Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Desafío anti angustias. Privado Angelique

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-06-10, 12:22 pm

Mis ojos bailaban desde los apuntes que traía en mi mano y el paisaje de enfrente. Adelante un frondoso bosque abriéndose ante mi dejándome la sensación de ser algo sumamente pequeño ante tanto espacio libre. Había considerado la idea de aprovechar la luz matutina, pues era un día perfecto, no muy caluroso a pasar por pleno verano pero tampoco tan frío como para evitar solo andar en camiseta de mangas cortas.
Sonreí alzando una mueca en la zona izquierda de mis labios y alcé las cejas sintiendo como las marcas en mi frente se intensificaban, el resplandor del sol sobre las blancas hojas con letras pequeñas acabaría dejándome ciego, ya sea por cansancio o porque mi vista después de un apunte tras otro dejaba mucho que desear.
Tapé el marcador fluorescente y lo tiré a mi lado junto con uno de los cuadernillos de epistemología de último año, en un mes debía rendir esa materia junto con unas pocas más y terminar la carrera si tenía suerte y aprobaba.
Estiré mis piernas sobre el césped en donde me encontraba sentado y crucé mis brazos mientras mi cabeza sostenida junto con mi espalda sobre parte de una de las paredes principales que enfocaban directamente al jardín. Sentí mis brazos moverse junto a mi pecho que se expandía luego de un profundo suspiro desganado, sinceramente era el día perfecto para no hacer nada o simplemente disfrutar de la naturaleza como veía a varios hacer.
Unos cuantos minutos transcurrieron hasta que una de las enfermeras vino a mi encuentro, primero observé sus blancos zapatos y subí por sus piernas hasta encontrar su rostro con un poco de dificultad. Entrecerré mis ojos a efecto de la iluminación y escuché atentamente. Paciente prácticamente… ¿abandonada? Supuse que sería un nuevo reto ya que si bien había ingresado hace un buen tiempo solo había ayudado a profesionales cuyo título ya estaba en vigencia y esta era mi primer oferta como titular o al menos parcial hasta que consiguieran algo mejor para ella. Asentí un poco dudoso de saber si sería apto para un caso tan especial, según las explicaciones la joven estaba en un cuadro de depresión aguda.
Después de aceptar me puse en marcha, tomé mis apuntes y marcadores para adentrarme nuevamente al centro en dirección a los cuartos, de primer momento me parecía mala idea de que estuviera encerrada pero era lo mas normal para alguien que pasara por las cosas que me había contado la encargada.
Subí las escaleras de a zancadas de dos en dos hasta el segundo piso, giré por el pasillo descubriendo la estructura de los cuartos y me recordó a un colegio pupilo. Inhalé profundamente otra vez llenando mi pecho de oxígeno con las manos a los lados de mi cintura sosteniendo el cuadernillo que leía antes con mi mano izquierda y luego de un momento empecé a caminar otra vez buscando el número 8. Al encontrarlo me paré frente a la puerta y con mi mano libre la acomodé sobre mi cabeza sin saber como sería el encuentro, nunca había cursado una sesión dentro de un cuarto y era un tanto incómodo. Bajé mi mano amagando a tocar pero después de debatirme internamente di unos cuantos golpes rompiendo el silencio.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-06-10, 3:03 pm

Cuando viene una vienen todas, me llueve sobre mojado, tantas maneras de decirlo, pero la idea clara. Era cosa de ver las lastimosas condiciones en que me encontraba y se entendía de inmediato que esas frases cruzaran por mi mente. Ya no se me puede quitar nada más, absolutamente todo cuanto amaba me fue arrebatado, y si a eso le sumas mi naturaleza de por si depresiva...bueno, ni siquiera así te puedes imaginar como me siento ahora. No sabía por donde partir, realmente no tenía idea, eso se debe a que tampoco sé que me duele más. Suspiro y me pongo de pié con pereza, voy a la mesita de noche de donde saco mi reproductor MP3 y me pongo los audífonos. Doy todo el volumen y pulso el play. Dejo que la música me inunde, que Oasis y Stop Crying Your Heart Out me llenen. He leído que la música fuerte suena con doce veces mayor intensidad en tu cerebro ¿ Aun así no se le graba el mensaje de lo inútil que es el amor? ¿Qué todas esas cosas no existen?.

La primera persona que cruza por mi mente es Anahid. De todas mis pérdidas, fue la primera, el primer gran corte de mi corazón. La amaba, y todo el mundo lo sabía, mi docotora fue para mi una madre, me hizo creer que yo sí valía, que sí podía ser amada y superar esto, incluso me dió la posibilidad de ir a la universidad. Ella fue la promesa más clara de lo genial que podía ser la vida fuera del RX, de tener una familia, y una madre que realmente pueda quererte. Y entonces se fue. No la culpo, estaba al tanto de todas las cosas que estaban sucediendo en su vida, Marcos y todo ese asunto, sabía que era egoísta de mi parte sentir la necesidad de verla, pero ¡Cómo la necesitaba ahora!
La canción cambia, escucho los primeros acordes de Don't Wanna Miss a Thing.

-La canción que Maxvell me dedicó...-comento en voz baja.

Maxvell. ¿Cuántos días llevaba ya encerrada en mi habitación? No tengo idea de que día o hora es. Cuando me encerré aquí, cerré puertas, ventanas, cortinas, todo. Podrían ser las 3 de la madrigada o las 12 del mediodía y yo no me habría enterado. Cierro los ojos e inspecciono mi pecho para corroborar que el dolor sigue ahí. Supongo que jamás se irá. Cómo lo amo. Sé que cuando me entregué a él por completo fue para siempre, y eso ahora es lo que más me pesa. Estoy casada, cansada de no ser suficiente para nadie, y de que todos terminen abandonándome.

I don't want to close my eyes, I don't want to fall asleep,
Cause I miss you baby, and I don't want to miss a thing,
Cause even when I dream of you, the sweetest dream will never do,
I still miss you baby and I don't want to miss a thing


La música me llena, no soy capaz de oír nada más, por lo que supongo que el golpe que me despertó debe haber sido muy fuerte. Entrecierro los ojos y vuelvo a recostarme en la cama, quiero ignorarlo, pero quien sea sigue existiendo. Gruño molesta y me pongo de pie. En el suelo toda la ropa está tirada, es un desorden monumental, yo estoy con pijama, supongo que llevo así un buen par de días ya. Me quito los audífonos y tiro el reproductor sobre la cama. Abro la puerta y me encuentro a un desconocido del otro lado. Lleva una carpeta de apuntes, pero me parece muy joven, vital -y guapo, muy guapo- como para ser doctor. Frunzo el ceño confundida y ladeo la cabeza.- ¿Qué necesita?.- normalmente sería mucho más cortés y amable, pero ahora lo único que quiero es soledad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-06-10, 4:20 pm

Que diría exactamente… era una excelente cuestión, ya que ¿tratar con una depresiva? Realmente me sentía aturdido e incompetente, si sabía lo necesario o al menos lo sabía cuando tenía la compañía de un profesor o profesional supervisándome. Tampoco quería jugar con ella, fuera quien fuera no quería que mi primer experiencia con un paciente a solas fuera un fracaso ¿Qué tal si no quisiera atenderme? O en el peor de los casos, hacerle sentir peor.
-Ya calmate- me dije en voz baja pensando lo absurdo que era todo mi cuestionamiento, si había conseguido el trabajo aquí no era por nada y ahora iba a ver que tan bien podría desenvolverme por mi cuenta, además según la enfermera no llegaba siquiera a los veinte años, dramas así aunque no pareciera se acabarían con el tiempo.
La puerta se abrió de un solo movimiento tomándome de sorpresa, reí sin saber exactamente porque, supuse que mera cortesía y porque no un poco de gracia cuando vi que exactamente se portaba como una chiquilla enamorada, me recordó momentáneamente a esas mujeres deprimidas de las películas en donde cargaban con un tarro de crema helada o pollo bajo el brazo.
-Pues…busco a ahm…Rickerf, Rickoff- fruncí el ceño pensando como era posible que lo olvidara, era un simple apellido y a causa de la rapidez y nervios ni siquiera había prestado atención a su apellido. Llevé mi mano hacia la zona baja de mi frente haciendo presión sobre los ojos forzándome a recordarlo. Reí como tonto pero me di por vencido, lo había olvidado completamente aunque tenía mas que claro que debería ser ella por su apariencia descuidada.- Okey, déjame empezar de nuevo. Soy Damien, el reemplazo de la doctora Anahid- Acomodé los apuntes en mi mano libre junto con los lápices para liberar la otra que extendí para saludar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-06-10, 9:50 pm

Frunzo el ceño cuando noto que el tipo se rie ¿Qué es lo que le parece tan divertido? Echo un vistazo a la habitación y definitivamente no encuentro nada chistoso, es más, estoy rodeada de todas las cosas depresivas en el mundo. Suspiro pesadamente, ni siquiera me da el ánimo para discutir su torpe acción, así que me concentro en sostener el peso de la puerta, me parece que en cualquier momento quebrará mis frágiles brazos y se cerrará de golpe. Entrecerré los ojos al tiempo que el chico intentaba recordar mi apellido, ¡Vaya sorpresa! Ni siquiera lo sabe. Un nuevo suspiro de fatiga se abre paso entre mis labios, era suficiente con saber lo poco relevante que resultaba mi existencia en el mundo ¿Tenía que recordarmelo el señor quienquieraquesea? Me decido por cerrar la puerta de una vez cuando el suelta una risa nerviosa y se presenta como el reemplazo de Anahid.

La mera mención de su nombre hace que algo se me clave en el estómago y lucho por contener las lágrimas que amenazan con salir de mis ojos. Bajo la mirada y le echo otro vistazo a mi acompañante ¿Realmente piensa que puede reemplazar lo que la doctora y yo teníamos? Esa relación de complicidad y cariño que se dió entre nosotras... ¿Qué tanto me costaría confiar en otro terapeuta? Por ahora sólo soy capaz de poner los ojos en blanco y hablar con un hilo de voz.

-Pues será una tarea difícil si tomamos en cuenta que ella sabía hasta cuantos respiros daba en el día y usted no conoce mi apellido.- me llevo una mano a la frente para restregarla con impaciencia. Estaba siendo demasiado dura con el, y una parte de mí me lo recordaba, sé que él no ha hecho nada, pero tampoco tengo las energías como para colaborar. Intento cerrar los ojos y pensar en que ella habría querido que intente esto.- Rickfordder, es Rickfordder, y mi nombre es Angelique.

Miré su mano estirada y recordé aquel día bajo el árbol en que Ana y yo hicimos la primera terapia, supongo que debo intentarlo. Con pereza la estrecho y miro adentro.- Supongo que le habrán dicho que no salgo del cuarto, y solo para que quede claro, tampoco planeo a hacerlo, así que puede pasar si quiere.- me giré con lentitud y caminé sin ánimos hasta mi cama, dónde me dejé caer como un zombie.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-06-11, 11:33 am

De acuerdo sería una tarea bastante difícil, y lo había supuesto desde que había dado el sí por aceptar el cargo, una niña, no tan niña porque para haberse casado debió tener la disponibilidad tanto psíquica y física de sus capacidades mentales. Me sorprendía que haya arruinado su vida con eso, al menos de mi punto de vista el casamiento era una de las últimas instancias de la vida cuando ya se ha vivido demasiado y hacerlo a tan temprana edad, particularmente me parecía una tontería.
- Lo siento, falta mía- asentí con su molestia por no saber su nombre mientras levantaba una mano en gesto de que me disculpara, me incliné un poco hacia ella para que me viera claramente y que no se molestara. Mis intentos de parecer educado se habían ido por el caño.
Al voltearse y caminar me di por vencido, si bien creía que las primeras impresiones eran las mas pesadas había arruinado por completo la mía. Lo que menos quería era hacerle creer que reemplazaría a nadie, tampoco tenía idea de que se llevara tan bien con su doctora aún así volver a confiar en alguien debía ser difícil para cualquiera.
Seguí el camino dentro del cuarto que de por si ya al ser oscuro el toque de ventanas y persianas cerradas enviciaba el aire, entré mirando hacia los lados reacomodando mis hojas y apuntes notando que por el momento de concentración y un poco de nervios había estado rascando mi brazo con fuerza. Al sentir como empezaba a arder abandoné el acto – Pues venía a invitarte a bajar y tomar un poco de sol pero imaginé que no querrías así que supongo que no me gastaré en hacerlo. – comenté mientras caminaba con cuidado de no chocar contra nada ya que si no fuera por la luz que entraba por la puerta y unas cuantas rendijas de la ventana estaría a ciegas- Oye estoy a favor del anonimato pero no ¿crees que el estar a oscuras no va a ayudarte demasiado? – dejé mis cosas en un espacio vacío que encontré en uno de los muebles y me crucé de brazos apoyando mi espalda sobre la pared para observarte mirar hacia arriba. – Oye solo quiero que quede claro que no voy a reemplazar a nadie- alcé las cejas viendo un punto fijo hacia el suelo de forma distraída ya que ni siquiera podía verle la cara.- Y creéme que es lo que menos quiero pero si estas aquí, y en … ya sabes estas condiciones no es bueno, así que si estas enojada o algo puedes quedarte callada hasta que me conozcas o creas que tengas algo de confianza. No soy tu vigilante, solo soy un psicólogo o al menos intento y si elegí acompañarte lo mínimo que podría hacer es dejar eso claro- Volví a levantar la vista después de recitar mi monólogo esperando no haberla dormido, fruncí el ceño sintiendo el silencio incómodo y supuse que era momento de cerrar la boca.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-06-11, 8:23 pm

Ni siquiera fuí consciente de los esfuerzos que hacía el joven doctor por llegar hasta la ventana sano y salvo. No estaba demasiado sensible a las buenas intenciones porque ya no creía en ellas. Quizá este tipo si quería ayudarme, o tal vez era otro hijo de papi buscando ser el orgullo de la familia y creyéndose superior a todos nosotros por su jodido título. Recordé la primera vez que tuve terapia con Anahid, de entrada me cayó pésimo, pero las cosas salieron como salieron porque le dí oportunidad ¿Sé la daré a Damien también? Supongo que para ello necesito saber un poco más sobre el, decidir si vale o no la pena, aunque pocas cosas en la vida lo hacen para mi. Tiene un punto a su favor: no intentará que baje. Sin embargo no demuestro mi conformidad con ello, me limito a callar, ¿no entiende que es más fácil para ambos evitarnos esto? Sólo le dirijo la palabra para una breve aclaración.

-Puede abrirlas, si quiere. Me da igual.- comenté al tiempo que señalaba las ventanas con la cabeza.

Lo único que logra llamar mi atención es su siguiente frase. Me parece excelente que tenga claro que no reemplazará a nadie en mi vida, mucho menos a alguien que quise tanto. Abro débilmente los ojos sin que se note demasiado mi nueva actitud de atención, sin embargo ya lleva dos puntos a su favor, quizá si debería escucharlo un poco, de todas maneras ¿Cuantas boberías he escuchado en mi vida? unas más, unas menos, no se pierde nada.
A pesar de mi predisposición sus palabras me parecen sinceras, al menos sé que hay profesionales que realmente quieren apoyarme, de todas maneras ¿Me quedan razones para salir de aquí? ¿Qué tipo de vida me puede esperar afuera si todo el mundo me deja aquí dentro? Acabo de descubrir que sí hay algo que quiero averiguar, y soy plenamente consciente de que un psicólogo será mi mejor opción para ello... sé que no puedo ser tan maleducada si quiero conseguirlo. Suspiro pesadamente y ladeo la cara para mirarle.

-Escuche, doctor Harwood, realmente aprecio que haya decidido acompañarme a pesar de las claras condiciones de miseria en que me encuentro, pero no tiene que sentirse responsable de nada ¿bueno? Sé que no es nada grato tener que estar conmigo, no me molesta si quiere demostrarlo.- me encogí de hombros con naturalidad, era una verdad que ya tenía más que asumida.- Sin embargo si aún quiere hacer el intento le daré otra razón ¿Para qué? usted se irá, le designarán otro paciente, será tan efímero como cualquier otra persona en mi vida ¿Por qué hacer el intento? .- le miré haciendo una pausa, dándole el tiempo de meditarlo. Entendía que debía ser chocante que te recibiesen así, con la voz débil y el semblante desanimado, pero francamente no lo hacía a propósito, no tenía las energías de ofrecerle una actitud más cordial, por más que supiese que era lo correcto.- Y si así y todo sigue empeñado en hacer terapia conmigo...vale, le cuento que no soy para nada introvertida y sabrá todo cuanto pregunte, todo me da igual, así que no tiene mucho significado contar mi historia, soy más bien una repetidora cuando hablo de ello, digamos que si quiere saber de mi o mi enfermedad no tendré problema alguno en responderle de inmediato, pero será exactamente lo mismo que reza su ficha narrada por una voz sin ánimos. Lo sé, no se sacó la lotería de los pacientes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-06-16, 5:17 pm

Ni siquiera lo dude, en cualquier condición que se pasara el encierro nunca era bueno. La sangre oxigenándose para una nueva regeneración tanto mental como corporal. Incluso el aire puro daba un nuevo aspecto a cualquier cosa, reí sabiendo que aunque si bien sería un caso difícil a mi pesar, el primero y de entrada complicado; no terminaría tan mal. El que ahora esa niña estuviera encerrada en si misma solo daba a saber que por dentro era mas frágil y delicada de lo que aparentaba ser, como toda persona rebelde. Solo en busca de atención.

Moví mis pies con cuidado salteando todo tipo de cosas, ropa, zapatos y quien sabe que otras cosas mas. Reí en cuanto uno de mis pies choco contra lo que creí ser parte de la cama y la velocidad con la que llegaba a la ventana había sido tres veces mas rápida. Acomodé mis manos en las manijas para girarlas y empujar con fuerza hacia afuera dejando que la luz entrara de una vez.
Mientras me concentraba en esa tarea de iluminar el cuarto eche un nuevo vistazo hacia afuera en cuanto la diferencia de temperaturas se hacía tan notable. De la ventana hacia adentro la atmosfera era fría y un poco asfixiante mientras que el lado de afuera tibio y cálido.
Giré mi rostro con atención una vez que las ventanas ya completamente abiertas dejaban colar la luz y escuché con atención a cada palabra. La típica resignación ante un hecho así era algo que debía de esperar, así y todo el modo en que intentaba asumirlo me hizo incomodar un poco. Para un comentario así se necesitaba mas de una persona que la abandonase o incluso mas de dos.
- Pruébame- dije sin mas sonriendo ampliamente. Si bien su monólogo de abandono tenía un grado de significancia absoluta, en mi caso no quería escucharlo, no me era necesario ni para ella tampoco lo era, solo quería convencerse de estar sola y mi idea era totalmente opuesta así que no quería oír mas sus excusas para estarlo.
Sabía que era un poco arriesgado y que lo mas probable era que recibiera una patada o algún golpe similar, pero caminé hasta su cama y me senté en la parte inferior viéndola ahora con mayor claridad. Un rostro sumamente bonito pero con marcas oscuras debajo de los ojos, lo cual solo hacía que el azul se remarcara estrepitosamente- Pues para que sepas nunca podría pasar por alto a mi primer paciente…- dije viendo por encima del marco de la puerta de entrada ahora- Con esto no quiero que creas que te envían cualquier cosa para ti o nisiquiera un profesional completo, porque ni siquiera acabo de recibirme. Y la diferencia con el resto de los otros doctores es que no veo a nadie de aquí como un caso- asentí moviendo mi cuello lentamente mientras ladeaba una sonrisa sabiendo que había elegido las palabras correctas al menos para mi, volví a voltear para fijarme en ella nuevamente y alcé las cejas esperando algún tipo de reacción a mi favor esta vez- Y por cierto no me interesa tu historial médico prefiero saber que es lo que piensas ahora no lo que pensabas en al pasado o lo que te haya ocurrido. Esas ya no volverán así que no le veo sentido a rondar en ese asunto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-06-18, 9:27 pm

Tal como lo esperaba, el doctor tomó mi 'amable sugerencia' y se acercó a las ventanas para abrirlas. Mierda como molesta la luz brillante sobre mis ojos y mi pálida piel, el aire es tan puro y renovado que casi duele al llegar tan frío a mis pulmones. Había olvidado por completo el mundo que existía allí afuera, ese lleno de pajaritos y de color verde, francamente ¿ Como era siquiera posible que afuera se desarrollase vida tan alegre y tan normal? Supongo que siempre ha sido así, algunos tienen suerte, otros no. Por más que odie a la naturaleza por poseer toda la alegría y el color que yo no logro conseguir, me quedo plasmada, mirando ese precioso cuadro por la ventana. Mi vista se fija en un pajarito que revolotea solitario, apartado de los demás, tiene colores distintos, y a pesar de que creo que hasta mis oídos se han visto afectados con el encierro, estoy casi segura de que canta distinto también. Se posa en un árbol, cerca de la habitación y yo lo miro con más curiosidad. Justo entonces escucho el 'Pruébame' de Damien que me sonríe, al principio no entiendo demasiado, ya había olvidado hasta de que hablábamos, pero luego recuerdo que intentaba convencerle de que la terapia no tenía sentido, así que solo alzo las cejas.

No le pierdo de vista ni un segundo cunado se sienta en la cama para hablarme desde allí. Yo sigo un tanto hipnotizada por el cambio en la atmósfera, pero aún así sus palabras consiguen captar mi atención...su primera paciente. Eso realmente resulta interesante y explica muchísimas cosas, como lo joven y vital que me parece. Su advertencia a la defensiva me hace sonreír, realmente no estaba pensando en ello, más bien había reparado en otro detalle. Me pongo de pié lentamente, guiada por la fuerza magnética que ejerce la ventana sobre mí, y me pongo de pié frente al marco. Estiro los dedos con cuidado hacia afuera, como si el aire pudiese cortarme, y tal vez puede, porque ya he olvidado como se siente. Cuando siento la brisa acariciando mi piel sonrío de medio lado, quizá el doctor tiene razón y me hacía falta un poco de aire.- ¿Y no ha pensado que justamente por eso está tan motivado en ayudarme?.- dije en un hilo de voz, sin desviar la atención de las partículas de polvo iluminadas por el sol que ahora se encontraban con mi mano en medio de su trayectoria.-¿Qué al ser nuevo aún no vives desilusiones con los locos? Pues felicitaciones, doctor Damien, está a las puertas de familiarizarse con ese sentimiento.- ahora giré lentamente para fijar mi mirada en la suya. Realmente no me caía mal, de hecho, me agradaba. En serio quería advertirle, quería hacerle entender en que se estaba metiendo antes de que no pudiese retroceder.-Escuche, yo no soy lo que usted cree ni mucho menos lo que espera o necesita, es joven, estudió esto mucho tiempo, me imagino, y no querrá que su primer caso sea yo. No conseguirá nada, nadie lo ha hecho ¿vale?.- mi voz no sonaba alterada ni mucho menos, era más bien una calmada sucesión de palabras en un tono casi musical.

Suspire y me dirigí hasta mi escritorio frente a la cama. Tomé la silla y la llevé hasta la ventana, para posicionarla frente al doctor. Me había gustando sentir los rayos de sol nuevamente, pero no tenía ánimos de salir, supongo que este sería un punto intermedio.- Historial, pensamientos actuales, la regla que le he contado sirve para absolutamente todo. Si necesita saber algo, sólo pregúnteme, está ocupando su tiempo aquí, no seré tan descortés como para que lo desperdicie.- sonreí dulcemente. Fue un gesto que me salió de manera espontánea. El Doctor no me desagradaba para nada, en realidad, así que francamente lamentaba que justo a el le hubiese sido designada esta tarea.

Off: dame crédito extra por responder esto con la pantalla de mi note tiritando infernalmente xDD

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-06-23, 3:56 pm

Estaba mas reacia al trato de lo que pensaba, aunque también cedía de a momentos y eso me daba el toque de satisfacción y empuje que necesitaba para saber que iba por buen camino. Una sonrisa se anticipó al ver su reacción con el sol golpeando su brazo, que a mi parecer detonaba una palidez excesiva. Seguía con mi postura de sacarla mucho mas afuera. Tal vez podría tomarlo como un desafío personal y ¿porque no?- Bueno déjame decirte que no todos necesitan ser diagnosticados como locos para sufrir de decepciones Rickfodder- respondí oprimiendo una sonrisa esperando no haberme equivocado esta vez.
Me removí sobre la superficie liviana de su cama para lograr arrastrarme un poco mas hacia atrás y encontrar la pared con mis hombros descuidando mi atención en el recuerdo de que si bien había dicho no era la única persona sola del mundo.
Alcé mis cejas desviando mi mirada desde ella hacia la puerta nuevamente sintiendo como la sonrisa se tornaba cada vez mas ligera hasta ya no sentirla – No espero conseguir nada.- Dije cortante un poco cansado de escuchar sus excusas como si supiera lo que yo podía pensar o no sobre cualquier persona del lugar. Giré mi rostro enfocándola de nuevo y sonreí de lado esperando no haber sonado demasiado rudo – Estoy aquí y eso es lo que cuenta para mi, no suelo pensar en lo que pasará los próximos días. Puede que cuando termine mi turno pueda ir a mi casa y volver todos los días hasta que te sientas mejor o tal ves al cruzar la puerta me atropelle un auto así que prefiero vivir donde estoy parado ahora.-
Había logrado al menos una sonrisa, eso me ayudó un poco mas a seguir intentando mi labor de quitarla de ese ambiente de frialdad en el que se estaba escondiendo- Muy bien… ¿que tal si para hacer mas dinámico esto hacemos un top 5 para cada uno así no te sientes interrogada? – Volví a moverme sobre la cama acomodando bien mis pies sobre el suelo y acomodando mis codos sobre las rodillas esperando que le interesara la propuesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-06-28, 5:28 pm

A pesar de que al menos había conseguido decir mi apellido bien, las cosas no mejoraban, más bien, se iban tensando más a medida que pasaban los minutos, y el, obviamente, era un ser humano con sus límites de paciencia bien puestos. Jamás había pensando en probarlo, ni mucho menos, la verdad, los ánimos a penas me alcanzan para concentrarme en lo que me dice, tendría que estar loca como para oponerme a una terapia, no me alcanzaría la energía, el no logra entender que lo que hago no es una oposición, es una advertencia, una advertencia de que no logrará nada y se frustrará. De pronto me contesta con una voz dura, fría y cortante y yo alzo una ceja, desafiante en un principio, pero resignada luego.

-Todos esperan conseguir algo de mi, doctor, todos.- Aclaré para posteriormente aclararme la garganta. No decía ninguna mentira, desde que tengo memoria, esa ha sido la única verdad para mi.- Ha sido así siempre, todas y cada una de las personas de mi alrededor quieren algo de mi, lo toman, y luego me abandonan. No digo que sea una verdad exclusiva a mi, pasa todos los días, con todas las personas.- Mi voz era melancólica, además de totalmente distraida, entre palabras dirigía mi vista a la ventana, dónde los pajaritos volvían a revolotear, y yo me preguntaba si alguno sería el que yo había visto hace un rato. Que agradable ha de ser su vida: jamás se sienten utilizados. ¿O es que los humos no acaban con ellos nada más para escuchar sus cantos? No. Estoy segura de que no es así ¿Por que no puede ser tan sencillo como eso para mi?

No sé cómo debería reaccionar a lo siguiente que dice, está más que claro que nadie tiene el futuro asegurado, pero por algún motivo eso no me hace sentir mejor, si no que todo lo contrario me hace sentir más perdida, más sola en el mundo. Entrecierro los ojos y vuelvo a mirar por la ventana, la verdad ya había olvidado porque había decidido permanecer en la más absoluta oscuridad, y me agradaba más de lo pensado mirar la luz del sol cruzar por la habitación. Además, no puedo mantener contacto visual con el doctor, me pone nerviosa, ya ha conseguido hacerme dudar sobre mi decisión de encerrarme en mi habitación, quizá el también puede hacerme ver demasiadas cosas, que me harán creer que puedo mejorar, para luego perderlo todo otra vez.-¿Y jamás ha pensado que a locos cómo nosotros nos hace falta precisamente estabilidad? El saber que lo que está aquí hoy seguirá en ese lugar mañana. A mí por lo menos es lo único que me tranquiliza, las cosas seguras me hacen sentir más...a salvo, Tal vez si yo pudiese tener la certeza de que usted, por ejemplo, va a estar a mi lado el tiempo que sea necesario y no me dejará a medio camino, me sería más fácil abrir mi ser a usted ¿No lo cree?.- giré mi cabeza lentamente hacia el e hice un intento de sonreír.- Eso no quiere decir que espero que lo haga, sólo intentaba explicarme.- De verdad que sí, ya me estaba cayendo demasiado bien, y jamás haría que él tuviese que ser el encargado de sacarme adelante, no por mi, si no por el: no quiero que se frustre. Tal vez no hay solución para mi y eso es todo.

-¿Qué es un top 5?.- pregunté ladeando la cabeza e incorporándome mejor en la cama. Si el iba a insistir en llevar a cabo esta sesión, yo no seré quién se interponga, después de todo, le advertí...y podría ser divertido, incluso provechoso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Damien J. Harwood el 2012-07-06, 5:28 pm

Escuché atentamente mientras cruzaba mis brazos seriamente, la concentración de lo que decía había llegado a aburrirme un poco, no en el sentido que no me interesara lo que pensara sino mas bien su afición por querer espantarme; acto cual solo me incitaba a seguir en ese lugar- En el mundo, Angelique, todas las personas se manejan por conveniencia. Todo es basado en un vaivén- confesé pensativo viéndola fijamente a los ojos esperando que aceptara de momento a otro bajar o salir a la luz del sol ya que la palidez con la que cargaba era espectral y ahora que había mas luz en el ambiente me preocupaba como se veía. – El problema es que lo que tu cree es que todo lo que quieran de ti va a ser malo- sonreí levemente esperando no haberla confundido mucho- ¿Qué pasaría si lo que quieren conseguir de ti es un poco de compañía o cariño?
Aclaré mi garganta y dejé caer mi cabeza dándome por vencido a medias de tanta excusa y volví a alzar mi cabeza sonriendo al encontrar contradicción en sus palabras- Dime una cosa; si saber que alguien estará el día de mañana para ti, ¿Por qué intentas alejarlas? ¿es tu estilo para ponerlos a prueba y saber si asustando a la gente va a durar a tu lado? Es una buena técnica- fruncí el ceño pensando que en parte era estratégico de su parte, pero nada efectivo- ¿Qué pasaría si esa persona tiene tu mismo pensamiento y se dejara convencer desde la depresión y solo le hicieras creer que no es lo suficientemente buena como para estar a tu lado?-
En cuestiones de debate tenía por afición buscar detalle en cada espacio del que pudiera defenderme, y según mi parecer lo estaba logrando, al menos algo de desconcierto y duda por su parte.
Notando que había logrado también capturar su atención decidí seguir ese rumbo y pasar al juego de palabras- top five es un tope de cinco preguntas intercaladas, tu me preguntas algo sobre mi para que veas que puedes confiar en mi y yo haré lo mismo, realmente prefiero escuchar todo desde tu punto de vista que leerlo de un informe médico que haya hecho tu antiguo doctor.- Me encogi de hombros asumiento que no confiaría en la palabra de otra persona- Tu eres la única que sabe lo que pasa por tu cabeza no quien escribió el parte médico- Me encogí de hombros y mantuve la vista en ella serenamente esperando su reacción.- Tu decides

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Angelique A. Rickfordder el 2012-07-08, 2:54 pm

Me agobiaba la manera tan fija en la que el doctor me miraba. No era incomodidad del todo, era, más bien, que me cohibía sentir su mirada tan concentrada y analítica sobre mi. Me sentía desnuda, con todos mis defectos a plena luz del día y frente a él, como si pidiera ver a través de mí y sacar todos mis secretos a flote con tan solo mirarme de esa manera. Cada vez me sentía más extraña con respecto a él, pues no sé si esa sensación hace que me agrade o le deteste. Sin embargo le suma varios puntos que me pregunte que pasaría si lo que la gente busca de mi es amistad o cariño. Al principio sonrío de medio lado, dejándome llevar por esa expectativa tan prometedora, pero luego bajo la cabeza y me encojo de hombros. Eso no es nada que no sepa, en realidad, porque supongo que la gente si ha querido ese tipo de cosas de mi en algún momento.- Puede que eso sea cierto, pero mi problema es que a penas veo indicios de que quieren algo bueno de mi, algo desinteresado, si así le quiere llamar, desconfío de inmediato. Me cuesta demasiado creer que sus intenciones sean tan solo hacerme compañía o algo, y termino perdiéndolo. Ahora, si hay alguien que a través del tiempo me demuestra que en realidad tiene buenas intenciones conmigo...me entrego por completo a esa perspectiva, a esa persona. Soy...soy como...-frunzo el ceño intentando pensar en un buen ejemplo.-...como una olla a presión, suelto todo de mi, mis sueños, mis pensamientos, todo lo que le guardé a los demás. Y luego, resulta que querían 'esas cosas buenas de mí' solo por un rato.- Hago una mueca de desagrado al pensar en todas las personas que calzan con esa descripción. La primera en mi lista es Max, jamás hubiese pensado que me quería solo para un rato, para huir al primer problema, y justo por eso le dí todo de mí...y henos aquí.

Sin embargo el siguiente punto lo anota el. Puede que siga mirando al piso, pero estoy muy atenta a sus palabras...y realmente me hacen pensar. ¿Quién so y yo para hacerle creer a los demás que no son suficientes para acercarse a mi, para hablar conmigo? No lo hacía, en realidad, con las finalidades que el mencionaba, jamás se me ocurrió ponerlos a prueba, de hecho eso es lo que menos hago en mi vida, pero viéndolo como lo plantea él... pues es lo más lógico a pensar. Frunzo el ceño y le miro asintiendo.- Pero...pero...¿Y si quieren hacerme daño?.- lentamente llevé mi mano derecha a mi antebrazo izquierdo, y con delicadeza, levanté la maga de mi camisa, para dejar a la vista los incontables y profundos cortes que tenía allí. No sé como hemos llegado a esto, no sé como logró que pensase en algo tan profundo, en una realidad que antes no había notado, pero es demasiado tarde para usar escudos con él.- Es por eso que me hago estas cosas...-susurré bajando la mirada a mi brazo.- porque esto duele un poco más que las decepciones...-mi voz era a penas audible y me quedé observándolo con fijeza. Me agradaba que me hiciera dudar de todo lo que creía y pensaba cierto.

En mi cara se formó una sonrisa, entusiasmada por el nuevo juego que me proponía, era una interesante manera de saber que en realidad podía confiar en él. Sonreí de medio lado y asentí, con un notable entusiasmo cruzando mi rostro.- Totalmente de acuerdo.- me llevé la mano al cabello y pensé un momento, hasta que decidí empezar por lo más sencillo.- ¿Cómo es que llegaste aquí? Me refiero, estudiaste, sí, pero ¿Qué te llevó a querer ser lo que eres?...eso, por ahora.- Solté una ligera risa y miré hacia afuera.- ¿Y si me respondes en el jardín? Me haz convencido.



Volver arriba Ir abajo

Re: Desafío anti angustias. Privado Angelique

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.