Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-27, 9:13 am

“Another day, another penny” Suelen decir. Lo cierto es que no tenía ni las más mínimas ganas de ir a ese centro lleno de locos a trabajar. Pero bueno, al fin y al cabo había conseguido ese trabajo gracias a Marcos y por lo que podía ver el marica tenía muy buena reputación en el lugar… así que mínimamente debería agradecérselo haciendo acto de presencia, aunque más que trabajar me la pasara tomando café y fumando.

Esa tarde estaba fumando, tirado en el diván de mi despacho, con una gran taza de café, pensando en… bueno, en qué haría esa noche. Hacía tiempo que no salía a tomar algo y tenía ganas de hacerlo, quizás ligar con alguien, por qué no. Sí, era un buen plan. En ese momento golpearon la puerta de mi despacho. Dejé la taza y apagué el cigarrillo con rapidez, dejando el cenicero fuera de la vista de cualquiera… a ver si todavía al dichoso director se le ocurría darse una vuelta por mi consultorio. Pero no, era el enfermerito idiota y bueno para nada, que venía a entregarme unos legajos. Lo odié. Lo atendí con ironía y lo despaché rápido para poder seguir con lo mío.

Pero parecería que no podría hacerlo por mucho tiempo más ya que al ver el horario adjunto a los legajos, se me había adjudicado una sesión a los cuarenta minutos siguientes con un tal… Douglas Hyde. Ah... otro loco más con el que lidiar. Suspiré, y como no tenía cosa mejor que hacer me puse a hojear el legajo mientras prendía otro cigarrillo y lo fumaba junto a la ventana. Trastorno disociativo – Doble personalidad, humor sádico, que estuvo aquí, que estuvo allá, oh… ¿Casi mata a la hermanita? Eso era bien interesante… Aunque, intentos de asesinato no era algo que no haya visto antes. No, nada nuevo según lo que podía leer. Por supuesto ver a la persona era algo distinto. Cuando miré la foto de su expediente levanté una ceja. Bastante guapetón era el muchacho… quizás al menos podría recrear la vista mientras me contaba cómo fue que quiso matar a la hermana, o qué cosas le gusta hacer cuando se pone en sádico… no tenía expectativas de que me sorprendiera, pero podría pasar. La verdad es que uno nunca sabe…

Por lo cual me quedé en mi despacho pensando un poco en cómo empezar la sesión, y terminando mi taza de café, esperando que llegue el famoso Señor Hyde…


Última edición por Stefan Ross el 2012-06-29, 6:35 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-27, 9:57 am

No quería hacer aquello. De verdad que no.
Si había algo que odiaba con todas mis fuerzas de estar en un psiquiátrico eran las sesiones con los psicólogos. Porque eso implicaba hablar de lo que me pasaba, de las cosas que 'a mi otro yo' le gustaba hacer o había hecho. Y odiaba hacerlo. Porque me recordaba que una parte de mí era un monstruo. Y que no lo podía evitar.
Así que recorro el pasillo mordiéndome los labios, hasta que el enfermero que me había ido a buscar me indica la puerta a la que tengo que llamar.
Antes de reunir el valor para golpear mis nudillos contra la plancha de madera recapacito sobre todo esto. No creo que sirva de nada hablar sobre lo que me pasa. Quiero decir, ¿en que va a ayudar? No por gritarlo a los cuatro vientos voy a dejar de ser lo que soy, ni va a cambiar nada. Lo único que se consigue es que los demás te miren raro.
En fin, no vale de nada prolongar la espera. Cuanto antes acabe, antes podré volver a la soledad de mi habitación, donde no puedo hacer daño a nadie más que excepto a mí mismo.
-Eh... Uh... ¿Se puede?-tartamudeo tras golpear ligeramente la puerta, abriéndola después y asomando la cabeza tímidamente. Joder, ni que fuese a entrar en el corredor de la muerte. A ver, que tampoco es para tanto. Solo es alguien con un título que me va a decir que estoy mal de la azotea. Nada más. Nada que no sepa ya, tsé.
Pensando en esto, me obligo a relajarme mientras entro en la consulta, dispuesto a colaborar en todo lo posible, siempre y cuando que no me incomode responder. O seáse, que lo más seguro es que termine respondiendo con monosílabos a unas pocas preguntas. Ey, así soy yo...
Toda la confianza que me había obligado a mí mismo a adoptar se esfuma en cuanto veo al hombre de la consulta y me fijo en las carpetillas que sujeta en la mano. Genial, Dougie, empezamos bien... ¡Si hasta me tiemblan las piernas!

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-27, 10:12 am

La espera se me había hecho algo larga. Sí, soy impaciente y lo admito. Al final ya me encontraba jugando con una pelotita de goma, haciéndola rebotar contra una pared una y otra vez. Hasta que llaman a la puerta. “Por fin…” Pienso, aunque la verdad era que la consulta recién iba a comenzar. Un muchacho de cabellos castaño claros se asoma por la puerta con un hablar titubeante y una expresión de… ¿miedo?. O vamos, ¿Cuán tímido podría ser un cuasi-asesino? Bueno, no había leído con detenimiento su legajo pero si decía que tenía doble personalidad ésta podría ser una de ellas. Qué irónico que se muestre tan apacible y miedoso en esa faceta. Por otro lado, como bien lo había supuesto, el muchacho era de lo más apuesto. Su tembloroso semblante no era algo que precisamente ayudara aunque sí me causaba cierta… ¿ternura? No… yo no soy de sentir ternura. Algo me causaba, pero no sabía qué.

Lo miré de arriba abajo aún sentado –tirado- en la silla de mi escritorio, y me puse de pie por puro formalismo. –Adelante, Douglas ¿Verdad?- le respondí con un aire sereno pero medio cansado a la vez. Odiaba los formalismos. Observé que sus piernas temblaban y sonreí con ironía. -¿Acaso me tienes miedo? Vamos, no te haré daño. Prometo que no muerdo- bufé. Señalé la sección de terapia con un gesto de mi mano como dándole poca importancia –Sillón, diván, blah blah blah. Me imagino que ya sabes cómo es esto. O si quieres te puedes sentar en mi escritorio, o en el suelo, sinceramente no me importa- dije sacudiendo la cabeza y guardando el legajo del muchacho.

Saqué el bolígrafo y mi cuaderno y una vez que el muchacho se hubo ubicado me puse a hacer garabatos. Bostecé. –Ah… disculpa, ando con sueño- me reí –Bien, Doug… ¿Te puedo llamar Doug? Soy Stefan, tu doctor- le sonreí sin dejar de lado de la ironía. Aunque creí propicio hacerlo ya, a ver si el chico se terminaba asustando más. –No empezaré con la típica pregunta que hacen todos del “¿Cómo te sientes?” o “¿Cómo has estado?”- dije bufando el estúpido tono de serenidad con el que la mayoría de los psicólogos abren sus sesiones. Yo no era así. –Al fin y al cabo se supone que esto es que tú mejores así que si quieres hablar, de lo que sea, es tu momento, y si quieres ver cómo dibujo y tomo café, es tu elección- le dije claramente y me acomodé en el sillón, dirigiendo mi mirada al muchacho para esperar su respuesta. Lo miré a los ojos: su color era de un azul oscuro intenso, su brillo estaba casi ausente. Podía notar que Doug tenía mucho que decir si es que se decidía a hablar.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-27, 10:37 am

Lo cierto es que choca un poco entrar en la consulta de un psicólogo y ver que susodicho individuo está espatarrado en la silla tras el escritorio. Y no me estoy quejando, solo digo que choca.
Asiento cuando supone quién soy y no puedo evitar sonrojarme cuando percibe que me he convertido casi en una gelatina gigante de puro terror. Aunque como bien ha dicho él, no debería tener miedo...
Abro los ojos como platos cuando me dice que no le importa donde me siente. Esperaba encontrarme con el típico doctor recto y fan aférrimo de los formalismos y las reglas. Pero me gusta. Quiero decir, no sé, me infunde más confianza. Más cercanía. No puedo evitar soltar una pequeña risa, de todas formas, ante su ofrecimiento. A pesar de todo, decido que estaré más cómodo en el sillón en lugar de en el suelo.
-Claro.-digo, con voz baja, cuando me pregunta si puede acortarme el nombre. Y la verdad es que lo prefiero, porque Douglas me suena demasiado... formal.
Decido que aquel particular doctor, Stefan, me cae bien, cuando vuelve a hablar y me cuenta que no va a seguir el típico protocolo de preguntas estúpidas que no llevan a ninguna parte.
Me mira fijamente a los ojos, después de soltar que es mi elección en qué quiero invertir los cuarenta minutos de sesión. Me sonrojo un poco.
-¿Estaría muy mal si decido mirarte?-me doy cuenta de que mis palabras han quedado raras, así que me apresuro a aclarar, balbuceando, lo que quería decir.-Me refiero... esto...uh... es que... yo... no se me da... uh, muy bien hablar... -estoy a punto de añadir un 'como claramente puedes observar, que no soy capaz de hacer una frase seguida sin parecer idiota perdido'. ¿Hola? Que tengo veinticuatro años, no cinco.-Uh... no sé...-¿qué se supone que tengo que decir? 'Hola, me llamo Dougie y tengo doble personalidad. Hace cuatro años casi me cargo a mi hermana. ¿Apetece una pizza?'. No, suena muy estúpido. Y no quiero quedar como un estúpido (aunque es muy probable que ya lo haya hecho...). Me quedo mirando a Stefan, con una mueca a medio camino entre la disculpa y la vergüenza.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-27, 10:54 am

Se sonroja, ríe por lo bajo, es tímido… ah… me hace acordar a algún que otro paciente de cuando trabajaba en mi consultorio privado. Si lo habré pasado bien con ellos, haciéndoles hablar de a poco y… bueno, hay historias que mejor quedárselas para uno mismo. Sobre todo porque éstos solían ser adolescentes y algunas cosas que hemos hecho mejor no declararlas público o podría terminar tras las rejas. Aunque por cómo se lo han pasado… dudo mucho que quieran ese destino para mí…

De todos modos éste no era ningún adolescente, sino un chico de veinticuatro años con alguna que otra dificultad para emitir una frase entera y coherente. Ladeo la cabeza con su respuesta, y sonrío de lado. No me da tiempo a hacer ningún comentario que ya se está corrigiendo porque lo que había dicho claramente podía ser interpretado de muchas maneras. No, definitivamente no podía poner más de tres o cuatro palabras juntas. Me daba gracia, pero no en un sentido burlón. Bueno, quizás un poco, pero había tenido pacientes así anteriormente, por lo cual estaba relativamente acostumbrado a su manera de expresarse.

Me reí, no pude evitar hacerlo, pero no quise que lo malinterpretara. –Hay Doug, eres un pícaro. Por supuesto que puedes mirarme, no es que no esté acostumbrado a que lo hagan. Al fin y al cabo sé que soy atractivo- le guiñé un ojo, y sacudí levemente la cabeza. –Como tú quieras. Pero tendremos que encontrar una manera de pasar el rato porque de seguro me aburriré de hacer garabatos luego de cinco minutos…- agregué sin dejar de mirarlo a los ojos. Lo miré de nuevo de arriba a abajo. Lindo cuerpo tenía. Podríamos mirarnos mutuamente e incluso así sería… interesante. Lástima que yo no me conformo sólo con mirar…

Despierta Stefan… que se supone que eres una persona seria… aunque a mí mismo me cueste creérmelo. Luego de un rato, como efectivamente lo había previsto, me aburrí de andar dibujando incoherencias y tiré el cuaderno junto con el bolígrafo a una mesilla cercana, para reclinarme en el sillón. Me estiré un poco y volví a mirarlo, con una sonrisa. –Bueno, ya me he aburrido- Dije posando mis manos sobre mi pecho –Vamos, que debe haber algo que te guste hacer. ¿Haces deportes? Pareces tener un buen cuerpo- le adulé, sin esconder para nada que le había estado observando –Cuéntame, Doug, ¿Qué te gusta hacer para pasar el rato? Quizás tenemos suerte y encontramos algo que nos guste a ambos…- Me acomodé apoyando mi cabeza sobre mi mano y le miré nuevamente a los ojos. Esperaba no intimidarlo, aunque si lo hacía moría por ver su reacción.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-27, 11:39 am

Creo que si en ese momento me hubieran puesto un huevo en la cara, lo habría frito. Porque la temperatura que había adoptado mi cara no era, desde luego, normal. Aunque sí que era alta, uh, muy alta. Me notaba las orejas calientes, al igual que las mejillas.
Despego los ojos del suelo unos segundos para fijarlos en Stefan. Lo cierto es que no me extraña que esté acostumbrado a que le miren... Uh, quiero decir... como el mismo ha dicho, no es que sea feo... ¡No lo he dicho yo, ¿vale?! Lo ha dicho él. Solo que comparto la opinión.
Asiento con la cabeza cuando dice que no tardará mucho en aburrirse de hacer garabatos, aunque tampoco es que haga amago de empezar a hablar. Sé que me está mirando fijamente, y no solo a los ojos, pero decido fingir que no me doy cuenta. No es que me incomode, pero... uh... se me ha ido lo que estaba pensando.
De repente, Stefan deja la libreta sobre la mesa, confirmando así el hecho de que se iba a aburrir de garabatear en las hojas.
Cuando me pregunta si me gusta hacer deporte, no puedo evitar soltar una pequeña carcajada (aunque me vuelvo a poner cual tomate cuando me dice que tengo un buen cuerpo).
-¿Yo? ¿Deporte? No, gracias. Soy un negado en el deporte. Peor que eso. Soy un peligro. -no voy a mentir diciendo que no me siento orgulloso de mí mismo por haber dicho algo tan largo sin trabarme.
Oh, ¿por qué tengo yo hoy el día de tomarlo todo por el sentido malo? Quiero decir... lo que acaba de decir me ha sonado muy a propuesta indecente. Definitivamente, se me está yendo la pinza. Sé que solo está intentando ser amable. No está intentando ligar conmigo, ni nada por el estilo. ¡Por el amor de Dios, si es probable que ni si quiera se sienta atraído por los hombres!
Sin embargo, eso no quita para que me atragante con mi propia saliva, pasando por mi cabeza cosas que no deberían estar pasando y que solo hacen que me sonroje todavía más.
-Pu-pues no sé... eh... yo... antes yo... tocaba el bajo... Nada serio, solo era... un hobbie... Pero... Uh, hace mucho que no... -no termino la frase, dejándolo en el aire. ¿Por qué le va a importar que me gustase tocar el bajo?
Me paso nerviosamente las manos por el pelo y después me paso la lengua por los labios, para morderme el labio inferior, din dejar de mover lo ojos en todas direcciones para que no se posen donde está él.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-27, 12:13 pm

Era increíble la manera en que lo intimidaba, el muchacho se ponía cada vez más rojo, empezando por un leve rosado hasta un rojo tomate y no sólo en sus mejillas, sino que en toda su cara. Todo aquello me encantaba. Me estaba interesando el chico… era muy distinto a los últimos ligues que había tenido: todos con las cosas bien claras en la cabeza y pasando de una como quien dice “A la acción”. No es que eso fuera algo que me molestara, más bien yo era así pero… era momento ya de jugar un rato antes de la acción.

Carajo, ¿En serio estoy pensando en ligar con este tipo? Vamos, que apenas lo conozco… aunque no puedo evitar que me agrada al menos a la vista y las actitudes que veía de él me enternecían… hasta cierto punto. Repentinamente, habla. Y cómo habla. Pone más de dos palabras juntas y logra formar una frase entera. Me sorprende un poco el hecho pero podía ser que estuviera ganando confianza por lo cual eso era un buen indicador. -¿Así que eres malo para el deporte? ¿Un peligro? ¿Por qué lo dices? Cuéntame…- le digo, ligeramente interesado en lo que tuviera para decirme.

Pero luego vuelve a titubear y se sonroja cada vez más con cada una de mis acciones. -¿Así que tocabas el bajo? Yo toqué algo de guitarra e hice batería en la escuela, pero no seguí porque nunca me compré una- respondí mientras me levantaba con serenidad del sillón y con cautela me dirigía hacia el del otro, ubicándome detrás de él. Posé mis manos en sus hombros y comencé unos suaves y lentos masajes –Doug, Doug… relájate… ¿Por qué tan nervioso? Creí haberte dicho que no mordía…- me acerqué a su oído –A menos que me lo pidieran…- le susurré, sintiendo como mi aliento cálido chocaba contra su oreja.

Quizás lo que hacía lo pondría más nervioso aún pero es que realmente tenía ganas de tocar esos hombros… esos brazos… lástima que la excusa de un masaje no me permitía explayarme tanto. –Tienes una espalda firme, aunque seas malo para los deportes. Quizás sea la genética- Dije sin parar los movimientos con mis manos por sus hombros y su espalda, de vez en cuando llegando a su pecho tímidamente. -¿Se siente bien?- le pregunté en un tono algo susurrado. –Me gusta hacer que mis pacientes estén muy… a gusto… conmigo…- agregué en ese mismo tono.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-28, 8:28 am

Cuando me pide que le cuente más cosas sobre mi peligrosidad en el deporte, no puedo evitar soltar una risita divertida por lo bajini. Me paso otra vez una mano por el pelo y comienzo a darle vueltas en el dedo a un mechón de mi nuca.
-Sep, soy muy malo. Y un peligro, pero no solo para mí mismo, sino para los demás.-frunzo un poco el ceño, porque esa frase se puede aplicar tanto al deporte como a todo lo demás que me rodea. Sin embargo, sacudo la cabeza, obligándome a olvidarme de esa idea y a seguir con lo que estaba diciendo.-Podría contarte muchas situaciones en las que me he hecho daño con una simple pelota... -sonrío un poco, mirándole.-Pero probablemente solo quedaría como un idiota... Así que seguro que nos lo podemos ahorrar.
Enarco una ceja cuando me dice que él también tocaba instrumentos musicales. Estoy a punto de preguntarle por qué no se compró una batería y siguió tocando, pero entonces se levanta y veo cómo se mueve hasta ponerse detrás de mí. Me sobresalto al notar sus manos sobre mis hombros, por lo que doy un pequeño saltito en el sitio y suelto un casi inaudible 'uy'. No puedo evitar tensarme cuando empieza a masajear lentamente mis hombros. No porque me moleste, sino porque no me lo esperaba...
Y cuando me susurra aquello al oído... Uh... Mi boca se abre y se cierra varias veces sin llegar a emitir ningún sonido, mis ojos abiertos como platos y mis mejillas de nuevo coloreándose.
Trago saliva, parpadeando, mientras sus manos siguen trabajando sobre mis hombros, para después bajar por mi espalda, ocasionalmente llegando a mi pecho, lo que me hace estremecerme de arriba a abajo. Apenas escucho lo que dice sobre la genética, pero asiento como un tonto cuando me pregunta a media voz si me gustaba.
-Uh... yo... yo estoy a gusto...--se me medio escapa, mientras mis ojos se cierran y mi cabeza se echa un poco hacia delante, dejando más espacio a los dedos de Stefan.
¿¡Pero qué coño estoy haciendo?! ¡Que se supone que él es un doctor y yo un paciente! No... ¡no puedo estar tan pancho mientras él me da un masaje! Joder, solo me falta ponerme a ronronear...
Por eso termino carraspeando (aunque no me aparto de sus manos) y suelto un balbuceante y nada coherente:
-Ah... uh... ¿no-no hace... ejem, mu-mucho calor a.. aquí?-se me escapa una risa más que nerviosa más propia de una colegiala que de un (medio)adulto.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-28, 9:58 am

Podía notar cómo se desenvolvía con soltura para hablar del tema de ser malo en los deportes o de hacerse daño tanto a él como a los demás. Quizás era un tema que secretamente disfrutaba, o quizás su personalidad escondida lo hacía y por eso podía hablar con más soltura. De todos modos, pareció pasar a segundo plano ni bien puse mis manos sobre sus hombros y comencé a masajearlos suavemente. Su reacción fue exactamente la que me esperaba: mordí mi labio inferior al ver como su boca se abría y cerraba como intentando enunciar algo sin éxito, al ver sus ojos abriéndose como platos y sus mejillas tornándose de un color rojo intenso.

Mis palabras en su oído a medida que mis manos avanzaban eran la clave, y cuando me dijo que estaba a gusto supe que lo tenía en mis manos… literalmente. –No tienes por qué sentirte un idiota, Doug…- comenté aún en un tono bajo mientras mis dedos recorrían su espalda y sentía cómo se me entregaba cada vez más –Recuerda que estás hablando con un profesional, nada que tú me digas me parecería idiota… mucho menos viniendo de un hombre tan apuesto como tú…- con ésta última frase deslicé mi mano sobre su pecho y acaricié allí, a la vez que muy suavemente plantaba unos pequeños besos en su cuello.

-¿Tienes calor Doug?- respondí a su pregunta –Qué curioso… a mí también me está agarrando calor… ¿Qué podemos hacer al respecto?- Dios… esa risa casi de colegiala era algo que me puso como loco. Quería comerlo, en ese momento. Le tomé del mentón y le hice girar la cabeza suavemente para que quede mirándome a los ojos. Lo miré profundamente y mi vista iba de sus ojos a su boca. Lentamente anulé la poca distancia que nos separaba y junté nuestros labios en un beso, mientras mi mano seguía acariciando su pecho y poco a poco bajaba hasta su cintura. Con la misma lentitud, comencé a meter mi mano debajo de su camisa para hacer contacto con su piel, mientras disimuladamente profundizaba el beso y lo hacía cada vez más mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-28, 10:22 am

Se me va, juro que se me va el hilo de mis pensamientos mientras me sigue masajeando los hombros.
De mi boca se escapan un par de ruiditos que pueden significar cualquier cosa cuando escucho de nuevo su voz, tan baja y tan cerca de mi oído. Trago saliva cuando menciona que no hay forma de quedar como un idiota delante de él... Una pena que crea que es lo que estoy haciendo en ese mismo momento, incapaz de hablar y apretando tan fuerte las manos en puños contra mis piernas que tengo los nudillos blancos. No creía posible poder sonrojarme más, pero lo hago cuando me dice que soy apuesto. No es que yo me tenga en muy alta estima, por lo que esos clalificativos dirigidos a mi persona siempre consiguen derretirme.
Su mano deja mis hombros y pasa a acariciarme el pecho, y cuando noto esos ligeros besos en mi cuello... Oh, ahí ya sí que no puedo contener el agudo jadeo que se escapa entre mis labios.
Oye, por lo visto no soy el único que se está asando.
-No-no-no tengo... ni-ni idea...-tartamudeo cuando sugiere buscar una solución a tan repetino acaloramiento. Y la verdad es que no arregla mucho las cosas que me gire la cabeza hasta que quedamos frente a frente.
Mis ojos se vuelven a abrir por segunda vez como platos cuando siento sus labios sobre los míos. No podía creerme que aquello estuviera pasando de verdad... Y tampoco podía estar bien, no...
Un poco de diversión nunca viene mal..., escucho decir a una voz en mi cabeza. Oh. Oh, no, ahora no. Empezar a escuchar mi propia voz en los confines de mi mente siempre es señal premonitoria de que mi otro yo quiere salir a dar una vuelta. No, joder, ahora una cambio de personalidad no...
Intento luchar conmigo mismo, pero no es que pueda concentrarme demasiado cuando noto la mano de Stefan debajo de mi camiseta y siento su lengua empezando a profundizar.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-28, 12:55 pm

No se negaba para nada. Me encantaba que sea así, tan sumido, tan tímido, tan inocente… aunque nunca dejé de tener presente que esa era sólo una faceta de él. No podía haber tanta inocencia en alguien que había desfigurado la cara de su propia hermana, no señor. Y estaba completamente al tanto que en cualquier momento esa parte de él podría darse a relucir y a decir verdad no me importaba. Sería interesante hacer… cosas… con alguien así. Sin embargo tampoco me molestaría si se quedara así de sumiso y tímido. Era lindo, sentiría como si estuviera desvirgándolo… aunque estaba seguro que estaba lejos de eso este chico.

Subí más mi mano hasta llegar a su pecho mientras mi lengua se adentraba en su boca para profundizar el beso. Acaricié sus pezones y los pellizqué ligeramente. –Anda… ponte cómodo…- le susurré en los labios y me le separé para ayudarlo a sacarle la camisa y dejarse el torso desnudo. Le miré con lujuria, excitado y con ganas. Qué bomboncito me iría a comer esa tarde. Me saqué el guardapolvos entonces -¿Te molesta si yo también me pongo más cómodo?- le sonreí lascivamente. Tiré a un lado el estúpido guardapolvos y me acerqué nuevamente a él tomándolo de la cintura y de una de sus manos, haciendo que se pusiera de pie. –Ven conmigo- le susurré antes de volverlo a besar. Le guié hacia el diván y allí me senté, haciendo que se siente encima de mí.

-Así está mejor…- susurré, besando su pecho y lamiendo ligeramente sus pezones, para volver a subir a su boca y comerlo a besos. -¿Ahora?- rompí el silencio luego de un rato largo, aunque estaba algo agitado –Sigues… ¿Sigues teniendo calor?...- mordí su labio inferior -¿O quizás ya se te ha ocurrido qué cosa podríamos hacer que nos guste a ambos…?- levanté una ceja y lo miré sugestivamente, a la vez que mis manos bajaban por su espalda hacia su trasero, acercando aún más nuestras caderas. –Dime, Doug… Dime qué quieres hacer…- le susurré al oído y lamí su oreja, para bajar a lamidas y besos por su cuello mientras mis manos se posaban en sus nalgas.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-28, 2:11 pm

Se me estaba haciendo realmente difícil concentrarme para mantener a mi lado malvado a raya. Bueno, es que se me estaba haciendo difícil hasta concentrarme para respirar.
No es que nunca hubiera hecho aquello, solo que... Uh, no sé, había como más morbo. Es decir, joder, estaba montándomelo (bien, en realidad yo apenas hacia nada, era Stefan el que llevaba la clara iniciativa por la cual, sin embargo, no tengo intención de quejarme) con mi psicólogo, al que había conocido hacía menos de media hora, y en su despacho.
Seguía estando indeciso sobre si seguir adelante con aquello o apartarlo de mí. Y lo cierto es que la decisión se estaba haciendo muy difícil... Sobre todo cuando noto como su lengua se termina de colar en mi boca, empezando a colonizar cada rincón y como... oh, Dios, su mano debajo de mi camiseta me está volviendo completamente loco (más de lo que ya estoy). No puedo evitar soltar un pequeño gemido que muere en su boca cuando esos dedos me pellizcan con suavidad.
No me resisto cuando decide quitarme la camiseta, sino que incluso me revuelvo un poco para hacerle la tarea más sencilla. Mentiría si dijera que la mirada lujuriosa que me hecha no me hace derretirme por dentro... Observo fijamente cómo se quita el guardapolvos, mordiéndome con fuerza el labio inferior, mientras la voz de mi cabeza va ganando más y más fuerza. No sé cuándo perderé el control, así que, ¿qué demonios?, yo también me merezco disfrutar.
Así que cuando me coge por la cintura y tira de mí, me levanto en seguida y cuando, después de pedirme que vaya con él, me besa, no me quedo parado como un imbécil como la otra vez, sino que correspondo al beso. Puede que no sea tan pasional como él, pero, oye, estoy haciendo un esfuerzo por romper la vergüenza y timidez que todavía mantengo.
Enredo los dedos en su pelo cuando me sienta sobre él en el diván, y esta vez tampoco puedo retener los sonidos inconexos que abandonan mi garganta cuando su boca hace aquellas maravillas en mi pecho.
Mi respiración ya está bastante acelerada antes de que me vuelva a besar, pero cuando se separa, siento que mis pulmones se llenan a un ritmo demasiado errático.
-Puede... Puede que siga teniendo calor... Uh... -me paso la lengua por los labios después de que él capturara mi labio inferior. Después dejo que mis brazos rodeen su cuello y arqueo un poco la espalda cuando sus manos bajan hasta mi trasero y me pegan más a él. Pero no es suficiente. En mi cabeza la voz me dice que no es suficiente, que quiero más contacto. Y por una vez coincido con ella.
-No se me... oh, no se me ocurre nada que nos guste a los dos.-miento, con una sonrisa, poniendo mi voz más inocente. De repente tengo la confianza suficiente como para comenzar a besar su mandíbula.
-Supongo que podemos improvisar algo, doctor...-ronroneo, cuando se dirige a mi cuello, sus manos todavía agarrándome firmemente por detrás. Imagino que ese comentario es más que suficiente para saber que en breves voy a perder el control sobre mí mismo y que mi lado salvaje va a salir a decir hola. Y lo que más me jode es que era yo el que quería tener mi momento de diversión.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-28, 3:21 pm

Poco a poco iba perdiendo la timidez gracias a mis avances sobre el muchacho, gracias a cada cosa que le hacía que notaba lo volvía un poco más loco y lo excitaban más y más a medida que pasaba el tiempo. Se paró sin dificultad alguna y siguió mis pasos hacia el diván. Me quedé mirando cómo se lamía el labio inferior luego que se lo hubiese mordido. Esa lengua, ese gesto me hicieron calentarme más todavía. Se nota la pérdida de timidez todavía más cuando rodea mi cuello con sus brazos y comenzaba a emitir gemidos más sonoros cada vez.

Repentinamente me habla, fluido a pesar de su respiración inconstante y de hecho… ¿Se estaba haciendo el inocente? Lo que había dicho sonó sobreactuado y… Dios… cuántas ganas tenía de comerme un niño inocentón como él… Se me acerca y me besa la mandíbula, acaricio sus cabellos y suelto un gemido indicando que me gustaba, mientras levemente levanto mis caderas para frotarla con la suya. Vuelvo a bajar mis manos a su trasero y lo acaricio mientras vuelvo a besarlo dejando escapar un suspiro mezclando un gemido en el mismo mientras dura el beso. Lo miré entonces y le sonreí –Me podrías ayudar con esto ya que… no me parece que sea justo que tú estés sin camisa y yo siga aquí con tanto calor…- Comencé a desabrocharme la camisa y luego tomé sus manos para que siguieran haciendo el trabajo mientras las mías se posaban nuevamente en su cintura. Me acerqué a su oído mientras y le susurré –Rómpela si así lo quieres…- luego le mordí la oreja con suavidad y volví a mi lugar para mirarle mientras me sacaba la camisa.

Moví mi cadera un poco más, rozando mi entrepierna con la suya, sintiendo cómo ambos estábamos ya erectos… o quizás era sólo yo… quizás debería bajar una mano para comprobar cómo venía el muchacho… y eso hice. Mientras hacía lo suyo con mi camisa, posé una mano sobre su pecho y dejé la otra firmemente en uno de sus glúteos. Bajé lentamente la mano por su estómago recorriendo cada centímetro de su piel mientras lo miraba a los ojos. Sonreí de lado cuando llegué a su cintura, y bajé hasta su entrepierna para presionarla un poco y manosear su bulto. –Wow, Doug… estás bien caliente… ¿Acaso yo te pongo así? ¿Eh?...- pregunté entre gemidos y lamí sus labios, sin dejar de frotar su entrepierna.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-29, 6:11 am

Por fin. Jodido mocoso estúpido... ¿Cuándo aprenderá que no por mucho resistirse va a dejarme recluido dentro de él? Psé... Puede que a veces me deje vencer, pero, desde luego, no en una situación como aquella... Estoy seguro de que si fuésemos dos personas distintas, mi otro yo sería probablemente el tipo de gente que me encargaría de eliminar... quizás tras algo de diversión, por supuesto...
Pero, bueno, ¿por dónde iba? Oh, sí, por el doctor sexy. Me relamo, siendo consciente de que tengo todo el poder sobre mi/nuestro cuerpo, así que puedo hacer lo que quiera con él. Y la verdad es que tengo delante una posibilidad muy tentadora...
Continuo con mis besos por su mandíbula, ya que parecen gustarle como indican sus dedos en mi pelo y su gemido. Aunque el que suelta uno bien alto soy yo cuando hace encontrarse a nuestras caderas... Y se lo hago saber mordiendo quizás no con demasiada suavidad el lóbulo de su oreja. Después me vuelve a besar y dejo que sea él el que tome el control sobre el beso.
-Oh, ¿necesitas ayuda? Estaré encantado de arreglar esa injusticia, doctor...-suelto una risa, pronunciando de la forma más sensual posible el calificativo de doctor. Comienza a desabrocharse la camisa, pero luego coge mis manos para que sea yo el que termine la tarea. Vuelvo a sonreír, de forma inocente, porque que ya no lo sea no significa que tenga que dejar de actuar como tal... Es mucho más divertido así...
Comienzo a juguetear con el primer botón sin desabrochar, pero cuando escucho su tentadora propuesta, no tardo ni dos segundos en tirar fuerte de él hasta que se descose. Bajo la cabeza y voy besando cada centímetro de piel de su pecho mientras voy haciendo lo mismo con los demás botones que quedan. Al llegar al último, le lanzo una mirada, mientras esbozo una sonrisa, para después terminar de arrancar el botón y recorrerme todo el camino que había hecho hacia abajo de un rápido y húmedo lametón.
- ¿Mejor?-pregunto, pasando las manos por sus hombros, por debajo de la camisa ya abierta. Me muerdo el labio cuando vuelve a mover las caderas, sintiendo como algo que ya ha despertado en los dos se roza. Y, oh, cuando su mano recorre ese tortuoso camino por mi estómago, llegando por fin a su objetivo, los ojos se me pierden en las cuencas, volviéndose momentáneamente blancos. Comienzo a respirar entrecortadamente cuando su mano comienza a moverse entre mis piernas. Luego escucho su pregunta y no puedo evitar reírme, paseando mis manos por su pecho y bajando después para llegar al mismo lugar que él. Enarco las cejas seductoramente al notar que tampoco es que él esté mucho mejor que yo.
-Oh, no lo sé. ¿Te pongo yo a ti así? -cuando me lame los labios intento capturar su lengua entre mis dientes, pero se me escapa por poco. Empiezo a recorrer con el dedo índice el contorno del botón y de la cremallera de su pantalón, sin apretar demasiado pero haciendo que note mi contacto, con el único objetivo de excitarlo más.


Off: lo pongo en cursiva para diferenciar cuando está presente cada personalidad. Y, oh, creo que deberíamos editar el título para añadirle ciertos numeritos, no vaya a ser que la gente se asuste al entrar en el post Cool

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-29, 6:35 am

Muerde el lóbulo de mi oreja, quizás un poco más fuerte de lo que ese niño inocente podría haber hecho. Pero también era cierto que la timidez se le iba por lo cual me gustaba que ganara cierta confianza. Gimo para dejarle saber que me gusta y luego lo miro comenzar a desabrocharme la camisa mientras escucho el tono de su voz y cómo remarca la palabra “Doctor”. Sí, me encantaba que hicieran eso. Que no se olvidaran de los roles. Yo el doctor, él mi paciente. Así era.

Luego de mi susurro el chico se deja llevar y descose algunos botones de mi camisa. Me hace lanzar un jadeo ese hecho y lo miro con mucho deseo. No le quito los ojos de encima mientras me desabrocha uno a uno los botones y va besando cada parte de mi piel bajando por mi torso hasta mi cintura. –Mmmm…- Acaricio sus cabellos con suavidad, y cuando llega al último botón me mira con una sonrisa. Lo miro hacia abajo y me muerdo el labio inferior con fuerza. Carajo, quería que siguiera y me desabrochara el pantalón que tanto me molestaba. Moría por sentirlo lamiendo y chupando más abajo. No muy lejos de eso, pero sin hacerlo, sube dándole una lamida a todo mi torso. –Aahh…- No puedo evitar soltar al sentir cómo su húmeda lengua recorría mi piel.

Sonrío entonces –Mucho mejor…- y me muevo un poco para que mi camisa ceda y caiga cuando el muchacho pone sus manos en mis hombros por debajo de la camisa. Nos encontramos luego acariciando la hombría el uno del otro para comprobar que ambos estábamos tan empalmados como el otro. Se produce un pequeño juego cuando le lamo los labios en donde intenta atrapar mi lengua pero hago que se deslice y no lo dejo hacerlo. Su respuesta era algo que no me esperaba, que me responda con otra pregunta exactamente igual a la mía. Volví a sonreírle y mordí su cuello –Mmm… ¿A ti qué te parece?- susurré volviendo a su boca, besándolo con profundidad una vez más mientras sentía su mano recorriendo el botón de mi cremallera. –Sabes… sí… justo en ese lugar tengo una… molestia…- miro hacia mi entrepierna y luego a él, relamiéndome –Sé buenito y quítame el pantalón a ver si así logramos alivianarla…- Sin embargo yo no me quedé atrás, y como quien da el ejemplo suelto el botón de su pantalón y bajo su cremallera.

Acaricio su miembro todavía por sobre su ropa interior y dirijo mis manos luego hacia su espalda para atraerlo hacia mí de un tirón en el cual nuestros pechos se chocan. –Carajo, Doug…- Lo beso con desesperación, muerdo si labio inferior con fuerza y mis manos bajan por su espalda con la misma desesperación con la cual lo besaba. Ni lerdas ni perezosas, se meten bajo el pantalón y la ropa interior del chico para hacer contacto con esas nalgas que ya desde antes les había echado un ojo. Las agarro con fuerza y suelto un gemido mientras mi lengua se abre paso cada vez más y más profundo en su boca.

OFF
Spoiler:
Genial, y listo lo del numerito Cool

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-29, 9:06 am

Me encantan los sonidos que emite con cada una de mis acciones. Puedo ver en sus ojos lo mucho que me desea y lo mucho que desea también que continúe avanzando hacia la parte baja de su cuerpo. Pero, ay, eso sería ceder demasiado pronto y entonces ya no sería tan divertido, ¿verdad?
Cuando vuelvo a estar a la altura de los ojos, deslizo un poco las manos hacia su espalda para que la camisa termine de caer del todo. Y cuando las vuelvo a traer hacia su pecho, me encargo de dejar unas bonitas líneas rojas en su piel con mis uñas.
Pongo un mohín de fingida tristeza cuando no me permite atrapar su lengua. Saco un poco el labio inferior en un puchero y abro mucho los ojos poniendo mi mejor cara de cachorrito abandonado. Aunque se me olvida cuando me muerde el cuello, haciendo que baje los párpados y que abra la boca de puro placer. Aunque después se me escapa una risita cuando contesta a mi pregunta con otra.
Oh... pues... no sé... -hago que pienso, mirando al techo para después bajar mi mirada hasta sus ojos. Mientras tanto, dejo que una de mis manos recorra la parte de atrás de su cuello, trazando con los dedos trayectorias sin sentido. La otra permanece jugueteando con su botón, aunque sin llegar a desabrocharlo.-Pero tengo una ligera sospecha que me hace decir que es probable que sí...
Me besa de nuevo, en uno de esos besos que te hacen perder la respiración. Y luego... uh, luego me dice aquello y no puedo evitar echarme a reír.
-Vaya, espero no ser el causante de esa molestia.-se relame, lo que inconscientemente imito.-Oh, pero yo no soy bueno, doctor. Soy malo, muy malo. Por eso estoy aquí. -mi voz apenas es un susurro mientras hablo y a la vez muevo la mano que estaba en su cuello hasta su mejilla. De nuevo, pongo mi voz más inocente, aunque añadiendo un tono de los más sensual, inclinándome para poder hablarle al oído como él había hecho antes.-¿Crees que soy malo, Stefan? ¿Crees que me merezco un castigo por todo lo que he hecho? Yo solo me estaba divirtiendo... -beso suavemente la comisura de sus labios, mi mano subiendo hasta su ombligo para después volver a bajar, pero esta vez metiendo los dedos unos centímetros en su pantalón (aunque sin llegar a soltar el botón).
Escondo el rostro en el hueco de su cuello y le muerdo, en un vano intento de contener un gemido cuando él desabrocha el botón de mi pantalón y baja la cremallera, para colar la mano dentro y acariciarme, esta vez con menos tela de por medio. Se me escapa otro jadeo cuando de improvisto me acerca a él bruscamente y siento colisionar piel contra piel. Luego me besa con fiereza, mordiéndome el labio inferior de una forma que me hace temblar. Y ya no hablemos cuando noto sus manos volver a mi trasero, pero esta vez por dentro del pantalón y de la ropa interior. Mi jadeo se une al suyo cuando aprieta sus manos fuertemente, y no puedo evitar clavarle las uñas en la parte baja de espalda, que es donde estaba mi mano libre.



Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-29, 9:37 am

Ahora me estaba arañando el pecho. ¿Cuánto sabía este chico de cómo a mí me gustaba el sexo? Nada. ¿Cuánto estaba acertando? Bastante más de lo que me hubiera imaginado… de todos modos no era nada de lo que me quejaría, no señor. A fin de cuentas me está logrando excitar más y más con cada una de sus acciones. No pude evitar morderle ese labio cuando me hizo ese pucherito. Dios, me encantaba que se comporte de esa manera. Se lo mordí fuerte, pero luego suave, lo estiré, hasta que al fin lo solté.

Lo veo hacerse el pensativo cuando me responde y cierro los ojos momentáneamente para disfrutar de su mano recorriendo la parte trasera de mi cuello. Sonrío porque está en lo cierto y vuelvo a comerle esa boquita. Cuando le digo de la molestia se ríe. ¿Se ríe? Se relame después que yo lo hago y la expresión en su rostro cambia ligeramente. Con lo próximo que me dice, llamándome por mi nombre y diciéndome que era malo… pude notar que algo era distinto, algo había cambiado… ¿Será que mis insinuaciones habían hecho que saliera a relucir esa otra personalidad? ¿La más atrevida y a la vez sádica, que secretamente moría por conocer? Oh, sí… esto se iba a poner muy bueno…

Sus labios y sus manos me rozan pero nada llega a ser profundo, y el anhelo por su toque me desespera. Gimo en su cuello a la vez que él muerde el mío y mis manos bajan hacia su miembro para frotarlo por sobre las telas de su ropa interior. Luego hago notar mi desesperación con el choque de nuestros pechos y finalmente agarrando ese trasero firmemente con mis manos. En ese momento me clava las uñas en la espalda y me hace volver a gemir con fuerza. –Douglas…- lo miro a los ojos -¿Qué es esa impertinencia de llamarme por mi nombre? Creí que tenias bien en claro que yo soy tu… doctor…- con esto le vuelvo a comer la boca y muerdo su labio con fuerza. –Si… eres un niño muy malo…- subo mis manos por su espalda hasta sus hombros y allí clavo mis uñas y bajo hasta su trasero, arañándole –Por no ayudarme a estar más cómodo…- miro a mi entrepierna, en donde mi miembro moría por salir –Tendré que castigarte…- arqueo una ceja y lo miro, sonriéndole lascivamente. Acto seguido le doy una nalgada y lleno su pecho de besos y pequeños mordiscos.

Me recosté entonces en el sillón llevándolo a él encima de mí y bajé más sus pantalones para seguir masajeando ese trasero a la vez que nuestros miembros chocaban el uno contra el otro. –No hagas que me impaciente y me tenga que desabrochar yo sólo el pantalón… o lo lamentarás…- reí por lo bajo y succioné su cuello para luego morderlo, a la vez que con un dedo tanteaba tímidamente la entrada de su trasero. –Vamos, Doug… cómeme entero…- le ordené llevando una de sus manos a mi miembro… -Sigue las indicaciones de tu doctor…-

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-29, 10:47 am

Emito un par de gorgoritos cuando me muerde el labio con diferentes intensidades.
Por como me mira, creo que empieza a sospechar que el Doug sumiso y tímido que entró en la consulta ya no es el mismo que tiene sobre las piernas... Sin embargo, no veo atisbo de que eso le disguste... Um... Perfecto.
También sé por cómo me mira que está impaciente por que le toque , que mis tanteos no le son suficientes. Sonrío sin poder evitarlo. Después cierro los ojos y echo la cabeza hacia atrás cuando vuelvo a sentir su mano en mi entrepierna. Vale, lo admito. Puede que yo también esté un poco anhelante por el mismo motivo que él...
Cuando me habla me obligo a abrir los ojos, bajando la cabeza para poder mirarlo a los ojos. Aunque antes me relamo lentamente, formando en mis labios una sonrisa. Mi boca se abre un poco del asombro cuando me dice que es impertinente llamarlo por su nombre. Pero se me escapa una sonrisilla.
-Oh, cuánto lo siento. Qué despiste por mi parte... No volverá a ocurrir... Doctor.-ronroneo, con una pizca de tono sarcástico en mi voz. Antes de que pueda seguir diciendo nada, me muerde los labios, callándome con un beso.
Me muerdo el labio cuando me da la razón, diciendo que soy un niño muy malo. Todo eso que está diciendo me está gustando, ese tono brusco y recriminatorio... A otro quizás le habría parecido de... de degenerado pero, ey, estoy loco, no me pueden culpar de nada...
Arqueo la espalda cuando sus uñas bajan clavándose por ella hasta abajo, soltando un gruñido a medio camino del gemido.
Finjo un sentimiento de arrepentimiento, volviendo a poner cara de niño bueno, aunque eso no me libra del azote (que tampoco era la intención...).
De pronto se echa hacia atrás, recostándose en el sillón, y, por supuesto, llevándome con él. Vuelvo a ronronear contra su pecho cuando baja un poco más mi pantalón para tener más espacio.
Oh, oh, oh. Una amenaza en toda regla. ¿Lamentarlo? Uh, cómo me tienta...
- ¿Estás impaciente, doctor? Um... no sé, no sé que hacer... Me gusta vivir al límite... -no puedo evitar tensarme cuando noto su dedo explorando. Me succiona y muerde el cuello y después lleva mi mano de vuelta al lugar a donde estaba antes de tumbarnos.-¿Podría hacer una excepción contigo y ser bueno? No sé, no sé...
Sonrío de nuevo y comienzo a mover la mano lentamente, desabrochando el botón aunque sin llegar más lejos, mientras mis labios se pegan a su cuello y empiezan a bajar por su pecho, muy,muy despacio. Quiero ver hasta dónde es capaz de aguantar. Cuando va a perder el control. Porque me tienta demasiado la idea de lamentarlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-29, 11:15 am

-No, lo siento… ya has cometido el error… y ahora tendrás que pagar…- digo antes de arañar su espalda. Sus gemidos y su gruñido me confirman lo que estaba pensando: El Doug inocente se había ido, y estaba ahora en presencia de un Doug mucho más liberal, sarcástico y ciertamente distinto al anterior. Sin embargo sigue con el juego de hacerse el inocente poniendo cara de niño bueno, aunque eso de hecho me incita a pegarle más fuerte en sus nalgas.

Se tensa ni bien siente mi dedo explorando su cavidad. Ni más ni menos que lo me esperaba. Sonrío ligeramente al observar su reacción, y escucho con atención sus palabras que siguen siendo sarcásticas y envueltas en esa falsa inocencia que para nada me hacían querer que dejara de hacerlo. –Te conviene hacerlo si sabes lo que es bueno para ti. Sino como te dije… podrías lamentarlo…- tiro mi cabeza hacia atrás mientras me desabrocha el botón y mi entrepierna se siente sólo un poco más libre. Me besa el cuello y baja lentamente por mi torso. Muy lentamente. Demasiado para mi gusto.

Dejo salir un gruñido mezclado con un gemido. Me estaba desesperando, como bien lo había advertido. Le tiro de los pelos y lo hago que me mire –Maldición, pendejo… sí que te gusta portarte mal eh…- le digo con una ira fingida pero no por eso menos excitado. –Vamos…- allí es cuando presiono su cara contra mi miembro sólo un poco, tampoco había que ser extremadamente bruscos. Al menos no todavía. Me bajé la cremallera y dejé que mis pantalones caigan un poco pero aún quedé con mis bóxers puestos. –Sé que se te hace agua la boca… Sé que tienes hambre… vamos… come…- acaricio su mejilla y levanto levemente mis caderas para presionar mi miembro contra su cara, soltado un gemido ante la anticipación de lo que se venía.

-Me gusta que mis pacientes estén bien... alimentados… no querrás otra nalgada… ¿O sí?- reí de costado, mientras lo miraba hacia abajo y mis caderas se desesperaban porque me desnudara por completo y se comiera mi miembro entero.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-29, 12:11 pm

No voy a negar lo mucho que me gusta que sea tan brusco conmigo. ¿Me gusta? No, más que eso...
Aunque no soy el único al que le gusta el papel que ha tomado el otro. Sé que a Stefan también le gusta mi pose de niño inocentemente bueno y tierno... como bien puedo comprobar cuando me golpea con un poco más de fuerza...
Bufo cuando veo como observa mi reacción al sentirme repentinamente profanado... Um... quizás esa no es la palabra del todo correcta...
No puedo contener otra risa, que muere contra su cuello, cuando escucho sus palabras.
Continuo mi camino por su pecho, pasando de los besos rápidamente a los mordiscos y lametones. Incluso me detengo a succionar algunos puntos específicos de su torso. Aunque eso sí, sin aumentar el ritmo. Y sé que pronto, muy pronto, va a terminar su paciencia...
Mi suposición se confirma cuando siento sus dedos en mi pelo, tirando de mi cabeza, para que pueda mirarlo a la cara.
-No lo puedo evitar, doctor. Está en mi... naturaleza... portarme mal...-y después empuja mi cara contra su entrepierna no con poca suavidad. Hago un poco de fuerza en sentido contrario, pero solo para poner un poco más de emoción a la cosa.
Al final, termina bajándose él mismo los pantalones un poco, aunque no desnudándose del todo.
Me acaricia la mejilla mientras me incita, por lo cual yo suelto un siseo de satisfacción, que se hace más alto cuando mueve sus caderas.
-¿Tan desesperado está, doctor?-le pico, acudiendo de nuevo a la ironía. Bajo mi mirada hacia sus bóxers, que están más que tirantes.-Muy bien... A fin de cuentas, yo estoy aquí para cumplir todo lo que me mandes, ¿verdad?
Y dicho esto agarro el borde de su ropa interior y tiro de ella hacia abajo, ayudándome de los dientes para bajar la parte frontal.
-¿Contento, doctor?-murmuro, agachando la cabeza hasta que mis labios rozan su miembro. Escucho lo que dice, pero como única respuesta saco la lengua y le doy un lento y posiblemente agónico lamentón, antes de entreabrir los labios e introducirlo un poquito en mi boca.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-29, 2:14 pm

Efectivamente me encontraba en presencia del Doug maldito por llamarlo de alguna manera. Aunque a mi parecer no tenía nada de malo, ni nada que me desagrade. De hecho su manera de ser en esta faceta me gustaba más, y que siga fingiendo ser inocente e ingenuo… uff… me ponía como loco. Cuando lo empujo contra mi entrepierna hace un poco de presión hacia arriba como si no quisiera, siguiendo el tan fogoso juego que entre los dos habíamos creado. Al momento en que le hago mirarme, tirándole de los pelos, me contesta que portarse mal está en su naturaleza.

Hago caso omiso a su pregunta. Era más que obvio que a esa altura moría de ganas por que me la chupara. Respondo a cambio con un gemido cuando me baja el bóxer con los dientes. –Sí… tú debes hacer todo lo que yo te diga…- Vuelve a murmurar luego preguntándome si estaba contento. –No voy a estar contento hasta que tengas mi polla metida hasta el fondo de la garganta, hijo de puta- suelto con ansias y desesperación. Largo un gemido fuerte y audible cuando sus labios rozan mi pene y lo intensifico al sentir su lengua a lo largo de esté.

Acaricio sus cabellos con suavidad mientras lo dejo que poco a poco se lo introduzca en la boca y me coma centímetro por centímetro. –Sí… así… así me gusta, loquillo mío…- lo incito a que tome más empujando un poco su cabeza y por momentos moviendo mis caderas, en lo que al final termina por tomar ritmo y comienzo a follarle esa boquita tan dulce que tenía. Mis gemidos iba en aumento y a medida que más me la chupaba yo más me imaginaba metiéndosela por el culo y haciéndolo mío toda la tarde. –Mmm… no pares…- musité con tranquilidad, ya que cada movimiento y reacción de mi cuerpo le indicaban cuánto lo estaba disfrutando. Tiré un poco más de sus cabellos, y luego acaricie su cabeza. Repetí el proceso varias veces mientras él hacía lo suyo allí abajo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-06-30, 5:35 am

Me encanta. Simplemente me encanta ponerle de los nervios con mi tardanza. Le miro intensamente cuando me confirma que sí, que era yo el que tenía que acatar las órdenes que él me diera. A fin de cuentas, yo solo era un paciente, ¿no? Y los pacientes tienen que seguir al pie de la letra las indicaciones de su doctor... Aunque nadie había establecido que no pudiera hacerme de rogar un poquito.
La brusquedad de sus palabras al responder a la pregunta de si estaba contento me hacen sisear de nuevo, casi gruñendo. ¿Eso quiere? Muy bien, entonces, ¿a qué esperamos?
-Si sigues gimiendo así, doctor, nos van a oír y seguro que algún enfermero idiota entra a ver qué ocurre. No querrás que suceda eso, ¿verdad?No estaría bien que nos interrumpiesen...-digo en tono divertido, aunque antes de que pueda responder, vuelvo a bajar la cabeza, recorriendo de nuevo con la lengua centímetro a centímetro, para después tomarlo en mi boca, un poco más profundo esta vez.
Siento su mano acariciándome el pelo mientras mi cara va bajando más y más, no muy deprisa, mi lengua y dientes buscando esos puntos que lo hagan retorcerse de placer. Y parece que lo estoy haciendo bien, por lo que dice. No puedo evitar soltar una risa, que reverbera contra su miembro, cuando escucho su apelativo de loquillo. Después empuja mi cabeza más hacia abajo y comienza a mover las caderas. Pasados unos segundos, en los que esos movimientos ya se han hecho constantes, cojo todo el aire que puedo por la nariz y bajo del todo la cabeza, notando como, con la siguiente embestida, golpea el fondo de mi garganta. No puedo contener una pequeña arcada, aunque sé que las contracciones de mi garganta solo añaden más placer a la cosa. Por eso trago saliva a propósito un par de veces, comenzando después una ligera succión. Escucho como sus gemidos se van incrementando cada vez más con cada una de mis acciones. Empiezo a mover la cabeza lentamente hacia delante y hacia atrás, al mismo ritmo aunque en sentido contrario al de sus movimientos de cadera. Tira de mi pelo, para después acariciarme varias veces, lo que me hace levantar los ojos, aunque sin cesar en mi tarea.
Es entonces cuando decido añadir todavía un poco más de emoción al asunto y llevo una de mis manos, la que descansaba sobre su estómago, a la base de su miembro, sobre la cual se cierran mis dedos índice y pulgar, comenzando también a moverse hacia arriba y hacia abajo, ocasionalmente chocando con mis labios.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-06-30, 1:56 pm

El loquito me la estaba haciendo pasar de maravillas. Y si bien era algo reacio, terminaba haciendo todo lo que le decía, tal y como me gustaba. Me sacó un poco de mis casillas que tardara tanto pero extrañamente ese mismo hecho me calentaba más, así que definitivamente no me podía quejar. Mis gemidos se intensificaban, y en consecuencia de ello el paciente volvió a hablar. Reí por lo bajo. -¿Tú crees que entrarían? Como si les importara…- dije entre risas –Y si lo hacen, lo podríamos observar y decirle que se una…- comenté arqueando una ceja –A ver si sirven para algo de una vez esos buenos para nada…- volví a reír y tiré mi cabeza hacia atrás, ubicando mi mano en la suya para que continúe chupándomela.

Y sí… la tomaba cada vez más profundo, usando también su lengua y sus dientes en los puntos exactos para ponerme como loco. Lo siento reírse aún con mi polla en su boca. El loquillo sabía muy bien lo que hacía por lo que podía ver. Y estaba en lo correcto, me estaba haciendo ver las estrellas, y eso que recién comenzábamos… Cuando comienzo a embestir su boca logro oír alguna que otra arcada al llegar a lo profundo de su garganta, que se mezcla con la intensidad de mis gemidos al sentir cuán estrecha era esa garganta, la humedad y el calor. Luego succiona, y cómo lo hace… Embisto con más entusiasmo mientras le tiro del pelo y acaricio a la vez su cabeza. –Aahh… sí… te gusta mi polla ¿Verdad? Mmm… puedo ver que te encanta…- le hablo lleno de lujuria mientras no dejo de mover mis caderas.

Luego dirige su mano a mi miembro y lo rodea con los dedos, agregando más placer a lo que ya venía haciendo a la vez que mueve su cabeza arriba y abajo. Ahogo un gran gemido al sentir lo que hace y me muerdo con fuerza el labio inferior. Muy a mi pesar, decido retirarle esa mano. Si seguía así me haría correrme y todavía no quería hacerlo, aún faltaba mucho. –Sólo la boca… nada de manos…- dicho esto llevé su mano a mi boca y me introduje dos de sus dedos, lamiéndolos, metiéndolos y sacándolos de mi boca como imitando lo que él hacía en mi polla. Luego los llevo hacia mi pezón para indicarle que quiero que me los retuerza.

A la vez, mis pantalones ya están a la altura de mis pies y tanto yo como él estamos completamente desnudos. No aguanto por mucho más mientras me la chupa, aunque de hecho había pasado bastante tiempo allí abajo. Le tomo del mentón y le miro esa carita, su boca algo recubierta de baba y fluidos preseminales que yo largaba ya. Lo subo bruscamente tomándolo de los brazos y lo beso con profundidad, sintiendo mi propio sabor en su boca. Le lamo los labios y a luego introduzco dos dedos para que los llene de saliva. Una vez hecho esto, los dirijo a la entrada de su trasero en donde sin más comienzo a introducirlos al mismo tiempo que froto nuestras pollas una contra la otra. –Te voy a follar toda la tarde…- le digo entre besos mientras mis dedos siguen haciendo lo suyo en su culito –Es más, te pegaré la follada de tu vida. ¿Te gusta eso Doug? ¿Sientes mis dedos? ¿Quieres más?- le susurré llevando mi mano libre a su polla para agarrarla con fuerza y masturbarlo rápidamente.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Douglas L. Hyde el 2012-07-01, 5:31 am

Al escuchar su respuesta, no puedo evitar contestar, dejando por unos momentos lo que estaba haciendo.
-Podría ser... ¿Unirse?-con una mano me echo el flequillo hacia atrás, mientras pongo una mueca de asco.-Esos inútiles no valdrían ni para eso.-sonrío de lado, pensando para lo que sí que servirían... Aunque no lo digo, no vaya a ser que le corte el rollo al doctor con mi vena más... ¿sádica? Sin embargo, termino por convertir mi sonrisa en una de lo más inocente, acompañándola con una expresión de niño bueno, mientras recorro con el dedo índice la cara interna del muslo de Stefan.-Además, así toda, absolutamente toda mi atención se centrará en ti...
Cuando pone su mano en la mía, dejo de mirarle y vuelvo a utilizar mi boca para algo más que hablar... Y por lo visto, que quizás se me da mejor.
La única respuesta que le doy cuando me supone que me encanta lo que estoy chupando es succionar más fuerte, ya que hablar se me hace imposible.
Me quita la mano con la que había rodeado su miembro y yo le miro interrogante, aunque después me río al presuponer porqué se ha privado de esa dosis extra de placer: parecía que estaba haciendo muy bien mi trabajo y que no quería venirse tan pronto... Ese pensamiento de que quería aguantar más hace que un escalofrío de excitación recorra mi espina dorsal, por lo que conllevaba.
Cierro los ojos y reprimo un pequeño gemido cuando noto dos de mis dedos entrando en su boca, donde comienza a imitar lo que yo estaba haciendo entre sus piernas. Los saca pasados unos instantes y los baja hasta su pecho, hacia su pezón, con una clara orden. Vuelvo a sonreír y vuelvo a hacerme de rogar, dibujando círculos concéntricos en torno a él, aunque sin llegar a tocarlo. Solo después de un par de minutos se lo acaricio, empezando después con unos ligeros pellizcos, que van ganando más y más intensidad.
Siento su mano bajar a buscar mi barbilla y me echo hacia atrás, liberándole con un ligero 'pop'. Me paso despacio la lengua por los labios, ya sé que están perfilados con algo de saliva y fluidos, mientras él me mira fijamente.
Me sobresalto un poco cuando me coge por los brazos y tira bruscamente de mí, haciendo colisionar nuestros labios. Una vez que sus dedos están en mi boca, me encargo de cubrirlos bien de saliva, ya que sé para qué está haciendo aquello. Eso sí, antes de que los saque, se los muerdo con un poco de fuerza, poniendo una expresión de inocente victoria, ya que antes no me dejó capturar su lengua. Suelto una risita de colegiala, la cual se me corta en seco, siendo sustituida por un ahogado jadeo cuando sus dedos penetran en mí, a la par que comienza a frotar nuestras entrepiernas. No voy a negar que no duele tan súbita intrusión, aunque me obligo a ocultarlo clavando las uñas en su pecho.
Gimo con fuerza al oír sus sucias palabras dichas entre besos, mientras el dolor se va convirtiendo en placer.
-Otra cosa ...me decepcionaría... doctor...-murmuro entre jadeos, dejando que mi frente repose en su hombro. Asiento cuando me pregunta si siento los dedos y si quiero más, tras lo cual me la agarra y comienza a mover la mano rápidamente. Y ahora soy yo el que se desespera, por lo que deslizo mis uñas por todo su pecho, mostrándole mi urgencia.


Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Stefan Ross el 2012-07-02, 5:44 pm

Sonrío con su comentario que concuerda claramente con el mío, aunque la verdad que no estábamos para andar hablando de los estúpidos enfermeros cuando estábamos haciendo muchísimo más interesante allí. Muerdo mi labio inferior mirando hacia abajo cuando el muchacho me responde acerca de tener toda su atención en mí. Y otra vez pone esa sonrisita inocente, Dios… qué ganas de comerle la boca con furia que me daban cada vez que se hacía el inocente. Me calentaba muchísimo. Pero me contuve y sólo me limité a seguir mordiendo mi labio inferior y relamerme luego mientras siento su dedo acariciando mi muslo.

Con las cosas que le decía el chico parecía ponerse más y más hambriento, succionaba de lo mejor y mis gemidos no se hicieron esperar aunque ahogué varios de ellos al sentir la punta de mi pene llegar profundo hasta su garganta varias veces. Cuando le chupo los dedos y se los dirijo a un pezón el muchacho vuelve a tardar. ¡Maldito! ¡Le encantaba hacer eso! Al menos me liberé un poco de la excitación extrema cuando tenía su mano en mi miembro. Si no se la hubiera sacado me hubiera corrido en poco tiempo y no quería eso; aún quedaba mucho que… analizar.

Luego de unos minutos de hacer círculos en mis pezones finalmente los retuerce. Al final me había acostumbrado a las caricias de las yemas de sus dedos y el pellizco me hace dar un pequeño salto, pero me gusta por lo cual jadeo y suspiro, llegando a tener que ahogar varios otros gemidos al ir los pellizcos siendo más y más fuertes. Lo hago parar luego, y el sonido que se produce cuando su boca libera mi polla me encanta, y también me encanta verle la boquita llena de fluidos, la cual se relame. Noto cómo se sobresalta cuando le pego el tirón hacia arriba y lo beso. Siento que me muerde los dedos que meto en su boca y sonrío. –Ouch…- digo arqueando una ceja. Meter mis dedos en su trasero fue… eran tan genial, se sentía tan cálido… y ciertamente estrecho. Perfecto.

Suelto varios gemidos al sentir como rasguña mi piel y aumento la intensidad de mis dedos. –Hazlo más fuerte… Déjame marcas…- le demando y le beso, bajando al cuello y lamiendo, mordiendo y succionando. -¿Quieres mi polla en tu culo?- le pregunto en un susurro mientras con mi mano libre agarro ambas pollas y las froto una contra la otra. –Me calientas, loco de mierda, me calientas…- le confieso y luego lo giro, haciendo que ponga en cuatro patas. Golpeo su entrada con mi polla varias veces y me voy cuenta que quizás todavía le falta algo de lubricación, por lo cual bajo, dando besos desde su cuello y por toda su espalda, para terminar en su entrada y meter mi lengua varias veces para estimularle y lubricarlo más. A la vez, manoseo su polla y sus testículos para darle completo placer.

Una vez siento que está listo lo levanto aún quedándome detrás de él, y lo hago apoyarse dando la cara contra la pared. Lo abrazo desde atrás y froto la punta de mi pene en su entrada, sintiendo cómo poco a poco se desliza dentro de él. –Dime si te duele…- Solté un gemido –Carajo, estás tan estrecho…- le dije, pero a modo de halago, le sonreí y repartí besos por su rostro y su boca mientras mis manos acariciaban su torso, rasguñándolo suavemente mientras sentía la totalidad de mi miembro en su interior. Allí, comencé a sacarlo para volverlo a meter y crear un ritmo lento que luego se intensificaría más y más.

Volver arriba Ir abajo

Re: El famoso Señor Hyde {Stefan - Douglas} {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.