Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-25, 8:20 am

Nueve y media de la mañana y entraba por la puerta del RX, por suerte había podido dejar a Marquitos en casa de una vecina. Mallditas vacaciones del colegio, no me daban más que quebraderos de cabeza y muchas veces me veía obligada a traerlo aquí. Por suerte no era un día de esos.
Subí las escaleras hasta llegar a la puerta de mi consultorio y cogí sin mirar todos los papeles y las carpetas que tenía en la bandeja de la puerta, dejándolos sobre la mesa antes de sentarme.

Me puse a ojear los papeles sueltos que había; actas, comunicados y alguna carta. Todo eso podía dejarlo para más tarde. Miré las carpetas con los informes de los pacientes del día y se me quedó la bica seca de repente. Una carpeta amarilla. Odiaba las carpetas amarillas. Eran pacientes conflictivos, con pasados turbios, peligrosos. Estaba boca abajo y no podía ver el nombre del paciente. No podía ser que fuese otra vez él, no estaba preparada para enfrentarme de nuevo a Dero en mi despacho. Cogí la carpeta y la giré dejando escapar un suspiro de alivio. Era una mujer: Marta Jandová.

NOMBRE COMPLETO: Marta Jandová
EDAD: 37 años
FECHA DE NACIMIENTO: 13 de Abril
SECCIÓN: Trastornos de la Personalidad
ENFERMEDAD: Psicopatía

Psicopatía. Suspiré resignada y cerré la carpeta con un golpe sordo, guardándola en un cajón. Esos pacientes solían dar bastantes problemas y su actitud nunca era la mejor, pero tenía que amoldarme a lo que venía. No tenía muy claro cómo enfrentarme a esta paciente, en su ficha apenas me daban datos, tendría que sonsacárselo de alguna manera, pero ella ya no era una chiquilla de 20 años facilmente manipulable, seguro que lo tendría dificil.

La puerta se abrió sin que nadie llamase y levanté la vista con ambas cejas alzadas. Allí estaba, a menos había sido puntual y llegaba a las 10 en punto- Hola, ¿Marta, verdad? Pasa y siéntate-. Hice un gesto con la mano para que ocupase la silla que había ante mí y sonreí levemente- Bueno, Marta ¿qué podrías contarme sobre ti? Lo que quieras, lo que sea. Simplemente lo que quieras contarme.
M einteresaba su historia, en el pasado se encontraba esa semilla que había dado como fruto la psicopatía que ella hora padecía. Por norma general estas sesiones eran duras y agotadoras, por eso quería darle libertad para que hablase de lo que quisiera y ver si se decantaba por contarme el motivo de su ingreso aquí. Si no lo hacía ella, simplemente empezaríamos con las preguntas directas, aunque no seimpre funcionaban con pacientes de "carpeta amarilla".

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-25, 12:11 pm

" ¿Terapia? ¿En serio? ¿De verdad tengo que quedarme en el psiquiátrico, "portarme bien" y encima hacer terapia? ¡Todo esto es absurdo!" Pensamientos que a Marta le habría gustado gritar al enterarse de que debía ir a terapia con algún médico/doctor o como se llamasen simplemente porque el resto la consideraba enferma. Mientras se vestía maldecía en silencio el haber sido arrastrada a aquel psiquiátrico, ni si quiera podía recordar qué había pasado. Miró el reloj, las nueve. Aún tenía tiempo de ir a desayunar algo.

Bajó a la cafetería y se limitó a pedir un café y bebérselo mientras caminaba en dirección al consultorio en el cual debería hacer lo que más odiaba, hablar sobre ella misma. Terminó su café y arrojó el vaso de plástico a la primera papelera que vio. Entró ignorando el hecho de que no había llamado y examinó a su doctora con una ceja alzada. Asintió cuando preguntó si era Marta, después tomó asiento ignorando la pregunta de la doctora.

- Y todo por Dero.. - Susurró mientras se acomodaba, si no hubiese intentado buscarle todavía estaría en libertad. A pesar de que Marta no tenía intención de contar nada sobre ella misma por un momento se le ocurrió algo que podría ser divertido, probablemente aquella doctora hubiese visto casos peores que los de Marta, sin duda, pero quizás podría ganarse su "respeto" con algún recuerdo.

- A decir verdad no quiero contarte nada... Pero ya que me han hecho venir hasta aquí te haré una pregunta.. ¿Lo maté..? Eres mi doctora.. deberías saberlo.. - Sonrió refiriéndose a aquel policía que hacía tanto que la seguía, aquel policía había hablado con ella. Le comentó que padecía un trastorno de la personalidad, que por ello podría salvarse de la cárcel, pero que debía entregarse, pero ahí se acaba su recuerdo. ¿Un exceso de alcohol? ¿Alguna droga quizás? La mente de Marta estaba llena de lagunas en esa noche.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-25, 4:16 pm

La observé lentamente, estaba claro por su actitud que no deseaba bajo ningún concepto estar allí, no hacía falta que lo dijera, su cuerpo me lo decía en su manera de sentarse y de hablar. No me esperaba eso que dijo cuando se dejó caer. Dero. ¿Qué Dero? Solamente con escuchar ese nombre se me erizaba el vello. ¿Cuántos Deros podría haber?¿Sería el mismo Dero?¿El mismísimo hijo de la gran puta de Goi? No, no podía ser cierto.

Carraspeé ligeramente, procurando pasar su comentario por alto, aunque ese nombre seguía retumbando en mi cabeza. Negué ligeramente con movimiento y la miré fijamente, seria, cuando ella me hizo su pregunta. Sabía perfectamente de qué se trataba, aunque en el infome no pusiese casi nada sobre ella, en la ficha de los archivos centrales del centro tenñia toda su historia, o al menos la que se había podido obtener- Bueno, veo que vas directa. No sé nada. Bueno, sé de que me hablas, claramente, pero la muerte de ese policia es secreto de sumario Marta. Creo que no puedo ayudarte con eso, lo siento-. Y era verdad, no poder ayudarla en ese punto de su vida me lo ponía aún más complicado para conocer su historia y el germen de todos sus problemas- Por cierto, mi nombre es Eva, no me parece justo conocer tu nombre y que tu no conozcas el mío-. Sonerí ligeramente, preocurando que olvidara el tema del policia.

A pesar de haber cambiado radicalmente de tema, el nombre de Dero seguía retumbando en mi cabeza. No podía evitarlo, tenía que preguntárselo. Carraspeé de nuevo, pensando en cómo abordar el tema- Cuando has llegado aquí, has mencionado a un tal Dero y ya que no quieres hablarme de ti...¿podrías decirme algo sobre él?-. Era una pregunta más bien evasiva, no quería que se diese cuenta de lo que pretendía, pero el corazón me iba a mil por hora. No podía ser que estuviese hablando de él.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-25, 5:01 pm

La doctora pareció haberse puesto pálida al oír el nombre de Dero, pero eso es algo que Marta ignoró por completo, hacía tiempo que no le importaba estudiar a las personas que la rodeaban, a excepción de aquella interna que conoció en el gimnasio, fue divertido "jugar" con el niño de las gafas, lo extraño fue que nadie se diese cuenta.

Marta ignoró esos pensamientos para centrarse en la respuesta de la doctora, una pequeña sonrisa se dibujó en su rostro, por fin sabría la verdad, pero su sonrisa no duró mucho, y el motivo no era que el policía estuviese vivo, sino que la doctora decía no saberlo. - ¿No lo sabe? - Preguntó en un hilo de voz, sin que su doctora pudiera oírlo, simplemente decepcionada... El principal motivo por el que había asistido a una "estúpida terapia" era para saber si logró terminar su trabajo o no. La doctora se presentó y Marta sonrió y a pesar de que no le importase lo más mínimo sería divertido.

- Si no me equivoco también sabes mi apellido. - Contestó con un tono algo borde y una sonrisa en su rostro. - No me gusta usar nombres.. - Murmuró restandole importancia al hecho de que le costase tanto usar nombres, aunque a veces hacía excepciones, una de ellas era Dero. La doctora desvió la conversación, por suerte para Marta ya no debía hablar sobre si misma, aunque el nuevo tema tampoco es que fuese agradable. Debía hablar sobre Dero.

- ¿Hablarle sobre Dero? - Preguntó ladeando la cabeza. - ¿Tú también lo piensas? - Preguntó molesta, creyendo que, como alguna amiga le había dicho alguna vez, la doctora pensaba que estaba obsesionada con Dero. - Hace mucho que no le veo... - Protestó como si eso sirviese para proteger su teoría de que no estaba obsesionada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-26, 6:10 am

Me acomodé en mi silla, pudiendo ver su reacción decepcionada al decirle que no sabía nada sobre el tema. En realidad no lo sabía, pero si me interesaba podría saberlo, era cuestión de mover unos cuantos hilos y hablar con la gente correcta. Gracias a las relaciones que mantuvieron mis padres en vida, su alto nivel ecónmico y su círculo social había podido conocer a gente influyente de todas las profesiones: jueces, médicos, abogados... gente influyente dispuesta a hacerme favores personales. Estaba al tanto del caso de Marta y el juez Stonewall había llevado el caso. Sólamente necesitaba hacer una llamada de teléfono, pero ¿ella se lo merecía? Lo dudaba mucho. Hasta que no me demostrase algún tipo de avance en la terapia o pudiese descubrir algo más sobre ese Dero del que hablaba no soltaría ni prenda- No, no lo sé, Marta. El juez Stonewall se niega a dar algún dato sobre el tema. Quizá yo... pueda enterarme de algo, pero por el momento no creo que sea conveniente, la verdad.

Crucé las piernas por debajo de la mesa y dejé el boli en el cajón, claramente no íbamos a avanzar mucho ese día. Su manía de no utilizar los nombres de las personas era una clara muestra de alejamiento de cualquier forma de aproximación sentimental a las personas, pero eso lo dejaría para la próxima terapia- Sturmherz, mi apellido es Sturmherz. Y siento que no utilices los nombres, yo te llamaré Marta-. No era por provocación, simplemente una imposición por mi parte, una muestra de quién era la que llevaba la voz cantante en aquella sala. Alcé una ceja, algo extrañada al escuchar su pregunta- ¿Pensar qué?-. No sabía de qué me hablaba en absoluto.

Asentí levemente con la cabeza y carraspeé incómoda, removiéndome en la silla- Si no utilizas los nombres de las personas, ¿por qué has dicho Dero?¿No deberías utilizar su apellido?- El motivo no me intersaba, lo que me interesaba era saber el apellido de ese tal Dero y descubrir definitivamente si era el mismo Dero. Hace mucho que no le veo". Ella acababa de llegar, y Goi levaba mucho, pero que mucho tiempo en el centro, aunque no me cruzara con él sabía de sobra que seguía en la habitación número nueve, la maldad podía olerse en las cercanías de esa habitación

¿Qué clase de relación tendría esa mujer con él? Estaba segura de que era el mismo Dero, algo en mi interior me lo decía, pero deseaba que no lo fuera, o al menos que ella no fuese como él.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-26, 12:36 pm

Marta no prestaba atención a los movimientos de la doctora, estaba demasiado ocupada dando vueltas a su cabeza. Se sentía molesta, incomoda, nerviosa. Aunque eso no lo demostraba, debía seguir el juego, pues para Marta la vida no era más que un tablón de ajedrez, debía mover bien los peones para evitar perder. Esta comparación siempre le resultó curiosa a Marta, pues ella nunca llegó a aprender a jugar.

Una fugaz sonrisa se dibujó en el rostro de Marta. - ¿Podrás averiguarlo..? Vale.. lo pillo.. ¿pretendes que me porte bien a cambio de esa información? - La ironía estaba levemente disimulada tras una mirada casi desafiante.

El apellido de la doctora era Sturmherz, un apellido que Marta juraría haber oído antes. Pero no dijo nada, se limitó a escuchar, que eso ya era un gran avance. - Todos lo piensan.. desde la última vez que me encontré con Dero.. algunos desde antes... - Murmuró Marta, simplemente estaba hablando porque necesitaba saber si lo había matado.

Una pregunta desconcertó bastante a Marta.. ¿por qué usaba el nombre de Dero? ¿Por qué no lo llamaba Goi? Marta sintió un leve rubor, ¿por qué se había "implicado sentimentalmente" con él? Quizás porque nunca sería víctima de Marta, quizás porque Marta fue víctima de él algún día.

- Supongo que... él es diferente..

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-26, 2:38 pm

La miré de la misma manera que ella lo hacía, estaba claro que las contemplaciones no valdrían con aquella mujer y no iba a dejar que me ganase terreno, no en mi propio territorio- Sí, puedo obterner esa información. Y no, no pretendo que te portes "bien". Simplemente que seas tu misma. Si llegamos a avanzar en la terapia, si decides volver y progresar, puede que yo esté dispuesta a empezar a mover hilos para averiguar si lo mataste o no.

Me encogí de hombros ligeramente y fijé mi atención en ella y en el tema Dero. Sus evasivas empezaban a ponerme nerviosa, quería saber de qué Dero hablaba, pero no quería mostrar mi ansia para saber si era el mismo Dero que llevaba años encerrado en el RX, el padre de mi hijo Marcos. Un pequeño brote de esperanza dentro de mi me decía que no era él, que esa mujer no lo conocía y no hablaba del mismo... no podía ser el mismo cuando sus ojos parecían refuljir cada vez que hablaba de él- ¿Qué es eso que la gente dice, Marta? Parece que te incomodan los comentarios de la gente, ¿por qué?

No se la veía muy segura de lo que decía, sus pausas me mostraban inseguridad, poca confianza en sus palabras. Por lo visto la pilló de improvisto mi última pregunta. Fuese quien fuese es tal Dero era la única persona que había logrado implicar algún sentimiento de Marta hacia su persona- Diferente... ya. ¿En quésentido es diferente? Parece que con él te has embargado emocionalmente, ¿es algún tipo de ex-pareja de tu juventud?- Podía ser que eso fuese el cominezo de la psicopatía de Marta, una relación mal llevada a cabo que la hubiese marcado tan profundo emocionalmente que hubiese llegado a dictar su conducta y sus actos.

Procuraba en todo momento mantener mis emociones al límite, pero si ella soltaba por su boca que se trataba de Dero Goi, ni yo misma sabía cómo reaccionaría. Sería dificl, como enfrentarme al propio Dero de nuevo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-26, 3:19 pm

- ¿Sólo con venir a terapia.. y.... "progresar"? - Preguntó con incredulidad Marta, que no podía evitar desconfiar de los doctores, es algo que heredó de su madre, la cuál jamás había pisado un hospital en su vida.

La doctora quiso saber que era aquello que todos pensaban, pero Marta no lo diría. Decir en voz alta que todos pensaban que se había "enamorado" del sexopata era algo que destruiría su autoestima. - No me incomodan los comentarios de la gente.. Simplemente considero que están equivocados. Pero todo eso forma parte del pasado.. y sin duda no tiene importancia

A pesar de que Marta quería convencerse a si misma de que él no tenía nada que ver con su "enfermedad" no podía evitar que una parte de ella supiese que tenían razón muchos de los comentarios. La voz de la doctora Sturmherz sobresaltó a Marta, que había quedado ausente durante unos minutos.

- ¿Ex pareja? Qué va. Dero es incapaz de tener una pareja y yo jamás me "embargo emocionalmente" con nadie. - La voz de Marta sonó más a protesta que a aclaración, pero sin embargo ella seguía mostrándose tranquila. Si no fuese por su voz nadie podría averiguar que no era agradable para ella hablar sobre Dero.

- Sólo canté con él alguna vez.. - Susurró pensativa, cambiando ligeramente su sonrisa desafiante por una que dejaba ver que había sido uno de los mejores momentos de su vida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-28, 9:43 am

Asentí ligeramente con la cabeza, no podía creer que fuese tan testataruda. La miré de nuevo a los ojos y me apoyé en el respaldo de la silla- Sí, Marta, venir y progresar. Sé perfectamente cuando me mientes y cuando evades temas y preguntas, tal y como llevas haciendo desde que entraste por esa puerta-. No pretendía parecer arrogante, pero por lo visto Marta se pensaba que podía manipular a su antojo, tal y como llevaba años haciendo fuera del RX- He tratado con gente que, igual que tu, se niega a progresar por voluntad propia, con la misma actitud que tu tienes, Marta. Y lo que quiero es que cambies esa actitud. De locontrario no hay trato, Marta. De ti depende.

Su actitud demostraba que yo tenía razón, ese tal Dero había sido el causante de su enfermedad, por mucho que ella tratase de ocultarlo sentía algo por ese tal Dero, pero... ¿de qué Dero hablaba? Comenzaba a sentirme incómoda, nerviosa. Ella no lo notaba, no podía notarlo. A lo largo de los años había aprendido a camuflar y esconder perfectamente mis emociones, pero mi corazón latía a mil por hora.

Su queja cuando escuchó mi pregunta acabó disipiando cualquier duda que yo pudiese tener. Marta había estado enamorada, y posiblemente seguía estándolo, de ese hombre- Muy bien, Marta. Si te empeñas en negar los sentimientos que puedes sentir, no te obligaré a que lo reconozcas, sé de sobra que tu sabes la verdad de lo que tu corazón te dice.

Me quedé sin aire. No me esperaba ese comentario. Cantaba. Su Dero cantaba, igual que el interno de la habitación número nueve, igual que el adre de mi hijo. Me había esforzado en conocer la historia de Dero de cabo a rabo, conocer su vida y poder estar preparada para un nuevo encuentro con él. Era él. No pdía haber más hombres, llamados Dero, que se dedicasen a la música.

Me levanté de mi silla y me dirigí hacia el ventanal. Necesitaba pensar, no podía ser que esa mujer hubiese estado enamorada de Dero, no me entraba en la cabeza. Me giré, mirándola fijamente a los ojos. Que ella hubiese acabado en el RX, con Dero tan cerca, no era una casualidad. Y ella no sabía que él estaba ahí, ¿cómo podía ser? Todo el mundo le conocía- ¿Estás hablando de Dero Goi, Marta?¿El vocalista de un grupo alemán?

Quizá hubiese algo de ansiedad en mi tono, estába ávida de información. Si era ese Dero, no sabría qué hacer con Marta, estaría definitivamente perdida.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-28, 5:11 pm

La mirada de Marta se posó por un momento en la doctora, aunque el hecho de que la estuviese mirando no quería decir que estuviese escuchando lo que decía. Lo único que escuchó fue un "sé cuando mientes", Marta sonrió sin decir nada, pensando en como hacerla creer que de verdad estaba "progresando".

Otra de las cosas que llamó la atención de Marta fue el hecho de que creyese que ella pretendía hacer un trato, claro que no le diría que no le interesaba, si podía obtener la información bien, sino buscaría una forma de averiguarlo. Algo pareció cambiar en Sturmherz, quizás fuesen imaginaciones de Marta.

La doctora parecía convencida de que Marta sentía algo hacía Dero, ella volvió a negar, sin abrir la boca, simplemente para autoconvencerse de que no era verdad. Ella no podía enamorarse, era prácticamente imposible, y menos del asesino de su marido. Los movimientos de la doctora pasaron a un segundo plano mientras Marta seguía repitiendo en su cabeza la misma frase: "No estoy enamorada".

La voz de la doctora la despertó de sus pensamientos, ella parecía saber de que Dero se trataba. La sonrisa de Marta se acentuó al oír su última frase. Quizás supiese algo sobre él que ella desconocía.

- Si.. el mismo... ¿Lo conoce? - Marta cambió totalmente de actitud, su pregunta no había sonado tan "borde" como su anterior tono de voz. Ahora había algo de emoción en su voz, curiosidad tal vez....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-29, 7:38 am

¿Quién era esa mujer y qué tenía que ver con Goi? Miles de preguntas se me agolpaban en la cabeza. No, no podía ser que esa mujer estuviese enamorada de Der. Nadie se enamoraba de Dero, no al menos alguien en se sano juicio. Pero Marta parecía obsesionada con él, como si necesitara verlo.

Sus palabras retumbaron en mi cabeza como si de un martillo se tratase. Estaba hablando de él. Mi gesto cambió automáticamente al escuchar su respuesta. igual que su voz. Se volvió más... sincera, de verdad quería encontrarlo. ¿Por qué?

Entrecerré los ojos, intentando averiguar porqué quería hacerlo, simplemente no me entraba en la cabeza- Sí, lo conoczco-. Me acerqué d enuevo a ella, sentándome donde estaba hacía unos minutos. El corazón me iba a mil por hora, pero tenía que mostrarme tranquila, no podía dejar que ella conociese la influencia que Dero tenía sobre mí- Hace poco menos de nueve años, Dero llegó a mi consulta-. Imágenes de aquella sesión se agolpaban en mi cabeza, recuerdos nada buenos, más bien horribles- Él me...-Por ahí vas mal, Eva, contrólateYo... tuve problemas con él.

Meneé ligeramente la cabeza, no quería mostrar ningún sentimiento, no podía permitírmelo. Ahora la duda era otra ¿Debía decírselo a Marta? No sabía si aquello sería productivo, pero más valía que se lo dijese antes de que lo encontrase por los pasillos y, quizá, cometer alguna locura- Dero Goi lleva mucho tiempo en el RX, Marta. Habitación número nueve. Has encontrado la razón de tu existencia. No sé si darte la enorabuena o apiadarme de ti.

Estaba perdiendo el control. Tenía que acabar con eso, en ese preciso instante. Quedaban 30 minutos de sesión, pero poco me importaba, necesitaba estar sola. Pensar en si sería capaz de enfrentarme a mis miedos a través de la obsesión de Marta. Me puse en pie, seria, sin un atisbo de sonrisa- Sé que quedan 15 minutos de sesión, pero la damos por concluida. Supongo que tienes mucha información que asimilar.

¿Ella o yo? No me sentía con fuerzas para enfrentarme a mi pasado a través de los problemas de Marta, pero no quería dejar de ayudar a alguien por el mero hecho de no tener yo la suficiente valentía. No. No podía ser.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Marcos G. Sturmherz el 2012-07-29, 7:59 am

Dios mio... Dios mio... vamos rápido... Decía Claire mientras dirigía el coche rápido en dirección al psiquiátrico RX. Tenía que darse mucha prisa, mucha prisa. Intentaba por todos los medios no ponerse nerviosa para que Marcos, que iba en el asiento del copiloto no se pusiese nervioso también, aunque él estaba como siempre; tranquilo y serio.

Llegaron por fin al lugar, y Claire bajó del coche cogiendo a Marcos de la mano con muchísima prisa hasta que llegaron al pasillo de los consultorios. Si no recordaba mal, el consultorio de Eva, la madre de Marcos, era el numero 16 aproximadamente, asi que sin detenerse y obligando a correr al niño, llegaron y llamó fuertemente a la puerta, entrando sin esperar a que le diese permiso. Eva, lo siento, perdóname Sentenció alterada al entrar. Marcos soltó la mano de la vecina y entró al consultorio, serio y se acercó a su madre. Mi marido ha tenido un accidente muy grave Las lágrimas comenzaban a empapar el rostro de Claire. Se ha caido por las escaleras cuando jugaba con Marcos. Dios... tengo que llevarmelo al hospital, siento este desastre, de verdad... pero tengo que irme.. Dicho esto, se despidió y volvió corriendo para poder llevar a su marido al hospital mientras Marcos se quedó dentro callado, y mirando fijamente serio a Marta. Entonces se dirigió hacia su madre y la cogió de la mano. Miró levemente hacia arriba.

Mama, ¿Puedo comprarme un piano?

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-29, 8:39 am

Marta se sentía desconcertada. ¿Su doctora había tenido problemas con Dero? La mente de Marta se activó mientras la escuchaba hablar, y sus sospechas se confirmaron en breve. Dero se hallaba en el RX, su corazón empezó a latir más rápido, presa de los nervios. ¿Qué pasaría si lo encontrase por casualidad? Marta no sabría como reaccionar. Sturmherz cometió un grave error al decir el número de la habitación de Dero, pues Marta no podría resistirse a pasar por la habitación nueve.

Marta estuvo a punto de abrir la boca, pero su doctora no parecía querer continuar con la terapia, cosa que no gustó a Marta, por algún motivo extraño necesitaba seguir hablando con la doctora. Se puso en pie sin abrir la boca, aún pensando en que se encontraba en el mismo psiquiátrico que ella, cuando la puerta se abrió. Una mujer nerviosa explicó algo sobre que su marido se había caído por la escalera y otras cosas que Marta no escuchó.

La mente de Marta se había parado en el niño. - Marcos.. - Murmuró Marta mirando al niño de ocho años que había conocido un día después de haber sido internada en el psiquiátrico. Rápidamente se giró hacia la doctora de forma acusadora.

- Tú.. has... ¡Tienes un hijo con Dero! - Lo que antes había sido una extraña emoción se había transformado en un gran odio hacía aquella doctora. Dero no debía haber tenido un hijo con otra, ¿cuantas veces no había soñado Marta con tener por familia a Dero?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-29, 8:58 am

Pasó demasiado deprissa como para poder haberlo evitado. Claire entró como un torbellino y rápidamente bajé la vista hasta su mano. Marcos iba a garrado a ella, no podía ser. No en ese momento. ¿Dejarlo aquí?¿A Marcos? No. Marcos no podía estar en el centro. No podía permitir que se encontrase con Dero, pero Claire salió tan rápido como entró, dejándole allí.

La mirada de Marta cayó sobre el niño. La miré entornando los ojos, ¿por qué sabía su nombre? Escuché a Marcios algo sobre un pieano y asentí nerviosa, procurando taparle de la vista de Marta, pero ella ahora me miraba a mí, acusadora, nerviosa.
No quería saber porqué le conocía, ni cuanto hacía que le conocía. Sólo quería que se largase de allí. El parecido que Marcos tenñia con Dero era increíble, sus mismos ojos, su tono de piel blanquecino, el pelo oscuro... era Dero hace 30 años.

Apreté la mandíbula. Sus palabras fueron como un jarro de agua fría, como un cuchillo atravesando la piel. Miré a Marcos, que estaba cogido de mi mano, y volví a mirar a Marta -Yo no he tenido ningún hijo con Dero, Marta. ¡Tu obsesión roza lo absurdo!-. Me temía cualquier reacción que pudiese tener aquella mujer, ¿es que tanto se notaba el parecido? No estaba dispuesta a mantener una conversación de ese tipo con una peciente, mucho menos si esta estaba obsesionada con Goi y, definitivamente no, delante de Marcos.

Hbían sido ocho años de película. Ocho años viviendo una mentira, por mucho que me doliese mentirle, pero era lo mejor para él. No sería capaz de asimilar... eso. No. Marcos era feliz tal y como estaba en ese momento, sin saber la verdad. Sí, era un niño diferente, tremendamente listo, inteligente, paciente... pero seguía siendo un niño y no iba a permitir que aquella mujer le marcara de por vida.

La ira me invadía, esa mujer había conseguido lo que ningún paciente habñia conseguido en años: había logrado hacerme perder los papeles, enfadarme con ella, conmigo, con Claire, con el torpe de su marido y conmigo misma. Mis labios se hab ían vuelto una fina línea, fruncidos como si la tensión de mis músculos fuese capaz de romperlos. Señalé a la puerta de la consulta, aun procurando ponerme delante del niño, y clavé la mirada en Marta- Te he dicho que te vayas. No me hagas volver a repetirlo Marta. ¡La se sión ha concluido!

Deseaba que se fuera, que se fuera de allí y no volver a verla ¿Quién demonios se había creído que era? ¿Cómo se había dado cuenta tan pronto de la relación de Marcos y Dero? No. No podía permitirlo. Y si no se iba pro su propio pie, haría que la echasen de allí.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Marcos G. Sturmherz el 2012-07-29, 4:27 pm

Al parecer la llegada inesperada de Marcos había provocado en Marta una reacción también poco esperada que la hizo ponerse alterada y mirando fijamente a Marcos, acusó a Eva de haber tenido un hijo con un tal "Dero" y encima lo decía con mucha seguridad.

Marcos recordó que la primera vez que vio a Marta, cuando estaban en el jardín sentados en aquel banco, ella le dijo que le recordaba a Dero, que según dijo, era un vocalista de un grupo alemán. Ahora Marcos empezaba a unir cosas en su mente; Marta acusaba a la madre de haber tenido un niño con Dero, ese Dero lo conocía Marta desde hace mucho tiempo y Marcos le recordaba fisicamente a él, Dero era alemán, como su abuelo... ¿y si era...? ¿y si Dero era...?

Entrecerró los ojos serio, observando la situación agarrado de la mano de su madre, alterada y echando de la sala a Marta cuando decidió posar su vista sobre la carpeta donde ponía los datos principales de la enferma. El color de la carpeta era su enfermedad, su nombre y su apellido completos y el numero de habitación. Luego miró de nuevo a Marta y a Eva. Tiró de su mano. Mama, tranquila, seguro que pronto se va. En ese momento, miró a Marta a los ojos, tratando de convencerla. Sabía de algún modo que le haría caso. Que se iría. Pero no sería la última vez que se verían...

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-29, 5:29 pm

La mente trastornada de Marta iba cada vez más rápido, haciendo que la información diese vueltas en su cabeza, obligandola a su vez a recordar cosas que hacía tiempo que había olvidado, o que quizás había ignorado. Para Marta ya no existía el consultorio, ya no se sentía atrapada en el psiquiátrico, ahora volvía a ser libre. Por alguna razón que probablemente nadie esperó una sonrisa llena de malicia se dibujó en el rostro de Marta.

- Él.. no lo sabe ¿verdad? - Murmuró Marta sin prestar atención al niño, pudo notar su mirada. Marta bajó su mirada dos segundos, Dero estaba presente en sus ojos, sentía como si fuese Dero quien la mirada, y no era algo que la incomodase pero a la vez la hacía parecer más torpe. - Marquitos.. - Se acercó a él, con una sonrisa en su rostro. - ¿Sabías que tu papá está encerrado en el RX?

Marta estaba feliz, volvía a torturar a alguien, pero sin necesidad de usar cuchillos, ni otra de las herramientas que había usado con aquellos patéticos hombres. Pero ¿quién iba a sospechar que una mujer indefensa y sola en medio de la noche podría ser a la última persona que vieran? Marta acarició el pelo del niño y volvió a alejarse. - Antes de irme... quería renegociar una cosa.. - Murmuró Marta con una voz casi dulce. Estaba completamente segura de que Dero no tenía ni idea de que ese era su hijo, y Marta haría todo lo posible para verla sufrir, a fin de cuentas matar sin que la víctima sufra antes carecía de sentido en su mente sádica.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-30, 5:59 am

Aquello no podía estar pasando, era simplemente subrealista. Mi mente iba a mil kilómetros por hora, tenía que impedir que esa conversación llegase más lejos de lo que ya había llegado, tenía que hacer salir de allí a Marta como fuese. Miré su rostro, entornando los ojos, su sonrisa malévola no me insipró tranquilidad alguna, no sabía qué era lo que estaba pensando, pero poco tardé en descubrirlo.

Su pregunta hizo que se me helara la sangre en el cuerpo, noté un peso caer sobre mí, un peso que aplastaba mis huesos y me impedía respirar. Ni tan siquiera contesté a su pregunta, me había pillado de improvisto. Ella tramaba algo, pero ¿sería capaz de ir a decírselo a Dero? Aquello significaba mi ruina total. Si Dero se enteraba de aquello tendría en su mano la forma más áspera y dolorosa de acabar con mi vida.

Negué con la cabeza cuando ella se acercó al niño, mis ojos seguían cada uno de sus movimientos, no perdía detalle de lo que hacía. Mis ojos se abrieron como platos al escucharlo que le decía a Marcos. No. No podía permitir eso, la falsa realidad que había creado alrededor de la existencia de Marcos se tambaleaba y estaba punto de caer estrepitosamente por culpa de aquella mujer enferma- No le hagas caso, Marcos. Está loca- Mi voz sonaba dura, fría, sin sentimiento alguno que se pudiera percibir a parte de rabia- Tu sabes de sobra lo que pasó con tu padre. Él no está aquí.

Mis palabras fueron más una sentencia que una afirmación, no podía permitirlo. Miré a Marta con rabia, con asco. ¿Pretendía chantajearme? Pues lo llevaba claro si se pensaba que yo caería en sus redes. Negué con la cabeza mientras descolgaba el teléfono- Aquí ni hay nada que negociar, Marta, estás fuera de tus cabales-. Marqué el número de la garita de los empleados de seguridad- Lo mejor será que te quedes en una celda de aislamiento las dos próximas semanas. Eso si decides no salir de aquí en este preciso momento. De tí depende, estás a una tecla de quedarte encerrada allí, sin luz, sin nadie. Sólamente a pan y agua. Y no me importa hacerlo con personas como tu-. No podía reconocerme, nunca había hecho eso, nunca había mandado encerrar a nadie, pero esta vez no se trataba de mí. Se trataba de Marquitos, de la razón de mi existencia, y ella estaba a punto de arruinarlo todo. No. No podía permitirlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Marcos G. Sturmherz el 2012-07-31, 8:55 am

¿Cómo definir aquella situación? Porque si hubiese que definirla como "extraña" sinceramente ese adjetivo se quedaría sin la suficiente fuerza como para describir lo que estaba pasando.

¿Era mucha casualidad que Marta estuviese en la consulta de la madre de Marcos justo unos días después de haberla conocido en los jardines? ¿Era casualidad que justo al entrar con su vecina, Eva mirase a la puerta inmediatamente y se callase? ¿que estaría hablando? ¿Sería algo que no quisiese que Marcos escuchase?

Pues si, lo era. Porque Marta, aunque ignorando la fija mirada de Marcos, sentenció algo que provocó la absoluta atención del niño. "Él.. no lo sabe ¿verdad?" ¿Que? ¿Qué no sabía?
Marta se acercó a él, y se puso de cuclillas. Eva no estaba muy de acuerdo y ni si quiera le dio tiempo a reaccionar cuando la morena ya tenía puesta su mano en el cabello del niño, sonriente. "Marquitos... ¿Sabías que tu papá está encerrado en el RX?" Sentenció. Marcos abrió los ojos como platos y fue entonces cuando Eva y Marta comenzaron a discutir, o más bien Eva, alterandose y echando a Marta del lugar.

Marcos no supo que responder, aquella frase lo había dejado sin palabras y su corazón se había quedado por un momento paralizado. ¿Su padre? ¿Aquí? ¿Vivo? ¿Cerca de él? ¿Encerrado? ¿Y si no les había abandonado a su Madre y a él? ¿Y si lo que pasó fue que lo encerraron aquí? Pero las frases de su madre interrumpieron el pensamiento del chico. "No le hagas caso, Marcos. Está loca." "Tu sabes de sobra lo que pasó con tu padre. Él no está aquí." Sin embargo, Marcos ahora no estaba seguro de a quién creer. Le tenía un tremendo e irracional cariño a su madre, pero sabía que siempre escondió algo, que jamás le había dicho toda la verdad sobre su padre, y ahora había una persona que decía conocerlo, y que sabía donde estaba; Marta.

Marcos miró a Eva, aún agarrado de la mano, y asintió a sus frases, intentando disimular su estado de "shock" ante la buena noticia. Su padre estaba allí, y quizás... solo quizás,... podría verlo y por fin saber quién es.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-31, 9:38 am

La mirada de Marta se paseada por la sala de forma distraída y tranquila, sin mostrar nada más aparte de una extraña diversión. Ahora la doctora estaba perdida, Marta podría apostar a que ni Dero ni Marcos sabían nada, y el deseo de Sturmherz era que todo siguiese así, pero Marta no podía resistirse, la idea de jugar con la doctora había apoderado su cabeza, ya no tenía ningún interés en el policía.

- Todos los doctores son iguales.. Acusándonos de estar locos.. - Murmuró Marta mientras caminaba despacio, sin acercarse ni alejarse mucho de la doctora y su hijo. Marta hizo un gesto fingiendo indignación y volvió a fijar la mirada en el niño.

- Marquitos.. eres un chico listo.. Tú debes saber que cuando una persona se altera como lo ha hecho tu madre es porque oculta algo. - Murmuró con ese molesto tono dulce y miró a la doctora, que amenazaba con encerrarla en aislamiento.

- Vale, llama. Hazlo si quieres. Pero ten en cuenta que no puedes aislarme de por vida. Y quizás me encuentre con Dero y tengamos una pequeña charla. - Marta se cruzó de brazos con una sonrisa. Esperando para ver la reacción de la doctora.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-31, 10:18 am

Mi respiración estaba agitada. La situación se me había ido completamente de las manos, no podía ser posible que aquello estuviese pasando de repente. Miré a Marcos, aunque asentía ni decía nada en absoluto, como si estuviese procesando toda la información que aquella mujer estaba soltando por la boca. No. Tenía que pararla, fuese como fuese.

La miré con rabia cuando se dirigió de nuevo al niño, aun de mi mano. Negué con la cabeza mirándole, pero no dije nada. Simplemente no tenñia nada que decir, nada coherente. No quería que Marcos supiese la verdad, no. De ninguna manera.
El corazón me latía tan rápido que odría salise de mi pecho, estaba nerviosa, casi en shock.

El teléfono temblaba en mi mano y escuchar su amenaza me hizo mirarla a los ojos, desafiante- Muy bien, tu lo has querido-. Marqué rápidamente el botón de llamada y en un par de tonos contestaron en garita- Sturmherz. Necesito que os llevéis a una paciente. Ya.- Colgué de nuevo y la miré alzando una ceja -Que conste que tu me has bligadoa hacerlo. Y si por mi fuese te mantendría de por vida allí-. Mi tono era duro, no dejaba muestra de duda alguna, simplemente frío.

En menos de dos minutos la puerta se abrió estrepitosamente, apareciendo allí dos de los guardias de seguridad del centro. Agarraron a Marta por los brazos y me miraron a mí, esperando indicaciones- Sala de aislamiento, dos semanas. Que nadie entre ni salga bajo ningún concepto, ¿entendido? Quiero vigilancia las veinticuatro horas en la puerta-. Dirgí mi mirada a Marta, frunciendo el ceño. Estaba realmente cabreada, enfurecida- No hay posibilidad de reducción. Si da un problema, tan sólo uno, se dobla la estancia. Y así sucesivamente. La quiero controlada. Es peligrosa.- Marta me miraba ennfurecida, pero me daba igual. Estaba totalmente dispuesta a mantenerla aislada el tiempo que hiciese falta. No me importaba. Ante su resistencia a abandonar la sala, los guardias tuvieron que sacarla casi a rastras mientras ella seguía soltando amenazas sobre Dero por la boca.

Cuando la puerta se cerró me dejé caer en la silla, estaba derrotada. Miré a Marcos y le atraje hacia mí, mirándole sin sonreir. ¿Y ahora qué? Sabía de sobra que el niño tendría miles de preguntas, millones. Siempre las tenía y hoy serían el doble. ¿Cómo me podía haber pasado a mi eso? Toda la falsa realidad que había establecido alrededor de su padre se había desmoronado en cuestión de minutos. Sentía unas terribles ganas de llorar, de destrozar algo, pero no podía, noi delante de él- ¿Estás bien, cariño?

Claramente no lo parecía, estaba demasiado serio, mirandome fijamente. Estaba a punto de enfrentarme a lo que más temía: a la verdad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Marcos G. Sturmherz el 2012-07-31, 4:43 pm

Al final sucedió lo que tenía que suceder, era evidente que si Marta no obedecía a Eva con lo alterada que estaba acabaría llamando a los guardias y eso fue lo que hizo. Pocas cosas la hacían enfadar, pero aquel tema era especialmente el que más le irritaba y Marcos de algún modo lo sabía porque siempre que intentaba conversar con su madre sobre su padre, ella siempre evadía el tema, y si inistía, a veces incluso se molestaba y terminaba el tema con un rotundo "no se hable mas". Probablemente ni ella misma se daba cuenta de que su tono iba aumentando más a medida que avanzaba poco la conversación.

Pero esta vez había avanzado mucho, demasiado para el gusto de Eva, y Marcos comenzaba a desarrollar aquel enorme, complicado y misterioso puzzle de su mente. Preguntas como en qué lugar del psiquiatrico estaba, o cómo era su padre y cuantos años tenía le rondaban ahora por su inteligente cabecita. Necesitaba saber.

Bien Mama. Respondió a secas. Pensativo aún. ¿Se lo preguntaba o no? ¿Le respondería? Marcos tomó un poco de aire y miró a su madre. ¿Es verdad mama? ¿Marta decía la verdad?

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Invitado el 2012-07-31, 5:02 pm

Marta miró con odio a la doctora, había llamado a los guardias. "Ingenua" Dijo una voz en la cabeza de Marta, una parte de ella deseaba matarla allí mismo, de la forma más lenta y dolorosa que se pasase por su mente. Millones de formas de hacerla sufrir se pasaron por su mente, cosas que probablemente la doctora ni podría imaginar. Otra parte de ella se sentía hundida, desconcertada. ¿Por qué había llamado? Se había condenado, ahora Marta haría lo posible por hundir su vida.

Mientras maldecía por la presencia del niño y la del teléfono, de no ser por eso no habría podido contenerse se mantuvo callada, volvió a amenazar a la doctora con contarlo todo. Tras eso no volvió a abrir la boca hasta el momento en el dos guardias llegaron. Marta intentó librarse de los guardias protestando y afirmando que podía caminar por si misma. Antes de salir sonrió a Eva y se limitó a recordarle que algún día hablaría con Dero. Como bien sabían las dos, el juego no había acabado. No iba a silenciar a Marta por el simple hecho de haberla encerrado, ella ahora tenía sed de venganza, haría lo posible terminar con la vida de aquella doctora.

Los guardias la arrastraron hasta la sala de aislamiento, una sala blanca y demasiado brillante. Marta protestó una vez más antes de que la puerta se cerrará y quedara sola. Pero Marta se negaba a mostrar debilidad. Tenía dos semanas enteras para planear la mejor forma de herir a Sturmherz.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-08-01, 5:22 pm

La mirada de Marta cuando se la llevaban a rastras del consultorio no me dio ningún tipo de sensación. Podría odiarme, pero en ese momento el odio que yo sentía hacia su persona era inigualable, atroz y debastador. Había despertado en mí sentimientos que apenas conocía y que, posiblemente, nunca había sentido. Aquella mujer había destrozado todo lo que yo había creado a lo largo de los últimos ocho años.

Suspiré mirando a Marquitos, estaba derrotada y cansada. No tenía salida. La mirada de Marcos me escrutaba, tenía ansia de saber, se lo podía ver en sus ojos. Sentía un nudo en la garganta que apenas me dejaba respirar, las lágrimas apremiaban por salir de mis ojos, pero no podía. Tenía que ser fuerte, mostrarme entera y completamente estable; pero su pregunta fue el detonante. No podía seguir mintiéndole, no quería inventar nuevos teatros inestables.

Miré de nuevo a sus ojos, pero no podía mantenerle la mirada. Me sentía frustrada y a la vez avergonzada por haberle mentido tanto tiempo. Siempre había pensado que hacía lo mejor para él, que no era bueno que supiese la verdad. Asentí ligeramente, mirando el borde de la mesa de cristal- Sí, tu...- carraspeé ligeramente, tragandome las lágrimas y el golpe que ahora estaba recibiendo por mis mentiras- Marta tiene razón, Marcos... tu padre no nos abandonó. Está aquí y siempre lo ha estado-. Apreté la mandíbula, sintiendo rabia por las palabras que yo misma estaba diciendo.

Miré de nuevo a Marcos a los ojos. Me sentía despreciable. ¿Y si le perdía por eso? No sería el primer caso de una familia rota por una infancia basada en mentiras. Sólo de pensar en eso me mareaba, sentía que el mundo se abría bajo mis pies, como si un inmeso remilino me arrancase las ganas de vivir. Sentí dos lágrimas caer desde mis ojos y pasé mis pulgares por las mejillas para limpiarlas- Yo... ¿podrás perdonarme, cariño?-. Marcos no era un niño corriente, para bien o para mal, su inteligencia estaba por encima de lo normal, no veía las cosas como los demás niños lo veían, y, aquello lo asimilaría como un adulto, para bien o para mal.

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Marcos G. Sturmherz el 2012-08-03, 10:22 am

Los guardias no tardaron en llegar y abrieron las puertas directamente sin llamar si quiera cogiendo a Marta cada uno por un brazo sin dejarla defenderse ni con palabras ni con puñetazos, simplemente la sujetaron para llevarsela mientras ella se quejaba y seguía hablando o amenazando a Eva. Entonces mientras esos dos guardias se la llevaban a rastras, un tercer guardia cerró la puerta del consultorio hasta que por fin reinó el silencio.

Su madre dio un gran suspiro para tratar de despejarse y sacar toda la tensión que había tenido dentro durante todo lo que acababa de suceder, hasta que unas pequeñas lagrimas humedecieron su rostro mientras Marcos la miraba sin cambiar su rostro neutral, como siempre. Le había dicho que Marta tenía razón, que su padre siempre había estado aquí dentro, que lo que ella le había estado diciendo durante toda su vida era mentira. Marcos se quedó callado, esperando por si ella tenía algo más que decir, por si iba a explicarle algo más. Pero no lo hizo, o al menos no como él esperaba. Sólo le pedía perdón.

El niño la miró a los ojos. Quería preguntar "¿por que me mentiste?" "¿cual es la realidad entonces?" "¿puedo ir a verlo" pero decidió no hacerlo porque sabía que si lo hacía probablemente la madre le negaría el permiso de ir a buscar a su padre, porque Marcos sabía que la madre de algún modo temía al padre y lo evitaba, porque ahora no era el momento.

Claro mama. Te perdono. En ese momento, y sin cambiar su rostro, se acercó a ella y le dio un silencioso abrazo. Tras un rato abrazados, Marcos se separó de ella.

¿Puedo tocar el piano? En ese consultorio había un piano que siempre había estado ahí desde el anterior doctor que ocupó esa sala, y Marcos en ocasiones cuando su madre estaba libre y lo traía a su consultorio, lo tocaba. La madre asintió sin pronunciar palabra mientras se secaba las lágrimas y entonces el niño comenzó a tocar esta (canción.)

Volver arriba Ir abajo

Re: Marta Jandová- Carpeta Amarilla (T.1)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.