suponía que era por no tener todo bajo control, no saber qué era lo que le pasaba por la cabeza a la morena y no poder intentar echarle una mano. Esas cosas terminaban con mi poca paciencia, no podía controlarlas. Al menos aquí dentro había mejorado un poco, había conseguido averiguar maneras de adelantarme a esos ataques y tranquilizarme de alguna que otra manera a mí mismo. Cerré los ojos un leve momento y pensé en dejar correr la tensión, era pronto para hacer algo:

- Bueno, no es mala idea. Si se las metes en el vaso o entre la comida ni notarán que se lo han tomado, aunque si lo que prefieres es dejar tu seña… ¿Qué mejor que obligarles? Luego me las muestras a ver si conozco alguna de esas pastillas, puede que si sabemos los efectos de cada una, la mezcla sea mucho más dañina –comenté picado también por la curiosidad. La verdad es que había más de algún enfermero al que le debía una bien grande. Darle un sustillo así sería un entremés de advertencia-. Jugar a ser Dios nunca sale bien. Muchos juegan y todos pierden. Yo he conocido a gente así –Drogadictos y sus sobredosis, millonarios y sus robos… Simples ejemplos. El tiempo hace que cada uno termine en su lugar. Espero que mi querida madrastra termine atropellada por un coche, como mínimo-.

No podía apartar mi mirada de ella, en cambio, con mucha facilidad, ella sí lo hacía. Un silencio incómodo se aparecía en medio de los dos y… Yo no podía con eso. Necesitaba saber algo, cualquier cosa, ¡no podía quedarme así! Era ilógico para mí, imposible… Empezaba a sentirme inútil, parado ante una situación sin salida aparente. Mis manos temblaban de impotencia. Las bajé de los brazos de la chica para que no lo notara. Las cerré en puño de manera no visible por la prenda que ella misma me prestó. Susurrando para ella y suplicando para mí, quise escuchar y preguntar lo poco que hablaba.

- Estoy al tanto, no hace falta que me lo digas –aporté algo serio. No me hacían falta lecciones de vida sobre ese tema, yo mismo sufría una serie de impulsos por parte de ese órgano imposibles de controlar. Abrí los ojos levemente al sorprenderme de que me empezara a decir algo. Algo es algo, es cierto, pero de ahí podría entender que era lo que la tenía tan distraída-. Tranquila, intentaré ponerme en tu lugar. O al menos escucharte. Descarga lo que sea pero no me mantengas en vilo, me está matando por dentro –sonreí algo forzado. Todavía tensión dentro de mí pero me pedí paciencia hasta que empezara a contarme algo. Descargué un poco de esa sensación riéndome con ella sobre aquella imagen. Difícil de olvidar, la verdad-.

No comprendía bien a Raven. No todavía. Normalmente la mayoría de los locos tienen una mente directa y sencilla, una única idea ronda en su cabeza y es esa la que se supone que hay que quitarles de su mente. Pero luego está ese pequeño grupo con esos trastornos que acomplejan a la persona, que les hacen perderse en un mar de recuerdos inútiles. Imagínate como me sienta eso a mí. No tener una respuesta directa, no saber por qué… Podía conmigo a la mínima. Por eso sabía que aquello me iba a costar pero conseguir entender a aquella chica me ayudaría también a mí y cumpliría una de mis metas, que era conocerla un poco más.

- Algo oí de ti –confesé- pero es ahora cuando lo entiendo. Apenas sabía quien eras pero he de decir que me alegro de que ahora sí sepa que tengo a una buena cómplice al lado. Si quieres contarme tus historias, estoy dispuesto –sonreí finalmente. Supuse que esas historias terminarían siendo interesantes-.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2011-12-29, 7:35 pm

Asentí a las palabras de Dylan ¡Por supuesto que tenía que dejar mi seña! Aquellos enfermeros debían saber que la gente no era lo que aparentaba, que esta dulce carita podía esconder las ideas más macabras si así lo quería y llevarlas a cabo sin importar nada salvo mi propio placer, aquella grata sensación que me dejaba ver a alguien sufriendo, rogando por su vida, ese miedo que podían desprender de sus ojos y sentirlo por cada poro que había… Diablos como quería sentir aquella sensación ahora, en este momento, solo que no había víctima de quién abusar, solo Dylan y yo, por supuesto yo no me haría eso, pero a Dylan tampoco por alguna razón no podía más allá del encuentro loco en la cafetería, esperaba descubrir luego el por qué no me gustaba quedar con la duda.

Encontraría la manera de descubrir varias cosas que ahora tenía pendientes, como el hijo de Bruno, el por qué ese niño con simples palabras había logrado lo que mucha gente nunca pudo, ni siquiera mi propio hermano o el recuerdo de ellos… mis padres. Me pregunto que harían en momentos así, como siempre trataron de controlar todo, de ver que siempre estuviéramos bien aún cuando lo fingíamos; era una aventura sin fin la que seguían mis padres, incoherentes al decirme lo bueno y lo malo cuando ellos mismos se contradecían con su actuar, enseñándome cosas que luego me gritaban a los cuatro vientos lo malo que era.

Yo no pretendo jugar a ser Dios, porque lo soy amigo comenté con clara muestra de orgullo, pretensión y soberbia que solo yo estaba acostumbrada a escuchar, pero aunque al resto le molestara era cierto. Podía hacer y deshacer donde estuviera, ganarme la confianza de la gente era tan fácil que ya no me sorprendía cuando venían corriendo a contarme sus cosas esperando que mis labrios pronunciaran lo que para ellos eran las palabras más maravillosas para mí solo eran palabras vacías sin propósito alguno salvo dar ilusiones para luego romperlas y ver sufrir, eso no tenía precio. ¿Quedar sola? A quién le importaba, me tenía a mi misma que más podía pedir, tenía la inteligencia y la astucia para lograr todo lo que mi mente y mis deseos se proponían y era hora de hacer marchar varias ideas que surgieron en mi mente cuando puse los pies en este centro.

Las palabras de Dylan sonaron serias cuando nos referimos al cerebro, una sonrisa irónica apareció en mi rostro y un simple encoger de hombros fue toda mi respuesta, no había nada más que hablar sobre eso, ni tratar de explicar lo que mi mente podía formular, era hora de dar paso a las ideas, las aventuras y al logro obtenido. ¿Cómplice? inquirí divertida volviendo mi vista hacia el chico mientras mis pies me llevaban a la cama. Me senté en el lado derecho, recogiendo mis piernas acariciándolas para que el frío no se hiciera presente. Eso será divertido, más sabiendo que puedo contar contigo para cualquier cosa Dylan añadí estirando mi mano para tendérsela a Dylan en clara de señal de que se acercara. Te advierto que todo lo que mis labios pronuncien deberá quedar en este cuarto o si puedes olvidarlo le dije acomodando mi espalda en la pared, tomando una mejor posición para dar paso a quizás historias que nadie había escuchado.

Historias que mi mente podía crear y mi cuerpo podía cumplir en cosa de horas o días como mucho, planeando cada movimiento para que este saliera con perfección única, para luego disfrutar de cada fruto que sacaba, cada logro que era añadido a mi experiencia de vida y cada sabor a triunfo que podía tragar mi garganta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2012-01-08, 8:59 am

No oía muchas palabras salir de su boca, ni su voz pronunciándolas aunque fueran de manera casi nula o un vano intento. Pero las necesitaba. Me sentía cada vez más impotente. Notaba en su mirada algo de esa invisible respuesta, como si lo de dejar seña fuera algo que de verdad quería y que le gustaría hacer. Yo no soy tan así. No porque no pueda, ya que si me dejara llevar por las sensaciones que mi mente y mi cuerpo sienten, seguramente ya habría acabado con un par de personas. No me dejo llevar por esas ganas de dañar porque me intento controlar. Tengo una gran competitividad, incluso conmigo mismo, e intento superarme día a día. La gente que me metió aquí lo hicieron porque pensaron que nunca podría conmigo mismo, pero se equivocan, porque algún día les demostraré que la poca confianza que nunca tuvieron en mí era algo que de verdad deberían haber tenido.

No solían molestarme esos momentos de ego que la gente tenía. Estaba acostumbrado y nunca me los tomaba en serio. Aquello no debía ser una excepción, y en cierto modo no lo fue, pero sí que noté como me crispaba y me molestaba aquello.

- Vaya… Dios es el único ser que esta solo, supongo que es porque si es perfecto nunca habrá nadie como él. Yo no quiero estar solo –confesé-. Ni tampoco quiero ser perfecto. Me cansan los errores pero me aburre la monotonía. ¿En serio quieres ser de ese tipo de persona que me canse, Raven? –Dije, sonriendo de lado tras seguir aguantando ese estado de ánimo tan sumiso y oscuro en el que, tanto por culpa del ambiente y la habitación, como nuestro, nos encontrábamos ambos. Seguía pensando en todo lo que decía, no quería seguir masacrándome por dentro con aquella idea de qué le ocurría…-.

Ni el uno ni el otro tomó demasiado en cuenta lo que el otro dijo o quería decir sobre el cerebro. No quería lecciones ahí, ya lo había dicho… Y sé que soné bastante serio y preocupado por ese tema. En verdad era por todo lo que ello conllevaba. Mi mente siempre rondaba ideas que terminaban conmigo, y las únicas eran, claramente, mi familia y mi libertad, mi forma de ser… Dios, si lo llegaba a pensar, sé que me odiaba hasta a mí mismo. No le di importancia a ningún gesto hasta que oí de nuevo su voz. Sonreí de la misma manera, mirándola:

- ¿Acaso no cuento contigo para muchas de mis aventuras? –terminé por decir, picándola un poco con aquel tema-. Sabes de sobra que me apunto a un bombardeo, amiga, o a lo que haga falta… -dejé caer, mientras me reía y me acercaba a su lado, tal y como ella me había ofrecido. Finalmente, pensé que de cierto modo el ambiente cambiaba… Cosa de la que estaba también equivocado-. Tranquila, puedo ser un idiota, pero no no son tan capullo. Y menos de estos temas. Dispara –terminé por decir, todo esto en un tono serio y confidencial. Ante todo sí que era un buen confidente. Que no lo entendiera todo a la perfección también era real, pero para escuchar siempre se me tenía aquí. Siempre-.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-01-08, 2:26 pm

Una risita cómplice salió de mis labios al momento de escuchar la primera pregunta de Dylan. Dudo que puedan siquiera pensar en aburrirte conmigo Dyl. Odio la monotonía y eso de seguro lo tienes más que claro ¿O me equivoco? inquirí solo para picarle, el juego de palabras era algo vital en una conversación, dudar del otro, satisfacer aquellos deseos y conocer con quién compartías más de unos minutos sin que los gritos o simplemente el marcharse fuera la opción era algo digno de ver. Personalidades distintas compartían mi habitación, polos opuestos en busca de diversión, quizás solo
para pasar la hora o por algún motivo desconocido por ambos y que con el tiempo se podría descubrir o seguir manteniéndose oculto a la espera del momento… nadie lo sabe.

El tema serio del cerebro quedo atrás, no había que darles mas vuelta al asunto ambos conocíamos aquellas cosas y no necesitábamos demostrarlas, para nada. Estaba claro que si quería hacer algo lo haría y no me importaría lo que sucediera después porque no iba arrepentirme un día por algo que no había hecho, era una ley de vida. Vivir a tu manera, bajo tus reglas, por algo teníamos el libre albedrío y seguía al pie de la letra eso, claro modificando algunas cosas para mi propio bien. Lo tuve que aprender cuando te das cuenta que siempre estás sola, que solo te tienes a ti misma y que todo tu alrededor puede cambiar en cosa de minutos. Dejándote a las ganas del destino, convirtiéndote en su marioneta hasta que aprendes a cortar los hilos y tomar las riendas de tu vida por si solo, fue esa la única manera de darme cuenta quién realmente era y el potencial que tenía para llevar a cabo todo.

Las palabras de Dylan me sacaron por completo de mis pensamientos, voltee a verle cuando sus pasos lo dirigían hacia donde estaba. Así es... afirmé con una sonrisa pícara en el rostro. Si de algo estábamos seguro que con el poco tiempo de… ¿Conocernos? Habíamos encontrado en el otro ese compañero para las locuras que cruzaban nuestras mentes. Asentí a sus siguientes palabras y la sonrisa en mi rostro se desvaneció dejando ver un rostro serio, conciente y seguro de lo que podría hacer. Eso espero Dylan, o tendré que ocuparme de ti y no exactamente como lo hicimos en la cafetería aseguré en un tono serio y divertido a la vez. Volví mi vista al frente, formulando las palabras para lo que sería una charla en medio de un ambiente raro. No soy de contar cosas. Mejor ve preguntando que te gustaría saber, eso si trata de ser específico o terminarás escuchando tu propia respiración aclaré. No trataba de ser grosera o algo, pero querer saber de mi pasado, de mí en particular era una verdadera caja de Pandora. Podías obtener mucho, como también perderlo. Era todo o nado. Frío o calor. La decisión era de quien estuviera a mi lado pero la respuesta era total y absolutamente mía. Pues bien, dispara tú lo que quieras saber, aprovecha que ando con mi mente en cualquier lado y podrás obtener mucho comenté entre risas dejando caer mis manos sobre mis piernas, apoyando mi cabeza contra el respaldo de la cama. Asimilando lo que sería un viaje al interior con consecuencias confusas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2012-01-09, 9:13 am

- Nadie ha dicho que piense algo contrario, Raven, solo dejé caer lo que a mí me gusta y lo que no. Con lo que si no te estancas en esas dos cosas puede que llegue a obsesionarme contigo –aclaré. No quería tampoco decir algo que se entendiera mal, simplemente acaté mis gustos: adoraba estar con gente que me sorprendiera, que me mostrara que lo igual y lo cotidiano no era una obligación por mucho que un par de enfermeros dijeran las leyes de este lugar. Salir, beber, fumar… Escaparse, romper las reglas… Bañarse desnudo, saltar por las mesas, peleas de comida, peleas en general… Cualquier cosa me llamaba la atención. ¿Cómo podía ser posible que pensara que ella tenía todo eso? Intuición, creo. A veces me falla pero también acierta, por eso simplemente, me dejo guiar-.

Quería pensar que de verdad colaboraría. Sabía que ella no me conocía mucho pero… De lógica podía verse que no era un tipo con mucha paciencia y estar. En el fondo quería una simple frase, algo que me comentara de una vez por todas que demonios le ocurría. ¿Ta… Tan difícil era ayudarle? Joder, no creo que lo fuera… Entonces… ¿Por qué no me decía nada? ¿Por qué le costaba tanto hablar? ¿No se daba cuenta que estaba ahí? ¿Me estaba tomando el pelo, se estaba riendo de mí? Joder, joder… No, no podía ser eso, no podía ser… Pero… ¿Y si lo era? ¿Acaso no era un tipo de fiar? ¿No? ¿Ni un poco? ¡No me jodas, claro que sí! No había roto una promesa en mi vida, ¿por qué me hacía aquello? ¿Quería matarme de impaciencia? Yo… Yo… No sabía qué coño pensar, no sabía que es lo que quería, si que terminara a su lado o me fuera con un simple portazo, que todo esto lo estaba haciendo para reírse de mí…

Me acerqué en silencio. Por alguna razón estaba en un momento de pausa, casi sin sentido de ira, ni impaciencia, ni colaboración… Solo silencio. Me acerqué e intenté colaborar sin terminar arrojando algo con tal de descargar mis sentimientos.

- No diré nada –repetí, en resumidas cuentas con mis manos dentro de la chaqueta, apretadas ante los ojos de la chica pero notablemente dentro de mí, deseando que de una vez por todas comenzara esa charla. De repente me volví a ver sin información: ella me pedía que le preguntara. ¿Qué le preguntara que? Me estaba agotando, mucho…-. Fácil: ¿por qué estás así? ¿Quién o qué es el culpable de esto?

Es decir: explícame la historia y quien te hizo caer en esto. Claramente “que” no podía ser, algo no podía terminar con la memoria y la capacidad mental de alguien de esa manera. Alguien nos había metido aquí, a todos: a los huérfanos, su soledad; a los ricos, su depresión; a los pobres, su más aguda depresión… A mí, mi padre. Sencillo y claro, era una lección bien aprendida. Me eché un poco más adelante que ella, casi al borde y casi incorporado. Estaba ya bastante nervioso, pero controlando el tono de mi voz y escondiendo mis impulsos apenas se me notaba demasiado. Necesitaba moverse, aunque fuera por la habitación pero… No, esa vez no: iba a superarme a mí mismo. Costara lo que costara.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-01-09, 4:13 pm

El ambiente se había vuelto tenso de alguna manera, se podía notar por el simple hecho de que ls momentos de silencio, al menos de mi parte, incomodaban bastante a Dylan. Sabía que no podía mantener tranquil mucho tiempo, él mismo me lo había dicho la vez que nos conocimos en la terraza... y yo era exactamente todo lo contrario. Mi naturaleza era así, podía estar en la misma posición durante horas sin queja alguna, disfrutando de alguna lectura, mirando o simplemente pensando; y es ahí donde sale lo bueno de la variedad cuando te encuentras con alguien completamente diferente a tí y los roces se hacen notar chocando de alguna manera con o sin intención alguna, las cosas pasaban y andie podía hacer nada al respecto.

Las palabras cesaron, a un punto en que ninguno de los dos estaba dispuesto a hablar a menos que lo otro lo hiciera primero, Dylan ya había dejado en claro con su pregunta el comienzo de lo que sería una charla con resultado incierto. Su pregunta directa y simple fue el inicio para que entrata a terreno prohibido, del cual le había autorizado desde el momento en que lo deje entrar a la habitación, desde que acepte a que se insertara a un mundo completamente diferente al suyo; donde las probabilidades de no terminar discutiendo eran pocas. Eramos como el agua y el fuego, tan distintos pero tan necesarios para la vida de un ser humano.

Por un momento creí que otra sería tu pregunta añadí sin más dejando todo otro tema ara después, enfocandonos solamente en historias que serían relatadas está vez por mí. Cerré los ojos, volviendo a sumergirme en mis recuerdos, buscando aquella mañana en donde todo había cambiado, en donde por primera vez me había sentido vacía, sin orientación alguna ni capacidad de entender las cosas, salvo que estaba sola y debía luchar o moriría. Fácil y sencillo.

Aún con los ojos cerrados, mi mente trajo hasta mí los primeros ruidos de golpes llamando a la casa de mi amiga y con ello aquella extraña sensación que me dejaron mis padres la última vez que hablé con ellos por telefono, en donde un te veo en la mañana no se llego a cumplir, como muchas otras cosas. Para empezar, desde siempre he sido así. Inserta en mi propio mundo, entablo conversaciones cuando realmente siento que valen la pena. Ahora estoy en este lugar, primero por un qué y posteriormente por un quién o quiénes... aún lo averiguo. comenté jugando con la frazada bajo mis manos, apretando inconsientemente cuando mi ojos visualizaban a mis padres... a mi hermano y la sombra que era mi pasado.

Mi pasado es el culpable, mis recuerdos y el no querer aceptar la verdad sobre mis padres confesé, soltando aquellas palabras con dolor, sintiendo el nudo en mi garganta pero ocultando aquella sensación para después. Debía mantenerme firme, sólida y fría si era necesario. Si iba a relatar aquellos sucesos serían a mi manera, no bajo emociones absurdas que me harían sentir más culpables después para convertirme en una expectadora mientras macabras ideas se formaban en mi cabeza para tranquilizar mi cuerpo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2012-01-10, 3:35 pm

Era más y más extraña. La observaba, en la tenue luz de ese cuarto, y no encontraba nada que me dijera qué escondía. Por qué estaba así… Seguía sin saberlo. Era diferente, muy diferente. Había conocido a muchas personas ahí, tantos tipos y diferentes… Algunos solo adictivos a una sustancia que los terminaría matando, otros con tantas personalidades como vidas creen tener… Pero… No. No habían conseguido cautivarme de tal manera que me sintiera obligado a conseguir la información que me dejara descansar. Raven se encerraba en ella sola y yo no podía hacer otra cosa que preguntar como si mis manos pudieran hacer pequeños agujeros para sacarla de ahí. El silencio que dejaba volar en el aire era como pequeños granos de arena que destruían todos mis esfuerzos… Y dañaban mis manos, quitándome las ganas de continuar por las buenas.

Acerqué mi rostro, apenas de forma notable, pero tenía la mirada tan fija en la chica que me daba igual lo que hiciera. Ese incomodo ambiente me mataba, era un gas que acababa conmigo. Necesitaba algo, ya. Aquella situación solo me parecía que terminaría a gritos, a voces por los cabreos que tanto el uno como el otro tendríamos. Era algo más que probable, ¿no? Ella adoraba el silencio y yo detestaba la paz. En mi cabeza se acumulaban las mismas preguntas de antes: ¿Por qué no dice nada? ¿Qué le pasa? ¿Le hice algo? ¿Quién se lo hizo? ¿No cuenta nada? Todo cada vez más y más rápido, sin descanso, sin pausas, moviéndose como afilados cuchillos. Sacudí mi cabeza, sentía que una voz dentro de mí obligaba y me incitaba a preguntar más y más rápido…

- Solo… Te pido que contestes. Que me digas algo de una vez –el tono de voz era serio, decidido, pero a la vez suplicante y desesperado. No aguantaría mucho así, era una bomba de relojería y ella solo se dedicaba a dar rodeos por sus ideas. Seguramente eso un doctor hubiera podido sacar una conclusión y una clara idea de cual sería la mejor solución… Solo que hay un problema: ni soy doctor ni tengo intenciones de serlo. Me volví a sentir desesperado al no obtener algo concreto. ¿A qué se refería con primero uno y luego otro? ¿Qué tenía que ver eso con mi pregunta? ¿Tan difícil era un problema y un nombre? Me levanté y me alejé de nuevo a la ventana, suspiré algo agobiado e intentando entender que ella ahora no iba a soltarlo todo como podía haberlo hecho en otra ocasión-. Supongo… Que entiendo lo de estar en tu propio mundo. Cada uno es como es, como quiere y como siente. Nada ni nadie debe elegirlo por nosotros pero… Eso no me aclara nada, Raven.

Un momento, un solo momento después de decir eso continuó, con algo que podía hacerme sentir algo más tranquilo: ¿la verdad? La miré extrañado, picado ahora sí por la curiosidad que esas últimas palabras me habían proporcionado.

- ¿Tus padres? –repetí, únicamente para hacer notar que eso era lo que me había captado la atención y que ahora sí que sentía la necesidad obligatoria de que la chica me contara qué sucedió con ellos. Relacioné instintivamente esa frase con su problema pero… ¿Qué era lo que podía haber sido para que ella se perdiera en su propia cabeza?

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-01-10, 6:25 pm

Hay cosas que uno nunca terminará de entender Dylan. Y yo creo que me convertí en una de esas “cosas” confesé encogiéndome de hombros Porque ni yo misma me he descubierto aún. Hay muchas cosas que todavía no entiendo y dudo que las comprenda luego agregué abiendo mis ojos para buscar a Dylan en la habitación.

Se había levantado, no supe el momento puesto que mi concentración definitivamente estaba en otro lado, me estaba volviendo vulnerable a comenzar a recordar cada acontecimiento de mi vida a partir de los diez años. El por qué es claro. Para los médicos son mis problemas, para mí mi pasado. Fácil. comenté tratando de buscar y conectar de alguna forma todas las palabras que comenzaban a amontonarse en mi boca, luchando por salir, creando un caos del cual estaba perdiendo el control y eso me desesperaba, incluso más de lo que se podía apreciar en Dylan caminando hacia la ventana, entiendo quizás lo que mis frases querían decir. Lo que mi mente quería expresa y no hallaba la manera de poder decir todo aquello, por eso siempre prefería pensar, dejarme llevar por mis ideas porque era mucho más rápido de entender y no había que explicar a nadie. Solo mi cerebro y yo, mis pensamientos y mi actuar.

Mis padres.. claro que si. Todo había partido con ellos, con sus estrictas normas que terminaban rompiendo ellos mismos. Dicen que los padres poseen el tesoro más grande del mundo… el cual somos nosotros. Entonces que pasa cuando ese “tesoro” supuestamente te decepciona. inquirí aguantando el dolor de aquellas palabras. Los recuerdos se comenzaban a volver cuchillos ante mis ojos, nublandome la vista y haciéndome perder la razón de todo lo que quería explicar. Tantas cosas que decir y tan pocas palabras para expresar. No eres mi hijo. Traidora. Mentirosa. Maldito. Basura… muchos apodos fueron reemplazados por nuestros nombres cuando mi hermano reveló que su felicidad estaba al lado de otro hombre. Eso fue algo letal para una familia aristocratica de alemania. reproché cerrando mis manos en puños, enterrando mis uñas en la palma de mi mano. Rabia, orgullo, dolor y desesperación se mezclaron con nostalgía, pena, culpa y añoranza. Una mezcla perfecta para descontrolar cualquier cosa. “Los recuerdos son como filosas navajas que pueden herirte”, aquella frase era exactamente lo que ocurría conmigo ahora y lo peor era no saber en que terminaría todo, porque si seguía no iba a poder contenerme.

Las imágenes pasaban, los ruidos en mi cabeza se hacían más fuertes opacando todo a mi alrededor, tuve que volver a cerrar los ojos, con fuerza. Llevando ambas manos hacia mi cabeza presionando para alejar todo lo que comenzaba a sentir, no podía volverme totalmente vulnerable, no debía dar ese privilegio a un pasado oscuro, tormentoso y que a la vez era lo mejor que me pudo haber pasado. No podía permitirme que alguien más entrará en este juego, en este laberinto sin salida. Una maldita sumisa, eso era en este momento y me odiaba por ser así.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2012-01-12, 10:30 am

Me perdí en los bordes de la ventana. Quería saber más de ella, de su historia y de sus problemas, al fin y al cabo la empezaba a considerar una buena amiga y como tal debía ayudarla. Ante todo soy fiel a los que lo son a mí, y más si éstos están perdidos o mal, y Raven lo estaba ahora. Por eso no iba a moverme de aquella habitación… Pero sí necesitaba un respiro, un simple momento para darle al Stop y decirme: “¡Eh! Deja de dar vueltas para ponerte más y más nervioso y acércate de nuevo!

Presté más atención a su voz, noté a la vez como sus frases comenzaban a tornarse en algo que hasta yo podía entender, sonsacar una información que me venía bien. Me giré de nuevo a ella, apoyándome en la pared y encerrando mis manos más dentro de mis bolsillos. Esta vez estaban relajadas, no se zafaban en quitar tensión ya que las palabras que la chica pronunciaba comenzaban a darme esa paz. Atento a todo, comprendía que pasaba paso a paso.

- ¿Ese es el concepto que tienes de ti misma? –pronuncié sin alzar mucho la voz. No se necesitaba, el silencio abarcaba todo y un simple susurro retumbaría entre las cuatro paredes. Para mí mismo pensé en lo que ella dijo. Sinceramente, cuando la vi, ni mucho menos pensara que dudara de sí misma. Nadie debería hacerlo. Si tú mismo no confías en ti, no sabes lo qué quieres y cuáles son tus objetivos, estarás perdido, anonadado… Sin previa solución. Y eso para mí era triste, porque por muy mal que las cosas fueran… Debes saber quién eres-.

Asentí. La verdad es que los docentes siempre tenían la solución de la misma manera: “la culpa es de tu problema. Soluciónalo y podrás salir de aquí”. ¿No deberían mirar más dentro, ver qué mierda causó ese problema? No, ellos no hacen esas cosas, ellos buscan quitarse el trabajo de encima y librarse de alguien que puede terminar con su paciencia, aunque ese sea su trabajo. Miré al suelo, decepcionado con esos pensamientos y la triste realidad del momento, daba asco pensar así… Y entonces, cuando siguió con ese relato, me sorprendí. Pensé otra cosa de sus padres y no era así. Ella también había sufrido por sus progenitores… Pero la diferencia era apreciable. Ella, esos insultos, esa rabia e impotencia contenida que debía tener, esos horribles momentos pasados por ella y su hermano…

- Maldita sea –aporté sin conocimiento, como un impulso y sintiéndome a la vez enfadado-. No… Esperaba eso –confesé, mirando a otro lado. Por una parte me sentía arrepentido por haberme metido en ese tema del que necesitaba realmente saber… Y por otro tenía rabia, asco a aquella situación en la que me imaginé y en la cual Raven había estado. La empatía no es uno de mis puntos fuertes pero cuando se trata de sentimientos de dolor, sí soy capaz. Por eso sentí el asco… Y por eso quise quitarme esa sensación, para no acabar sacando la rabia que hasta ahora tenía contenida y que una pequeña llama como esa terminaría por prender-.

Observé sus gestos. Parecía que le dolía todo aquello… Y lo vi normal, lo vi humano. Sentí compasión. No quería sentir tanto, sabía que Raven me mataría por aquello pero… Ante todo, esas sensaciones son duras de vivir y los que estamos ahí adentro sabemos perfectamente lo que es el dolor y lo que es más, sabemos lo que es ceder ante ese sentimiento porque no tenemos fuerzas para contrarrestarlo. Me vi incorporado cuando vi sus movimientos y me acerqué de nuevo unos pasos. Me agaché hasta la altura de donde estaba y simplemente apoyé mis manos sobre ella. No quería decir nada, no quería agobiarla… Pero sí que supiera que al fin y al cabo estaba ahí. Sentí una pequeña vocecilla que me incitaba a todo lo contrario. Ese sentimiento guardado me decía que esa manera de estar no era la solución y que Raven no debía dejarse tirar así. Me costó apagarlo, me costó encerrarlo dentro hasta nuevo aviso… Pero lo conseguí… Al menos hasta que otra cosa terminara derribándome.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-01-14, 2:26 pm

Era difícil poder mantener tu propia felicidad cuando las personas que más quieres en vez de apoyarte te hundían más y más; de distintas maneras que no dejaban de sorprenderte, y aunque no era a mí directamente a quien trataban de poca cosa, lo hacían de otra manera. Poniéndome en contra de mi propia sangre, tratando de odiarlo y decirle que lo que hacía era malo, asqueroso y cuantos calificativos más… pero resultó todo lo contrario. Ellos lo sabían, tenían claro que si hablaba con Corey él podría cambiar y volver a ser su hijo, pero lo que hablaba con mi hermano era todo lo que mis padres no esperaron: mi apoyo total hacia su felicidad yeso apra ellos termino siendo el peor de los castigos, traición como grito mi madre cuando llegue a casa una tarde de agosto.

Aún recordaba ese día, recordaba hasta lo qué tenía preparado para el almuerzo y la sonrisa en su cara porque papá también había llegado temprano dejando que la ama de llaves se fuera temprano quedando ellos a cargo de la casa. Lo que pudo haber sido una tarde perfecta se convirtió al inicio de la pesadilla y el deseo de morir que duro por tanto tiempo. Las primeras palabras de Dylan detuvieron de golpe aquel recuerdo, dejándolo a medio terminar provocando una molestia dentro de mí que no entendía del todo. Levanté la vista y lo busque por entre la habitación hasta dar con él, recargado en la pared con sus manos dentro de la chaqueta. Solté el aire que tenía retenido en mi interior y respondí No, ese es el concepto de lo que me tiene en este lugar. Me conozco, más de lo que puedo aparentar y es por esa razón que odio sentirme tan… vulnerable respondí a la defensiva quizás, tratando de que la molestia solo quedara en mí y dispararla contra él, porque de ser así la tranquilidad que se podía sentir dentro de tanta tensión quedaría completamente nula.

Hablar de mis padres, de su cambio era realmente difícil, no tanto por lo que decían sino por el cambio que tuve a partir de eso, por refugiarme aún más en mis metas que en ese entonces era ser perfecta y que veía día a día como se iba logrando, cuando al salir de la ducha la amiga balanza me esperaba ansiosa; y al posar mis pies en aquella fría superficie y ver que la flecha cada vez apuntaba un número menor era la alegría que opacaba todo lo que pudiera pasar dentro de la casa. Sin apartar la vista de Dylan proseguí con aquel relato que llevaba mucho tiempo guardado y que si las cosas seguían en el mismo ambiente se darían a conocer, claro no todo, eso era obvio pero si lo básico lo que ningún médico ha podido sacar, a excepción de Bruno, aunque también le he ocultado cosas para lograr mi bien.

Estoy segura que las cosas que te llegue a contar no te las esperas Dylan. Soy una verdadera caja de Pandora añadí soltando una risa débil, sintiendo el corazón bombardear sangre como loco, con una fuerza que me llegaba a doler el pecho. No supe en qué momento aquel amigo que estaba dentro del cuarto se movió de su lugar acercándose hasta colocarse a mi altura, en cuclillas al lado de la cama, posando sus manos sobre mí. Mi vista se detuvo en aquel gesto y no supe interpretarlo. ¿Estaba siendo comprensivo? ¿Sentía lástima? Las sensaciones no tardaron en hacerse notar y de golpe aparté sus manos, mirándolo con desconfianza y rabia. Si sentía lástima era mejor que se fuera, no estaba ahí para contar algo y que la gente luego sintiera lástima, la misma que vi reflejada en los ojos de los vecinos cuando llegue aquella mañana.
No necesito tu lástima Dylan. Lo que te digo es para que sepas porque simplemente prefiero guardar silencio espeté con rabia y dolor. Tratando de borrar aquellos recuerdos de mi mente, las palabras de la gente mientras se acercaban. Ver a mi hermano desaparecer entre la multitud para ser subido a una ambulancia y desaparecer de mi vista y de mi vida durante tres años. Ver a mis padres trasladados en bolsas negras, siendo nada más que cenizas y huesos, dejando atrás todo recuerdo; mi casa destruida casi por completo, dejándome literalmente en la calle para comprender de una vez lo que era vivir y más allá sobrevivir. Doce años, doce putos años tenía aquella niña cuando murió junto a sus padres. Después de eso solo una imagen, leves recuerdos y palabras quedan de aquella chiquilla que alguna vez sintió pena cuando veía a una persona sufriendo, ahora ver sufrir a otros era placentero.

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Dylan J. Heynes el 2012-01-17, 2:29 pm

aunque no estuviera acostumbrado a suponer e indagar en ellas. ¿Qué podía ser? ¿Qué podían haberle hecho sus padres de manera tan atroz a ella y a su hermano? ¿Tan malo era las ideas que ambos tenían, los gustos, los deseos, los sentimientos que pudieran tener? Muchos pensarían que eso es imposible en estos tiempo, y reconozco que yo mismo lo pensaba, me comía la cabeza entre tantas ideas imposibles, pero… No, eso todavía existía. De manera dura e inflexible. Todavía había gente que querían todo a la vieja usanza, tanto por las buenas como por las malas,

- Te conoces pero no terminas de saber como eres… -aporté, casi en un susurro más que adaptado al lugar, todavía apoyado en la pared sintiendo el frío tacto de este en la nuca- Eres vulnerable, sí, a esos recuerdos, pero no puedes pedirte que se vayan de tu cabeza, porque está claro que no se irán -ella misma afirmaba saber cómo era, pero no era del todo verdad. Se perdía en su mente, volaba a otros lugares… Realmente eso era una señal de querer encontrarse. Podía saber que ella se perdía en esos mares de recuerdos pero por eso se perdía: porque no terminaba de encontrar su norte.

Así lo veía yo. Así veía sus simples silencios que me colmaban el vaso hasta la última gota. Mi fuerza de voluntad solía ser más que notoria y en aquel momento era no terminar de perder la paciencia para escuchar todo. Pero otra vez volvió a pararse: un simple “lo que te conté…” cerró el inicio de su relato. En verdad sabía que insistirle como había hecho hasta ahora solamente tendría el resultado que ha tenido por el momento, con lo que esa no era la salida ni la respuesta adecuada. No había manera de sacarle nada, me resultaba más que difícil, complicado, un rompecabezas interminable o un puzzle con piezas que me faltaban… Me estaba volviendo loco.

- Es cierto. No me las esperaba. No me esperaba unas palabras así –dije-. No puedo decirte que no me las esperaba de un padre, puesto que yo también he sentido ese asco que te echan encima… Pero siempre sorprenden. Sorprenden demasiado, y siguen haciendo daño por mucho que se repitan e intentes ignorarlas… No puedo mentirte, es cierto, todo sigue haciendo daño, aunque esas personas no te importen una mierda ya…

Cuando dejé mi ironía, mi forma de ser a un lado, todo por intentar ser ese tipo de persona normal que no asusta a la gente de su alrededor… Cuando lo intenté… Me vi rechazado, bruscamente, de forma egoísta. El golpe que apartó mis manos y las duras palabras de aquella chica me repelieron. ¿Por qué?, me preguntaba, ¿qué he hecho? ¿qué he hecho mal? Joder, ¿¡QUÉ HE HECHO?! Me levanté y me giré bruscamente. Solo pensaba, ya me estaba haciendo preguntas a mí mismo al no entender nada de esa situación que se me ponía delante: No lo entiendo… No lo entiendo… No puedo decirle nada, no puedo hacerle nada, no puedo, sencillamente es eso… No puedo. No me deja. No sirvo para esto… ¿Es eso lo que me quiere decir? ¿Me estoy tomando la molestia para que simplemente se ría de mí? ¿Es eso?

- ¿…Qué coño te pasa? –pregunté sin girarme, con la mirada oscura, perdida, bajada, lleno de una ira que empezaba a salir aunque hubiera intentado retenerla. Ya me era imposible, ya habían pinchado mi globo, me estaba escapando y de manera rápida. Esa paciencia, esas ganas de ayudar se había ido durante toda la hora, todo ese tiempo. Había intentado ayudarla y ella no me decía nada. ¿Qué entendí por eso? Que se reía de mí, como muchos otros, como la gente que sabían y creían que yo no podía hacer eso? Había ido ahí, podía haberme ido simplemente con ver que no me gustaba lo que pasaba… Y no lo había hecho-. ¿Así es como te ríes de mí…? Dios… Esto… Esto es simplemente una broma, ¿no?

Esa mirada de odio, de rabia… La que me lanzó. Su gesto: rápido, fuerte, sin compasión. Me había terminado de derrotar, pudo conmigo aquella horrible sensación de asco hacia mí… No pude comprender más; no pude intentarlo más… Había perdido lo poco que había ganado, de nuevo. Apreté mis puños, ya visibles. Cerré los ojos con fuerza e intenté quitarme esas ideas de la mente, pero era tarde. Ya era tarde.

- ¡¡Joder!! –grité, doblándome y flexionando mi cuerpo, dando un salto como si me incorporara justo después y con deseos de romper demasiadas cosas-. ¡¡Qué crees que soy!! ¿Un puto muñeco, o un loquero como los de aquí? ¡No, no lo soy! ¡No sé como coño comprender lo que te pasa! ¡¡Lo he intentado!! Y tú simplemente me has mandado a la mierda… ¡Así es como tratas siempre a los que están a tu alrededor? ¿A todos? ¡¿O esto es solo por diversión para reírte más de mí?! –Justo no lo pude soportar. Había algo cerca de su escritorio y sin controlarlo mucho, con un golpe al aire, terminé derribándolo y tirándolo al suelo. Llevé mis manos a la cabeza todavía cabreado-. ¡No sentía lástima, joder!

Volver arriba Ir abajo

Re: Antes, durante y después [Raven]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.