Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-25, 6:46 am

Entré en el centro con media hora de antelación. No tenía la primera sesión hasta las cinco de la tarde, pero la paciente era nueva para mí (a pesar de llevar ambas bastante tiempo en el centro) y quería leerme de nuevo su historial.
Subí las escaleras con las carpetas de la mano hasta llegar al primer piso y entré en mi consultorio. Dejé las carpetas sobre la mesa de cristal y descorrí las cortinas, prefiriría la luz natural a la frialdad de los fluorescentes.

Me senté en la mesa, cogiendo la carpeta de la chica. Raven Mischa Rothstein, de 18 años. Abrí la solapa azul y comencé a leer.

Nombre completo: Raven Mischa Rothstein
Edad: 18 años
Fecha de nacimiento: 19 de Noviembre
Orientación sexual: Heterosexual
Sección: Trastornos Alimenticios {Predominante} | Trastorno de Ansiedad {Secundario}
Enfermedad: Anorexia nerviosa. Bulimia | Trastorno de estrés postraumático | Depresión Congénita-Psicótica | Bipolaridad | Personalidad extremista-sádica


¿Ya estaba? ¿No había nada más? Por lo visto la chica había pasado de doctor en doctor sin un sólo avancé. Suspiré negando con la cabeza. Tendría que empezar de cero con ella, totalmente desde el principio.Por un lado lo prefería así, sabía de sobra que muchos de los "profesionales" de ese centro habían empeordao más a sus pacientes de lo que les habían ayudado.
Con la poca información que tenía en esa ficha no podía ver nada en claro, pero podía suponer que su enfermedad principal, los trastornos alimenticios, habían desencadenado una serie de consecuencias dando lugar a sus trastornos de ansiedad. Lo que más me llamaba la atención era su personalidad sádica. Ese sería uno de mis principales objetivos, evitar que hiciese daño a alguien.

Coloqué encima de la mesa unos cuantos folios en blanco y saqué unos rotuladores y lápices de colores para empezar a conocerla, simplemente querá que dibujase, dejar que se experesase como ella quisiera y cómo veía la realidad que la rodeaba. Llamaron a la puerta y miré el reloj, las cinco en punto, al menos la chica era puntual- Pasa, por favor-. Cuando la chica entró la miré sonriendo e hice un gesto invitándola a que se sentase frente a mí- Hola Raven, soy Eva, ¿qué tal estás?
No quería agobiarla con preguntas estúpidas o invasivas, no por el momento. Esta primera sesión sólo sería una toma de contacto, a penas la superficie del tiempo que estaría con ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-07-25, 1:12 pm

Abrí pesadamente los ojos, los rayos del sol me dieron de lleno en la cara cuando a lo lejos seguía escuchando mi nombre; bien podía seguir soñando pero aquel ruido se hacía cada vez más seco, fuerte y la cabeza me daba vueltas. ¿Qué acaso ya ni dejaban dormir? Resoplé molesta llevando una mano a mi frente haciendo presión un momento antes de restregarme los ojos. No había podido dormir en toda la noche y eso se sumaba a una semana de mierda, suero, vitaminas, pesadillas y podía seguir con una lista que ya me había aprendido de memoria; lo único gratificante era cuando cruzaba los grandes muros para salir de aquel infierno que estaba a varios metros de mí.

“¡Rothstein!”… una vez mas aquella voz se hacía notar por sobre todo. Alce un poco el cuello tratando de alcanzar una vista pronunciada antes de soltar un molesta “Qué mierda ahora” hacia quien fuera la persona que osaba despertarme. Gruñe cuando noté que la voz provenía de una enfermera, la misma estúpida que me inyectaba el suero cuando mi boca no dejaba pasar bocado a la hora de almuerzo. Su vista se cruzo con la mía, ella cruzaba de brazos a la altura de su pecho y yo alzando una mano para saludarla de manera burlona. Una sonrisa cínica adornaba mi rostro mientras me levantaba para sacudir levemente mi ropa luego, desordene mi cabello más de lo que estaba, me gustaba esa libertad que el pelo conseguía al alborotarlo.

Arrastre mis pies hasta ella, esperando que soltara alguna palabra, más un simple “Sígueme” fue todo lo que escuche. Me encogí de hombros metiendo las manos en los bolsillos de mi pantalón mientras seguía de paso en paso el recorrido de aquella tipa, iba un par de metros tras ella, jugando con sus huellos, tratando de que mis pies dieran con cada una de ellas, al menos podía divertirme un momento hasta que alguna broma cruzara mi mente y mi víctima terminara con un ataque de nervios, diablos como disfrutaba eso.

El trayecto fue más corto de lo que pensé, se detuvo de golpe y no tuve tiempo de reaccionar chocando con su espalda. Al menos avisa cuando tus pies quieran detenerse, la próxima y desaparezco entre la grasa de tu cuerpo... espeté separándome de ella para observar. ¿En qué momento habíamos ingresado al centro? Y peor aún, cuando me dijeron que tenía terapia; trate de hacer memoria, quizás a la hora de almuerzo o durante la terapia grupal del día anterior, no recordaba bien y de solo pensar lo que vendría sentía que la cabeza me iba a explotar.

Espere a que la señora desapareciera del pasillo para apoyar la frente contra la puerta unos segundos. Otro médico más, otra terapia sin pronunciar palabra para que el sujeto no aguantara y decidiera el cambio. Negué divertida recordando las diferentes personas que realizaban su trabajo con una mente que estaba varios kilómetros alejada del lugar. Suspire de manera floja y golpee puerta hasta escuchar del otro lado el permiso para ingresa. La bienvenida fue como todas, deberían ser mas originales o algo así, el saludo típico y la presentación. Camine hasta el lugar señalado y la observe unos momentos, recién repare que se trataba de una mujer, era la primera en atenderme, esto sería interesante. Escuche sus palabras más ningún sonido salió de mis labios. Me senté frente a ella, llevando ambas piernas sobre la tela del sofá, apoyando mis codos sobre as rodillas y mi cabeza entre las palmas de mi mano.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-25, 3:33 pm

El mabiente estaba relajado, al menos de momento. Cuando la chica se sentó sin contestar, sonreí. Me había encontrado con pacientes como ella que simplemente se negaban a hablar hasta que el doctor se cansara y abandonara la terapia, cosa que desgraciadamente conseguían. Pero no conmigo. Si quería estar callada, que lo estuviese. Tenía la suficiente paciencia coo para quedarme allí plantada los 45 minutos completos de sesión, sin mediar palabra.

Decidí después de un par de minutos sosteniéndola la mirada fijamente que quizá consiguiese romper el hielo, aunque fuese resquebrajarlo- Muy bien, Raven. Si no quiere hablar no voy a obligarte. Es más, si cuando acabe la sesión decides no volver haré que te cambién de doctor y te asignen a uno que realmente pueda ayudarte-. No pretendía obligarla a hablar, lo tenñia muy claro: yo no obligaba a mis pacientes a hacer algo que no les gustase, simplemente les daba la oportunidad de hacer algo por ellos mismos, pero la experiencia de todos estos años me había enseñado que era imposible ayudar a alguien que no quería ser ayudado.

Cogí uno de los folios de la mesa y se lo puse delante- Muy bien, entiendo que no quieras hablar. Pero me gustaría saber si eres capaz de dibujar. Lo que quieras, lo que sea. Simplemente quiero que te expreses libremente-. Sonreí ligeramente mirando su pelo alborotado. Me costaba mantener la sonrisa, ya que no soportaba ver las cosas fuera de su sitio y aquella melena era el descontrol en estado puro- Veo que tu pelo es una manera de expresarte, te gusta la liubertad y la rebeldía, ¿serías capaz de plasmar todo eso en el papel, Raven?
Por supuesto que era capaz, lo sabía de sobra, cualquier persona es capaz de plasmar sus gustos y deseos en un folio en blanco, simplemente le estaba fdando a elegir, aunque poniéndola en un ligero compromiso si decidía no hacerlo.

Me levanté de mi sitio y cogí la jarra de agua fría y un par de vasos, dejándolos donde ambas estñabamos sentadas y me giré hacia la minicadena que tenía en el despacho, apretando un botón y dejando que la música de Oasis invadiese la estancia, aunque rebajé el volumen- Espero que no te importe que ponga algo de música, Raven-. No lo hacía por mero placer, la música me gustaba, sí, pero también era un elemento importante a la hora de expresarse, que era lo que realmente buscase en ella.

No volví a la mesa, me quedé mirando por la ventana, esperando a ver si decidía hacer el dibujo o seguía tan tajante como hasta ahora. Al fin y al cabo nunca se solían hacer avances en la primera sesión, por lo que no me importaba que siguiese como hasta ahora con tal de que decidiese volver y seguir probando la terapia. Esa chica necesitaba ayuda, pero no quería recibirla, eso ya me lo había dejado muy claro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-07-25, 3:58 pm

Llevaba seis minutos y trece segundos en mi mente desde el momento en que puse un pie dentro de esta habitación. Mi mirada era sostenida por aquella mujer, ninguna la apartaba y no pensaba hacerlo luego. No asentí ni emití sonido ante sus primeras palabras, aunque me gusto la idea de cambiar de médico, así la siguiente sesión haría lo mismo o sino simplemente usar estas horas para seguir durmiendo, sonreí de lado ante la última idea, si aquello parecía mejor; además podía acostumbrarme a la presencia de otra persona, claro siempre atenta de que no quisiera aprovechar la oportunidad de que mis ojos se cerraran para encontrar aquella paz que no lograba conseguir cuando el cielo se oscurecía.

Desvié la mirada cuando sus manos comenzaron a moverse hasta llegar a la mesa que estaba frente a nosotros, tomando un folio entre ellas y dejarlo frente a mí, observe fijamente aquel color blanco que desprendía, no había líneas ni verticales u horizontales, un blanco perfecto calcado en aquellas hojas. Deslice mi vista por el borde del folio, observando con detenimiento las cosas que adornaban la mesa, desde las decoraciones hasta el tallado mismo de aquel mueble, nada fuera de lo común, nada que demostrara algo nueva en esta rutina.

Volví mi vista a Eva, aún recordaba su nombre y esperaba hacerlo las siguientes semanas, tendría una nueva persona a quien jugarle alguna broma durante mi estadía. Relaje mi postura, bajando una de mis piernas dejando que realizara un pequeño vaivén al no tocar el suelo; estire mi brazo evitando tocar aquel folio para tomar el bolígrafo, me detuve a observarlo, en detalle mientras este recorría cada uno de mis dedos, jugando entre medio de estos. Repetía aquella acción durante minutos, no me importaba. ¿Dibujar? Claro que me gustaba dibujar, pero no cuando ponían un límite o alguna condición, además lo mío era escribir, podía pasar horas escribiendo, sin importar el contenido o el orden de las palabras, simplemente dejaba que mi mano tuviera voluntad propia y las palabras fueran llenando espacios sobre cualquier tipo de papel.

Incliné mi cuerpo hacia atrás, apoyando mi espalda por completo en el respaldo del sitio, levante levemente la mirada al sentir el ruido de sus pies moviéndose por la habitación, sus manos tomaron una jarra la que supuse estaría con agua, vamos que ningún médico se atrevería a llenarla de otro líquido sabiendo la cantidad de adictos al alcohol que poseía este lugar. Seguí sus movimientos, hasta que su mano presiono el botón que daba paso a una de mis pasiones, la música. Escucharla, bailarla, escribirla, no importaba la manera cuando se trataba de sentirte completa. Cerré los ojos un momento tratando de reconocer la melodía que emitía aquel aparato, sonreí cuando descubrí que se trataba de Oasis y siguiendo el ritmo comencé a lanzar el bolígrafo de manera vertical, hacia el cielo dejando que mi mano lo agarra cuando este descendía.

¿Por qué no dibujas tú? inquirí cuando el lápiz termino en mi mano y mis ojos se clavaron en ella. Sonreí de lado y alce mis cejas acercando mi cuerpo hasta el borde de la mesa, apoye mi codo en la superficie, el bolígrafo colgando del agarre de dos de mis dedos. Plasma todo lo que sientas en papel, Eva. añadí dejando caer el lápiz sobre la mesa, produciendo un suave ruido que me causo gracia. Retrocedí mi cuerpo, volviendo a mi antigua posición dejando esta vez ambos pies caídos por el sofá.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-26, 8:50 am

La música de Oasis salía por los altavoces haciéndome mover las piernas al mismo ritmo que ella lanzaba el bolígrafo arriba y abajo. Le gustaba la música, había acertado de lleno con ese CD y no podía evitar alegrarme. Claramente ella no estaba por la labor con la terapia, pero no importaba, me había topado con personas muchísimo peores que ella y al final habíamos avanzado con el paso de las sesiones. Sonreí igual que ela cuando dejó caer el boli que tintineo con el cristal- Muy bien. Yo me expresaré sobre el papel. No me importa que la gente sepa lo que siento-. Saqué otro folio y cogí otro rotulador, dejando de nuevo lo suyo cerca de ella; quizá así no renunciase del todo.

Comencé a hacer dibujos que ocupaban todo el folio, tal y como me sentía en ese momento: sentía amos, un amor que llenaba cada célula de mi cuerpo las 24 horas al día gracias a mi hijo; me sentía feliz, me encontraba a gusto conmigo misma, con mi vida y mi trabajo; me sentía afortunada por poder dedicarme a lo que me gustaba y sentir que ayudaba a otras personas; y me sentía frustrada, sí, una pequeña frsutración al pensar que Raven no se dejaba ayudar, que no quería ayuda. Fui cambiado de rotulador, dando color a lo que sentía en ese momento y dándolo nombre con un bolígrafo. Puse mi nombre en el dibujo y se lo mostré a Raven- Esta soy yo ahora mismo, esto es lo que siento y no me avegënzo de mostrártelo, Raven. No me avergüenzo porque por el momento no me has demostrado que no pueda confíar en ti-. Sonreí abiertamente y me encogí de hombros- Bueno, ya sé que no es una obra digna de enmarcar, pero es mi realidad y yo quiero conocer la tuya.

Los acordes de "My Wonderwall" comenzaron a sonar por la sala y no pude evitar menear ligeramente la cabeza al ritmo de la música. Esa canción me encantaba, aunque no era muy conveniente que eso sonara vista la actitud de Raven, aun así parecía que le gustaba y una idea se me vino a la cabeza. No estaba segura de que ella quisiera colaborar, pero me gustaría que lo intentase- Raven, se que no estás por la labor de hacer terapia, me he dado cuenta. Yo no quiero obligarte, ya te lo he dicho, pero me gustaría que probases algo nuevo conmigo. Sé que no lo has hecho con los demás doctores- "por llamarlos de alguna manera" - y me gustaría saber si estarías dispuesta a colaborar-. Suspiré ligeramente y me acomodé en mi asiento, sin dejar de mirarla a los ojos.

¿Cómo explicarle lo que yo quería hacer? La música era una vía de escape mundialmente conocida y yo la había utilizado con algunos pacientes con problemas para expresarse, pero no sabía si Raven aceptaría la propuesta después de explicarselo- Me he dado cuenta de que seguías el ritmo de la música cuando lanzabas el boli arriba y abajo. Verás, si te gusta la música, podríamos tratar de hacer terapia corporal. No estoy hablando de bailar ni mucho menos, sólo de que dejes que tu cuerpo se exprese a través de la música-. Estaba más que segura de que si lo intentaba le iba a gustar, esa terapia le acababa gustando a todo el que la probaba-. Si accedes podríamos intentarlo en una segunda sesión, ¿qué me dices?-. Estaba claro que lo de expresarse sobre el papel no era lo suyo. Si fallaba este intento de cambio pasaría a otro, así hasta que al final se rindiese y lograse dar con algo a lo que estuviese dispuesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-07-26, 2:46 pm

Deje que mi espalda se acomodara en el respaldo de aquel sitio mientras mis sentidos se abocaban a la música que transmitía aquellos parlantes ubicados varios metros de mí. Mi vista se mantenía fija en aquel aparato mientras la voz de la doctora se escuchaba, a lo lejos, pero seguía estando presente, volví lentamente mis ojos hacia aquella mujer observando como tomaba un folio anunciando que no le molestaba que nadie viera lo que sentía. Junte mis manos para luego extenderlas en un gesto de “adelante” pero esperaba eso, solo para obtener el silencio que deseaba, había echo un buen juego al poner música, nunca decía que no a los acordes que salían, a la melodía que se formaba segundo a segundo captando mi completa atención.

Cerré los ojos, dejando que mi mente viajara a un pasado, rebuscara recuerdos que lograban hacerme sonreír; ver a mi hermano sentado en la silla de su escritorio y yo recostada en su cama, escuchando como sus manos recorrían las cuerdas de su guitarra formando una nueva canción; suaves sonidos que viajaban a través del espacio para terminar en mis oídos grabando aquello como lo más valioso que tenía. Relaja mi cuerpo, disfrutando de aquel recuerdo, hace tiempo que no podía controlar lo que mi mente arrojaba, últimamente lo único que podía controlar era mi propia respiración, las pesadillas ya se habían apegado de tal manera que no me dejaban dormir, era cosa de cerrar los ojos, relajarme para descansar cuando la mirada de mi madre se hacía presente haciendo que terminara con la respiración agitada y el miedo recorriendo mis venas más rápida que la misma sangre.

La voz de Eva me trajo a la realidad de golpe, por segundos había olvidado que me encontraba en su consulta, que fuera de estas paredes me esperaban los chicos para alguna escapada o una tarde en la playa. Pero no, la explicación de su dibujo termino arruinando todo lo que me esperaba, una mueca se formo en mi rostro, parecía que aquella enfermera había logrado que mi horas libres de la tarde comenzaran ahora con terapias, maldita, ya tomaría venganza sobre eso porque ideas me sobrarían para hacerla sufrir. Sacudí levemente mi cabeza, dejando los recuerdos de mi hermano escondidos otra vez, para dirigir mi vista hacia el dibujo que había realizado la doctora.

Observe cada uno de sus dibujos, el corazón, la estrella, la sonrisa y el remolino, todos con distintos colores, sabía lo que significaba usar colores cuando te pedían algo, no era la primera vez que me habían internado y conocía varios métodos de los médicos para hacerte hablar, los cuales usaba en su contra cuando ya me aburría, sabía que podía levantarme e irme, pero la música seguía ahí y eran pocos los momentos que apreciabas algo de buena música; los pasillos eran silenciosos y hasta molestos cuando los internos se ponían a conversar, como siempre de temas que no tenían relevancia alguna. Mis manos comenzaron a recorrer los bordes del sofá sintiendo la tela de esta, me preguntaba cuanto tiempo habían tardado en realizar todo esto, desde su costura o la idea misma de que el sofá fuera así, podía averiguarlo, mi curiosidad era mayor y fue la misma que me hizo poner atención a las nuevas palabras de Eva.

Alce una ceja, escuchando la explicación sobre un nuevo método, uno que mis otros doctores no habían usado. Sonreí de lado ante sus palabras, tenía claro que la mujer solo conocía a Raven por lo que había leído en la ficha y seguramente las anotaciones de otros médicos anteriores. Expresarme a través de la música… repetí alzando ambas cejas divertida. Incline mi cuerpo apoyando mis pies sobre el suelo para levantarme y rodear el sofá. Me detuvo a unos dos metros de mi lugar anterior y relaje mis brazos a cada costado de mi cuerpo, dejando que la música me envolviese antes de empezar a mover mis caderas seguida de mi cintura, me gustaba bailar, y como bien ella lo dijo aquello lo utilizaba no solo para expresarme sino para cautivar al sexo opuesto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-28, 9:09 am

Hizo caso omiso del papel que la mostré, pero eso no m extrañó en absoluto. Habían sido tantos los doctores y las terapias por las que ella había pasado que ya nada le resultaría interesante o novedoso. Había visto de todo a lo largo de sus terapias y sus ingresos y, seguramente, algún compañero de profesión ya habría utliizado la técnica del dibujo.

La chica parecía ensimismada, perdida en una realidad paralela a la que nos encontrábamos, posiblemente sumida en un mar de recuerdos que no estaba dispuesta a mostrarme. Sabía que debía ganarme su confianza, pero entendía perfectamente su postura; no es fácil confiar en algien que tu piensas que está en tu contra. Los informes de Raven apenas mostraban avances, ni tan siquiera mostraban un signo de confianza por parte de ella y yo necesitaba conocerla, conocerla tal y como ella se mostraba, no lo que unos papeles me decían.

Alzó la cejas cuando la propuse lo de la música. ¿Incrédula? ¿Sorprendida? ¿Aburrida? No lo sabía, pero me sorprendió verla levantarse de su asento sin tan siquiera pedírselo. La seguí con la mirada, observando que se situaba donde yo pudiese verla, no se escondía, no sentía ningún reparo al hacer lo que hacía. No me lo esperaba. No me esperaba la colaboración por su parte y un nuevo rayo de esperanza apareció en mi mente, ¿sería la música la mejor manera de conocer a la verdadera Raven? Ojalá lo fuese, necesitaba conocerla para poder ayudarla.

Se movía lentamente, con los brazos relajados a los costados de su cuerpo. Un baile sensual, acompañado de los movimientos de su cadera y su cintura. Un movimiento sensual que hubiese cautivado al hombre más frío de la tierra. La experiencia me decía que si era capaz de moverse así era porque comenzaba a relajarse, pero no podía confiarme de la polifacética Raven- Bien, Raven, cierra los ojos. A partir de ahora quiero que actues como si estuvieses tu sola, muévete libremente. Como si yo no existiera-. Quería ver la fluidez de sus movimientos, el grado de confianza en ella misma, su forma de expresarse.

Los acordes de "My Wonderwall" continuaban sonando y Raven continuaba con su sesual movimiento- ¿Qué sientes en este mismo momento, Raven?¿Qué te transmite la música?¿A dónde te lleva?- Necesitaba datos, datos sbre ella y de lo que sentía cuando la música fluía por su cuerpo. Tal vez con ayuda de la música ella se sintiese transportada, transportada a otro tiempo y lugar, a alguna parte de su vida en la que fuese feliz. Sólo necesitaba encontrar una forma de acceder a la caja fuerte donde ella encerraba todo lo que sentía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-07-28, 10:17 am

Dejar que a música recorriera mi cuerpo era fácil, mis piernas tomaban control propio moviéndose ligeramente hacia los costados, haciendo un pequeño recorrido, como si tratara de cuidar algo de sumo valor emocional; mis ojos se mantenían cerrados, apartados de este lugar, sintiendose libres de poder recorrer el mundo si así lo deseaban, de cierta manera lo hacían, me llevaban a imaginar, a recrear momentos que ya había vivido y que se habían quedado grabados en mi mente como un tatuaje de la mejor tinta. Mis manos no se quedaron atrás, si bien el ritmo de la canción era pausado mis manos se volvía una especie de amante, uno que conocía muy bien y tenía acceso a recorrer toda mi piel. Sonreí ante ese pequeña idea, la imagen de una persona resalto por sobre otras, recordarlo en diferentes actividades, acompañando en silencio, entendiendo perfectamente que las palabras sobraban muchas veces.

Me llevan... Me llevan a muchos lugares, a momentos en donde eramos felices... Donde no había... el ruido seco de un vaso reventarse contra la pared me detuvo de golpe. Podía mantener mi cuerpo en este presente mas mis pensamientos se habían desvanecidos al compás de la música viajando entre mis recuerdos, hasta aquel día, hasta el momento preciso en que mi hermano me confeso su mayor secreto; diferentes emociones me habían cubierto ese momento, buenas o malas no importaba, todo comenzó a perder importancia en cuanto la mujer que se supone que debía cuidarte y acompañarte en el camino se había vuelto la enemiga número uno.

Tenía la respiración mas alterada de lo normal, sentía el juego de mi pecho, subia y bajaba como si un maratón hubiese acabado de correr. Enderece mi espalda, inclinando la cabeza hacia atrás, dejando que los segundos pasaran sin intención de moverme, en un principio no entendía mi propio comportamiento hasta que voltee y todo cobro sentido; un balde de agua fría, esa misma sensación me recorrió el cuerpo al ver a la doctora de pie junto al aparato electrónico. No había libertad en este lugar, no podía haberla si todo lo que podías realizar quedaría escrito en papeles o peor aún en su memoria, no podía darme el lujo de que pudiesen cruzar una puerta cerrada bajo siete llaves, donde toda posibilidad de ingresar se quemo junto a los cuerpos de mis padres. Entrecerre los ojos al tratar de observarla bien, resople alborotando nuevamente mi cabello y avance hacia el sofá que sostuvo mi cuerpo largos minutos.

Muerte. Fuego. Ira. Egoísmo. Sencillez. Decepción. A esos momentos me lleva la música. contesté tajante, mordaz y sin escrúpulo alguno, me sentí usada sin entender el por qué, yo misma me había levantado para realizar un baile. ¿Habían sus palabras? No lo tenía claro; o quizás el simple hecho de que era mujer y lo que decía me sonaba a orden y aquello solo me traía a la mente una persona: mi madre. De la cual poco era lo que quería escuchar o recordar. ¿Podía hacer algo al respecto? Aquella respuesta siempre sería la mima; nada. No existía ni la remota idea de que al momento en que mis recuerdos tomaran mas protagonismo que mi propia respiración hubiese marcha atrás.

Tenía varias ideas en la mente, recorriendo su interior como niños ansiosos por la torta de cumpleaños. Muchas se trataban de como joder a la enfermera de la mañana, otras de la alegría que me daba ver a mi madre muerta mientras que aquello me deseaba tenerla a mi lado nuevamente. Escuchar a mi padre de nuevo, ver sus gestos al sentarse en su gran sofá negro preprarando la nueva historia que gozosa escucharía y al final de todo; el odio que no podía reconocer hacia mi propio hermano por quitarme todo, por dejarme a la deriva durante tres años, peleando con el destino, doblegándole la mano para demostrarle que no me quedaría de brazos cruzados ni mucho menos dejaría que la gente tomara desiciones por mi. Había aceptado a los diez años que solo podía confiar en mi misma, que yo sería mi único sustento y que todo aquello se comprobó cuando el egoísmo de Corey lo cego arrebatando mi inocencia, mi alegría y la vida de mis padres.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-29, 2:28 pm

La observé moverse durante un par de minutos más, parecía libre, tranquila. Y sus palabras me lo confirmaban, por lo visto se transportaba a momentos de su vida en los que ella había sido feliz, aun que el dolor de los recuerdos se abrió paso pronto.

Paré la música cuando ella abrió los ojos y me miró. Se sentó frente a mí, contestando contundentemente a la pregunta que le había realizado. Todo era negativo, a penas daba un sentimiento confortante. Pero al menos había logrado que me dijese lo que sentía. Le vanté la vista hasta sus ojos, colocada frente a ella- La música ayuda a que nos expresemos libremente, siempre y cuando seamos capaces de ignorar hasta cierto punto la realidad que nos rodea. Tu has dejado de bailar en el preciso instante que has recordado que o seguía aquí.

Tenía interes en conocer su historia desde su punto de vista. Nada de informes, nada de archivos sobre pacientes, eso ya me lo sabía, quería conocer a la verdadera Raven. A la chica que se escondía tras una máscara de piedra y que no mostraba en absoluto nada que pudiese sentir- ¿Por qué te hace sentir eso la música, Raven? Lo que quiero saber es... ¿por qué te transporta a momentos que te transmiten esos sentimientos?

Me dí cuenta al momento de que tenía que ser más clara. Raven era especialista en evadir preguntas, llevar la información a su terreno y aprovecharla para su provecho. Podía entenderla, cuando algo es tan doloroso que te duele el ama sólo con recordarlo, simplemente quieres esquivarlo. Yo también lo hacía, y lo hago. Pero esa no es manera de enfrentarse a los problemas y Raven necesitaba enfrentarse a su pasado para poder poner fin a su ingreso- Háblame de tu familia, Raven. Quiero que me cuantes tu historia, no quiero guiarme por los archivos ni los informes. Quiero escucharlo de tu voz, ¿cómo llegaste al RX?

Esperaba que se abriese un poco, que mostrase algún tipo de sentimiento al hablar de ella misma, necesitaba conocerla y saber cómo se sentía. La música esperaría para la siguiente sesión. Tenía pensado seguir con la terapia corporal, dejarla ser ella, pero para eso necesitaba conocerla. Y la mejor manera de que se dejase conocer era hablándome de ella misma.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-07-29, 2:52 pm

Puente… Río… Cabaña, cualquier de esos lugares recorrían mi mente ahora cuando la idea de descargar la rabia se apoderaba de la mayor cantidad de recuerdos en estos momentos. El silencio de la habitación fue suficiente para entender que ya todo había acabado de momento; me senté sobre el sofá alzando nuevamente las piernas hasta depositarlas sobre este rodeando con mis brazos las rodillas dejando descansar mi mentón en ellas, mantenía la vista fija en la doctora, en sus movimientos desviando de a ratos hacia la ventana, observando el paisaje neutro que me mostraba aquel exterior. Me preguntaba cuanto rato había pasado, esperaba que los chicos hayan sido avisados de que no podría acompañarlos, no a menos que la terapia terminara, lo cual dudaba mucho.

La música es como el fuego, te atrapa y aunque duela no puedes dejarlo. Algo tan admirable y temeroso a la vez. añadí manteniendo mi vista el cielo de aquella ventana, aún se podían apreciar los colores que este emanaba a medida que pasaba el tiempo, el juego con sus colores, podía imaginar el vaivén de las copas de los árboles al sentir las brisas en si mismas, algo tan mágico que no todos sabían aprovechar. En cosa de segundos mi atención fue captada por la voz de aquella mujer, dirigí mi vista rápido a ella dejándola fija en sus ojos, no omití palabra alguna, la respiración ya estaba acelerada así que no me sorprendió que mi propia piel se erizara.

No tienes nada porque guiarte. espeté bajando una de mis piernas dejando que mi mano descansara en ella formando un puño. No tengo familia y punto.añadí a la defensiva, entrecerrando los ojos, aquello era un tema bloqueado para toda persona; el ambiente se tensó al menos de mi parte, había pisado terreno peligroso y nadie podía entrar ahí a menos que yo lo permitiera y esta no sería la ocasión, eran extraños y seguiría así; solo debían conocer lo básico: Hermano rehabilitado y convertido en uno de los médicos encargados de ver los análisis de cada prueba que le hicieran a los internos. Padres muertos y familiares sin ser vistos desde hace dieciséis años. Que afán tienen ustedes por meterse en cosas que no son de su incumbencia, eso es personal. finalice mirándola desafiante, abriendo lentamente mi mano sobre mi pierna, pasándola con fuerza sobre esta aliviando la tensión que poseía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-07-31, 3:10 pm

Sus palabras me hicieron sonreír ligeramente. Sonaba convencida, como si la música de verdad fuese un fuego que la invadía sin poder evitarlo; y en realidad lo era. Los minutos que Raven había pasado dejándose llevar por los acordes habían sido los únicos en los que se había comportado como ella era. La música tenía ese efecto en todo el mundo: nos transporta y nos transforma en seres que casi no conocemos: en nosotros mismos. Asentí ligeramente mirándola, sin dejar de sonreír- Vaya, Raven, profundas palabras. Y muy ciertas he de decir. Por eso quiero hacer terapia corporal, ese fuego que te invade te hace libre.- Me encogí de hombros, como si lo que3 acabase de dicr no tuviese importancia, aunque en realidad la tenía, y mucha. Quería que se diese cuenta de que había podido ser ella misma, eliminar superficialmente la capa de escarcha que ella misma había recubierto sobre su persona y yo no lo había aprovechado para hacerle daño. Que entendiese que yo no quería hacerla daño.

Se opuso rotundamente a hablar de su familia. Podía entenderlo, había mucha gente en el mundo que se negaba a hablar de su familia, sobre todo si había sido su propia familia la causa de todos sus problemas. No me inmuté cuando me habló en aquél tono, ella tenía razón y si no quería hablar de su familia yo no la obligaría- Muy bien. No pasa nada. Si no quieres hablar de ellos, no lo haremos, lo siento. No voy a obligarte a que lo hagas, simplemente lo hacía para poder conocerte, como bien dices no tengo absolutamente nada en lo que basarme y simpelemnte quería conocer tu versión para no hacerme ideas imprecisas con la poca información que consta en tus informes.- La observé detenidamente, se le notaba tensa, nerviosa. El tema de su familia era bastante delicado para ella y no volvería a tocarlo hasta más adelante.

Miré el reloj, quedaban quince minutos de sesión. En el tiempo que había transcurrido con ella había averiguado varias cosas, pero lo que más importaba era que podría conocerla a través de la música, que su familia era un tema ontratable por el momento y que esa chica necesitaba liberar tensiones, su cuerpo me lo decía, la manera de rodearse las piernas y de frotar su mano contra la rodilla. La miré y sonreí levemente, queriendo apaciguar el ambiente. -Bueno, quedan quince minutos, Raven. Quiero proponerte algo. Si decides volver a una sesión más conmigo, me gustaría hacerlo en el gimnasio. Ya te he hablado de la música y tu misma me has dicho sus efectos, pero quiero que te relajes, que liberes tensiones. Podríamos probar a seguir esto a través del deporte y la música, si te gusta la idea. pero claro, antes debo saber si querrías seguir conmigo en el camino o si decides cambiar de doctor- Me encogí de hombros nuevamente, corroborando con mi cuerpo que si no quería volver, no tenía porqué hacerlo- ¿Volverás la próxima semana, Raven?

Este punto, por el que pasaba en todas mis sesiones con todos los pacientes, era definitivamente importante. Ssi ella decidía volver era porque se había encontrado, al menos, no incómoda o agobiada y que quería seguir adelante en el camino hacia su salida del RX. El camino a recuperar su vida o empezar una nueva.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-08-01, 1:07 pm

Resople divertida ante sus palabras. ¿Libre? Me hablaba de libertad cuando este centro era el mismo encargado de arrebatar toda posibilidad de poder hacer algo sin presión alguna. Libres… que ironía usar esa palabra en este lugar ¿No crees? no espere respuesta alguna sobre eso, ya sabia la respuesta acertada y nadie podía negarlo. En este lugar si no luchabas tu voluntad te era arrebatada y con ello toda esperanza de poder ser tu mismo. Cada médico tenía su forma de llegar a quienes trataban de pacientes, pero aquello era más que el título, hasta ahora ninguno realmente había realizado algo decente, podía descartar a Marco ya que esa vez me encontraba bajo los efectos de aquella flor y todo lo que supo fue gracias a que la maldita sustancia te hacía hablar cosas que podían estar escondidas perfectamente en tus recuerdos.

Sus siguientes palabras me sacaron de contexto, realmente no le importaba que no hablara de familia, aquello llamó mi atención, era la segunda persona, el segundo profesional que accedía a omitir todo comentario, a indagar más allá de una simple respuesta de mi parte, buena jugada, debía admitirlo, ahora debía asegurarme que así quedara por el resto de mi estadía en este lugar, aquello era un tema que no hablaba con nadie, algo que prefería guardar para mí. En los informes debe salir todo lo que necesitas saber. Hermano rehabilitado, padres muertos y ninguna visita de familiar desde que tengo dos años añadí relajando mi mano antes de acomodar mi espalda en el respaldo. Mi vista volvió al paisaje exterior, ese anhelo por estar haciendo algo realmente divertido y que siempre terminaba por ser un acto que rompiera alguna regla de este lugar, poco más y nos prohibían hasta respirar.

Una sonrisa apareció en mi rostro en cuanto dijo que quedaban solo quince minutos, eso era fantástico de todas maneas alcanzaría a juntarme con los chicos e ir al río. Preste atención a sus palabras y un silencio se apodero del ambiente; bien podía irme y dejar la sesión ahí, cambiar de doctor y empezar nuevamente con lo mismo, escuchar las mismas cosas una y otra vez hasta escaparme de una vez por todas de este lugar y para siempre; o bien seguir con ella, su idea de la música me había gustado y los deportes eran algo que simplemente me gustaba. Tengo una mejor idea, más que gimnasio la siguiente sesión que sea en el exterior añadí fijando mi vista en la doctora, si esas palabras eran una clara respuesta de que seguiría con ella. Y ya que hablas de deporte, hablare con mi hermano para que traiga mi patineta. Hablas de libertad, pues te mostraré que significa aquella palabra para mí, Eva. agregué manteniendo fija mi vista en ella. Así que mi respuesta es afirmativa, si pienso volver la siguiente semana.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Eva Sturmherz el 2012-08-05, 5:03 pm

Suspiré imperceptiblemente al escuchar sus palabras. Sí, en los informes ponía lo que ella decía, acompañado de decenas de notas de diferentes doctores, cada uno con una visión de los hechos y una opinión diferente sobre la negación de Raven a no querer hablar sobre ello. Un lío impresionante de papeles y absurdas anotaciones que olvidaban lo más importante: Raven. Ninguna de ellas parecía reflejar lo más mínimo sobre sus pensamientos o sentimientos, simplemente la opinión de otros doctores. Asentí con la cabeza, dándole la razón a la chica, parecía que conocía bien todo aquello- Sí, Raven, eso pone. Pero no pone nada que pueda ayudarme a conocerte de verdad, simplemente pone lo que otros piensan de tí. Y yo no quiero hacerme una idea equivocada de ti, sólo quiero saber quién eres en realidad-. Sonreí a medias, no quería que pensara que quería invadirla, ni mucho menos. Sólo quería que fuese ella misma de una vez por todas.

Su respuesta me hizo sonreír, estaba dispuesta a volver. Eso ya era un avance y me aseguraba que, al menos, había llamado su atención y no vemdría obligada más veces. Sopesé su propuesta. Salir del centro con los pacientes siempre era arriesgado, pero para mí todos eran dignos de un voto de confianza. Llevaba 9 años en el RX y tan sólo un paciente me había dado problemas, había salido con varios al exerior y nunca había pasado nada. Ahora bien, estaba dispuesta a ir donde Raven quisiera siempre y cuendo ella aceptase la maldita pulsera GPS. No estaba segura de cómo se lo tomaría. La pulsera era una norma para los pacientes que salíana compañados por sus doctores, una tira negra de metal que se cerraba y se abría con una llave plana especial y que portaba un localizador GPS que mostraba en todo momento dónde se encotraba esa persona; nunca había sido partidaria de ella, pero eran las normas y antes de salir con el paciente el guardia se aseguraba de que la llevase puesta, así que no había modo de librarse del chisme.

Me levanté del asiento y cogí una pulsera del armario cercano a mi escritorio, llevándosela a ella de nuevo- No sé si alguna vez has salido fuera con un doctor, pero si vamos a ese lugar que tu quieres deberás llevarla. Son las normas y si no es así, no nos dejarán salir-. Me encogí de hombros de nuevo, poniendo mala cara mientras miraba la tira negra metálica la cual aborrecía y me parecía un sistema invasivo y completamente fuera de lugar- Si fuese por mí no la llevarías, pero me encantaría verte patinar y llevando ese chisme será la única manera.

Me coloqué el pelo y sonreí mirándola. Me había alegrado de sobremanera que hubiese accedido a una nueva sesión, aunque fuses fuera del centro y con un monopatín de por medio- Por cierto, Raven. Me alegra mucho que quieras volver, de ti depende el lugar-. Miré el reloj. Tenía cinco minutos para decidir si querría venir con la pulsera o hacerlo dentro del centro. Por lo visto (y contando las miradas que había echado a la ventana) la chica tenía algo de prisa y no sería yo quien la retuviese allí más tiempo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Raven M. Rothstein el 2012-08-06, 1:33 pm

Sonreí de lado. Sus palabras no confirmaron más que mi teoría sobre los médicos de este lugar; simples notas según su propia percepción de como eras. S no hablabas eres autista, si hablabas te gustaba ser el centro de atención. Ilusos, idiotas y gente sin cerebro así de imple era mi opinión de los médicos. Si juzgan te juzgo, ojo por ojo tal vez, pero ya no importaba. Solo una meta tenía en este lugar, la cual compartía con varios de los chicos.

Y cuando creí que todo podía marchar bien, menciona un aparato parecido a un gps. Una mueca de desagrado se formo en mi rostro de inmediato. ¿Desde cuando ahora te pedían usar esas cosas? Ni que fuéramos asesinos en serie, vale había matado a un par de personas pero tener que usar una tirita para saber mi ubicación, que no les bastaba simplemente con tener a medio centro dopado para hacer con ellos lo que quisieran que además debían saber nuestra ubicación en todo momento. Mierda, con razón odiaba este lugar más que mis propios recuerdos o al menos eso me quería creer para dejar de liar con mis padres. Alce la vista depositando toda mia tención en la doctora, si tenía el semblante serio, pero no por ella, sino más bien a su actitud de querer cumplir al pie de la letra todo lo que le pedían. Acaso tienen miedo de que uno escape y denuncie las cosas de este lugar espeté tomando la banda metálica que tenía en sus manos. De hecho si he salido con otro doctor, la pareja de mi hermano, a su casa y no tuve necesidad de esto añadí alzando el aparato haciéndolo girar en el aire sin quitarle mi vista.

Deje que los segundos pasaran, si bien la idea de ir a patinar me había encantado, aquí no se podía mucho ya que no estaban los implementos necesarios como una rampa y aquello era fundamental, la gracia del skate era poder crear y reinventar nuevos trucos, dejar que el aire juegue con tu cabello mientras el frío se colaba por las ropas y te hacía temblar. Resople pesadamente y levantándome de mi asiento guarde el portador en el bolsillo de mi pantalón. Por mí ya hubiese lanzado este aparatito contra la pared mencione llevando mi mano sobre el bolsillo dándole leves golpes. Pero la idea de poder ir a patinar a un verdadero escenario es mucho mas atrayente. La usare, pero solo ese tiempo, luego podemos quemarla o lo que quieras añadí riendo por lo bajo. Este lugar… solo es un paso, los encargados serán los que desearan no haberme visto nunca. agregue cortante, ya había logrado muchas cosas y sabía que mi nombre era parte fundamental de la lista que poseían cada vez que algo malo ocurría en el lugar, pero a diferencia de otros la inteligencia que poseía me servía para quedar impune a todo. Nos veremos la siguiente reunión Doctora Eva, donde la libertad se refleje a cada segundo. sonreí de lado y sin decir otra palabra gire sobre mis talones para caminar hacia la puerta de la habitación.

Volver arriba Ir abajo

Re: Raven Mischa Rothstein- Terapia 1

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.