Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Everything you love, will burn up in the light # {Sidney Liverville}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Everything you love, will burn up in the light # {Sidney Liverville}

Mensaje por Sidney T. Liverville el 2012-07-17, 12:24 am

» sidney liverville «



NOMBRE COMPLETO:

Sidney Tiara Liverville Hemming.

FECHA DE NACIMIENTO:

16 de Marzo de 1995.

APODOS:

Sid. No le gustan mucho los apodos.

EDAD:

Diecisiete.

ESTATUS ECONÓMICO:

Bajo.

ORIENTACION SEXUAL:

Heterosexual.

GRUPO:

Trastornos de ansiedad.

OCUPACIÓN:

-

ENFERMEDAD:

Piromanía.


FÍSICA:
Sidney tiene una belleza singular, por el simple hecho de que todo en ella es tonos vibrantes, llamativos, y sumamente fuertes. Su piel es muy blanca, tan blanca que a veces la gente llega a preguntarle si está enferma, a pesar de que tiene un aspecto bastante saludable. Su cabello es castaño oscuro, en forma de rizos que le llegan un poco por debajo de la mitad de la espalda, y se acomodan por si solos la gran mayoría del tiempo, por lo que casi no requieren trabajo o peinado. Su altura es promedio: no es ni muy alta, ni muy baja: es normal; y su complexión es igualmente normal. Tiene gran resistencia física y rara vez pierde el aliento, pues es bastante atlética. Sus ojos son color hazel, verdes con un poco de café al rededor, y sus pestañas son tan lárgas y de un tono rojo oscuro que hacen que el verde resalte mucho más de lo que usualmente lo haría. De facciones finas, nariz ligeramente respingada y pómulos alzados.

Sidney tiene razgos afilados, finos, sin llegar a ser demaciado extravagantes o fuertes. Sus facciones son suaves: pómulos marcados, nariz respingada, labios delgados. Su color de piel es pálido, muy blanco, aunque en las mejillas tienen un ligero tono rosado o melocotón que la hacen lucir adorable. De hecho, si vez a Sidney desde la distancia, ella parece adorable. Su cabello es, lo que en inglés llamarían "strawberry blonde" aunque muchas veces puede parecer rojizo, en distintos tonos que se reflejan y se ven incluso dorados con el sol, y con la luna pueden parecerte casi plateados. El color contrastante de su piel y su cabello también sirve para resaltar sus ya de por sí llamativos ojos. Éstos son hazel, es decir que en el centro son cafés y por el rededor son verdes, con formas dibujadas al rededor de la pupila, como una flor que se abre. Su piel es tersa, suave y casi sin imperfecciones. Y digo casi porque, claro, es una adolescente. Su adicción a la comida sana y al ejercicio le han traído buenos beneficios: un cuerpo esbélto y de aspecto atlético. Claro, su complexión es delagada por herencia así que no tuvo que esforzarse mucho.

PERSONALIDAD:
Sidney tiene un carácter fuerte, principalmente porque es muy sensible y las cosas que le dicen pueden llegar a afectarla de sobremanera, pero en sí la mayoría del tiempo es bastante cariñosa. Una persona que nunca dice mentiras porque considera que la verdad, por más dolorosa que pueda llegar a ser, siempre debe ser dicha y que la honestidad es una cualidad que sólo unos pocos poseen, y es una de las mejores que existen. Directa y sencilla, dice las cosas como son y no se anda con rodeos porque simplemente no es lo suyo. No se mete en cosas que no le incumben, prefiere alejarse lo más posible de los demás y sus problemas porque eso es lo que le gusta que hagan con ella: que se mantengan fuera de su vida.

Siempre trata de ayudar a los demás en todo lo que le sea posible. Es bastante sociable y procura ser cortés con la gente que se lo merece: si tú eres amable con ella, ella también lo será contigo. No va a tratar bien a alguien que la trata mal ni viceversa, a cada quien lo que se merece, ¿no? Sidney está sonriendo la mayoría del tiempo. Hay pocas cosas que puedan deprimirla o hacer que su ánimo decaiga, aunque no es en absoluto positiva (más bien es demasiado realista, lo que a veces se puede confundir con pesimismo, pero dada su naturaleza el pesimismo no es algo que pueda permitirse). Su mayor defecto es, probablemente, esperar mucho de las personas que nunca le han demostrado nada.

Le cuesta trabajo confiar en las personas, aunque siempre se muestra tal cual es y no da falsas impresiones. Simplemente le gusta ser auténtica. No le importan las opiniones de los demás, pero suele ser bastante rencorosa, egoísta y egocéntrica (es algo que no puede evitar, por más que sepa que está mal y que intente no serlo). Sonriente y alegre, capaz de levantarle el ánimo a cualquiera que este decaído, si el sujeto en cuestión es de su agrado.

Suele ser bastante sarcástica, aunque lo hace más por costumbre que por molestar, la gente se lo toma bastante a pecho y gracias a eso se ha ganado a varios enemigos. Sidney es una chica que siempre se mantiene al margen antes de hacer nada, le gusta observar antes de actuar y es extremadamente precavida, ganarse su confianza no es lo más fácil de mundo, pero una vez que lo logras ten por seguro que tendrás una amiga que daría todo por ti. Su carácter es un poco cambiante, a pesar de ser fría y distante con todos, algo que choca bastante ya que aunque en su mente no quiere expresar nada –oralmente hablando- todo su cuerpo y rostro expresa casi a la perfección lo que siente sin que pueda evitarl , tiene su lado dulce y que se preocupa por los demás aunque no puede decirlo abiertamente puesto que se sentiría un tanto incómoda al hacerlo.

En ocasiones puede llegar a parecer bastante inestable, puesto que puede estar feliz un rato y al poco tiempo soltarse en lagrimas, sus sentimientos son muy intensos y tarda un poco en calmarse, tiene un lado agresivo aunque siempre recurre al ataque verbal –sarcasmo e ironía-, jamás llegaría a los golpes más que nada porque eso la lleva a sacar un encendedor, ya que en ciertas ocasiones le daría una buena bofetada a más de uno. Ella es inteligente, perspicaz, responsable y disciplinada, con grandes dotes de liderazgo, suele ser un tanto mandona en ocasiones. Siempre hace lo que se propone, es muy persistente y lucha por lo que quiere, está acostumbrada a obtener lo que aspira con base en sus propios méritos o eso piensa ella pues en ocasiones ha sido por consentimiento de otras personas. A pesar de su carácter frío y, en ocasiones, incluso antipático, es bastante enérgica al hacer las cosas.

Hacerla enojar es sumamente fácil, basta con llevarle la contraria o ignorarle un poco para que empiece a rabiar, se le nota fácilmente cuando se encuentra molesta pues da demasiados signos de ello, suele ignorar la mitad de las palabras que el contrario dice y arrugar ligeramente la nariz cuando quiere recriminar algo o echar algo en cara. También suele ser rebelde cuando algo no le agrada, bastante cabezota y aunque no le gusta reconocer sus errores lo hace, pero siempre atribuyéndose algún tipo de mérito. Y siempre que quieras algo de ella le tendrás que dar otra cosa a cambio, sus tratos son así y si no se cumplen las condiciones que ella marca será difícil cerrar el pacto.

Como toda chica es un poco enamoradiza, aunque no lo demuestra conscientemente y en vez de eso trata de ser fría, inconscientemente hace todo lo posible para llamar la atención de esa persona –y hará todo lo posible para ‘derrotar a sus rivales’-, aunque suele ser un poco cruel con el chico del cual se enamora y es un tanto tímida para expresar sus sentimientos. Es muy celosa para con todos sus seres queridos, dígase familia, amigos, pareja, etc., se molesta si no le ponen atención ó si llega a sentir que ha sido ''cambiada', o echada a un lado, le gusta que la consientan y la mimen pues extraña ese tipo de afecto, aunque debo puntualizar nuevamente que siendo tan orgullosa como lo es, jamás lo aceptará, pero se le nota demasiado cuando se encuentra a gusto. Aunque por supuesto hará cualquier cosa por ellos y nunca dejará que les pase nada ya que dentro de esa ‘cáscara’ hay una Sidney bastante sentimental y débil que ha ido fortaleciendo, se sentirá aludida por cualquier insulto por muy tonto que sea aunque por fuera parezca que no le ha afectado en absoluto.Pocas veces se le ha visto llorar, más que nada por que odia hacerlo pero hay momentos en los que esa Sidney fuerte se derrumbará y tendrá que soltar todo aquello acumulado para poder seguir adelante.

» GUSTOS «
Obviamente el fuego. Todo lo referente a lo artístico es de su agrado. Desde el dibujo y la pintura, hasta el canto y la actuación, y todo lo relacionado con los escenarios naturales tales como bosques, lagos, etc. También tiene un ligero y raro fanatismo por los cementerios.
» DISGUSTOS «
Odia a las personas que se sienten, en sus propias palabras "paridas por Zeus". Los sabelotodo, y los presumidos. Son tres tipos de personas que no soporta.
» FOBIAS «
Que la decepcionen, o le rompan el corazón.
» MANIAS «
Solía jugar con un encendedor todo el tiempo, pero ahora que no puede tener ninguna clase de objetos como ese, se pasa la mano por el cabello con bastante frecuencia. También muerde las mangas de los suéteres o blusas largas y de vez en cuando, cuando se enfada, da pequeños golpesitos con el pie en el suelo.
» DEBILIDADES «
Siempre que ve algo flamable, busca cualquier cosa para prenderle fuego.
FAMILIARES:
Brandon Liverville, hermano - 21, estudios de administración de empresas. Corbin Liverville, hermano - Murió a los 19. Scott Liverville, 18 - Aplicando para la universidad de Colorado. John Liverville, padre - 52, trabaja en una tienda de antigüedades. Meredith Hemming, madre - falleció a la edad de 32.

HISTORIA:
Ni siquiera sabe cuándo, cómo, o por qué sucedió. No sabe que fue lo que la incitó a hacerlo, y mucho menos sabe cómo inició. No tiene idea de por qué lo hizo y, lo más importante, no sabe cómo es que no se siente ella misma cada que ve una flama. Azul, rojo, amarillo y naranja. ¿Por qué esos colores provocan tantas cosas en ella?

Sidney Liverville nació en el cuerpo de una bebé que resultó ser la más pequeña de una familia de cuatro hijos, todos hombres a excepción de ella. Su madre, Meredith Hemming, murió al dar luz y su padre se tuvo que hacer cargo de los cuatro sin ningún tipo de ayuda y lograr sacarlos adelante a como diera lugar. Y, aunque John Liverville nunca culpó a su hija de la muerte de su esposa, Sidney ha tenido que cargar con el odio de sus tres hermanos y aquél remordimiento de conciencia durante toda su vida. Fue criada en Seaford, Delaware, pero enviada a un internado para señoritas en Dalton, Georgia más tarde. Todos sus hermanos fueron enviados a un internado también, sólo que a ellos los enviaron juntos a uno de hombres, y a Sidney, siendo la única mujer, la enviaron sola.

Dado que Sidney ingresó a este internado a la edad de seis años, no hay muchas cosas que pueda decir sobre su vida familiar. Salvo en las vacaciones, ella nunca pasaba tiempo con su familia. La verdad es que prefería no hacerlo. Brandon, el mayor, la llamaba "asesina". Corbin, el de en medio, se limitaba a ignorarla lo más que fuera posible y el pequeño, Scott, no soportaba verla sin ponerse a llorar. Su padre perdía los estribos de vez en cuando y las reuniones familiares terminaban con todos dando un fuerte portazo. Sidney no podía soportar que su propia sangre la odiara con tal fuerza por algo que ni siquiera había sido su culpa. Por lo menos estaba su padre, que cada que Sidney iba de visita, se quedaba despierto contándole una historia hasta que ella se dormía.

No fue si no hasta los dieciseís años que por primera vez vió a un encendedor como algo mas que sólo eso, y fue hasta los diecisiete que pasó aquél... incidente. Durante el año en que su adicción por el fuego empezó, Sidney lo ocultó todo lo que le era posible... pero aquello era adictivo, y no podía controlarlo con tanta facilidad como le habría gustado. El día que el incidente sucedió, por supuesto, lo cambió todo.

Aquél día no era diferente de todos los otros días que había vivido de fin de cursos. Pero se sentía especialmente vacío y un frío prominente le recorría el cuerpo, provocándole escalofríos que la dejaron inmóvil todo el trayecto hasta Seaford, pensando que se trataba de nauseas, nervios, o algo parecido. Sin embargo, cuando llegó a casa el frío era casi palpable, y ahora no sólo provenía de sí misma, si no que se expandía y llenaba toda la casa, siendo que era un día particularmente cálido y soleado y normalmente la casa irradiaba calor por sí sola.

Por otra parte, la casa se escuchaba especialmente silenciosa para ser un lugar en el que habitaban cinco personas. Una extraña fuerza que no había tenido nunca antes la impulsó a caminar directamente hacia la sala. Ahí, dormidos en los sofás (cosa que sólo sucedía en navidad) se encontraban sus tres hermanos y su padre, con la expresión más calmada que Sidney les había visto nunca. Pensó que todo había sido idea suya, que no había nadie más y sólo habían pasado algún tiempo juntos en lo que Sidney llegaba (seguramente porque pensaban que ella lo arruinaba todo). Poco después descubriría que no era así.

Sidney esbozó una media sonrisa y se giró para subir a su habitación... hasta que, por el rabillo del ojo, vio una caja de cerillos descanzando en el suelo. Fue hacia ella poseida por un deseo incontrolable de ver algo arder, encendió uno, y lo arrojó a la chimenea. La chimenea escupió una nube de humo y el fuego se inició. Sidney hecho toda la caja de cerillos y, de un momento a otro, la llama creció desmesuradamente. La sonrisa que se formó en el rostro de Sidney fue cínica.

Sus hermanos y su padre se despertaron por el humo que se produjo a causa del fuego, que ya había alcanzado el borde de una cortina. Todos trataron de sacar a Sidney en cuanto la cortina, y luego el resto de la sala, prendió fuego. Pero Sidney estaba muy ocupada riendo como para prestarles atención. Scott, el más pequeño de sus hermanos, no salió junto con los demás y trató de sacar a Sidney de ahí... y Sidney quería verlo arder. Quería verlo gritar mientras era consumido por las flamas. Quería ver el fuego en acción. Quería sentirlo.

Trató de lanzar a Scott al fuego que ya rodeaba la sala, y este focejeó. Estuvieron así un par de minutos, tosiendo a causa del humo, mientras sus otros familiares llamaban a los bomberos. Scott empujó a Sidney lo suficiente como para que se golpeara con la pared con una fuerza que la dejara inconciente, pero ese impulto también lo llevó a tambalearse y caer directo en las llamas.

Los bomberos llegaron ocho minutos y siete segundos tarde para salvar a Scott, pero con bastante tiempo de sobra para salvar a Sidney, que en cuanto despertó (conciente, alerta, sabiendo lo que había hecho, y sin arrepentirse en absoluto) fue trasladada de inmediato aquí.

Al menos no había decepcionado a sus hermanos, ¿verdad? Ella era todo lo que ellos le habían dicho durante toda su vida: una asesina, una insensible, una cínica, una loca... sí, Sidney era todo eso y mucho, mucho más.

BY NikkiBomb FOR SC, don't remove the credit, please

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.