Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Nicholas Landon Hawthorne

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nicholas Landon Hawthorne

Mensaje por Landon N. Hawthorne el 2012-04-13, 1:28 pm



nicholas landon hawthorne

Datos Básicos;;
{nombre completo Nicholas Landon Hawthorne - Záitsev
{fecha de nacimiento 11 | Enero | 1991
{apodos Landon | Nico | Hawthorne | Ruso
{edad 21 años
{nivel social Bajo
{orientación sexual Bisexual

Expediente;;
{principal grupo al que perteneces Psicosis Delirantes Crónicas
{enfermedad Esquizofrenia, Trastorno antisocial de la personalidad {Psicopatía}, Depresión aguda
Síndrome de Cotard {variante de la Esquizofrenia}
Enfermedad mental relacionada con la hipocondría. El afectado por el síndrome de Cotard cree haber fallecido, sufrir putrefacción de los órganos o simplemente no existir. En algunos casos el paciente se cree incapaz de morir. Los pacientes llegan a creer que sus órganos internos han paralizado toda función, que sus intestinos no funcionan, que su corazón no late e incluso que se están pudriendo, llegando a presentar algunas alucinaciones olfativas que confirman su delirio (olores desagradables, como a carne en putrefacción). En sus formas más complejas el paciente llega a defender la idea de que en realidad él mismo está muerto e incluso que han fallecido personas allegadas a él. Junto con esta creencia de muerte el paciente mantiene una idea de inmortalidad, como si se hubiera convertido en un "alma en pena".


Descripciones Físicas y Psicológicas;;
{descripción física Landon ha solido ser, lo que se dice, un hombre que deseen las mujeres. Pese a su rostro, a veces considerado casi perfecto si no fuera por la cicatriz que cruza el puente de su nariz de un lado a otro {obviamente, rota}, el amor nunca ha llegado a su puerta por obra del deseo. De estatura alta (1'82m) y complexión delgada pero atlética. De poca fuerza aunque si rapidez, es ágil pero débil. Manos con dedos finos, casi quebradizos, tiene el meñique y el anular de la izquierda rotos, aunque si no se miran a conciencia, es difícil verlo. Algo torpe dado su estatura y delgadez.

De rostro pocas veces lampiño, con rasgos angulosos y perfilados, siempre ha tenido una apariencia más bien aristocrática. Pocas arrugas o imperfecciones, sus pocas señas son su barba descuidada y los lunares que se encuentran en distintas zonas del cuerpo. Ojos oscuros, castaños, casi opacos. Su mirada es profunda e intensa, aún no tener fuerza para seguir viviendo, sus ojos jamás perderan esa llama que les caracteriza. Cabello oscuro a la par que sus ojos, antes lustroso, largo y bien cuidado, ahora un leve fantasma del recuerdo. Limpio, pero corto y despeinado, lo lava a conciencia por sus propios motivos.

Su vestimenta no es compleja. Al contrario. Pese a que en años pasados, había tenido un gusto impecable y no podía soportar llevar algo menos formal que una camisa, eso ha quedado atrás. Tejanos, camisetas, gorras, como mucho una camisa desteñida. ¿Que más se le puede pedir a un paciente de psiquiátrico?

francisco lachowski:

{descripción psicológica
Landon siempre fue un niño jovial, con vitalidad, y bromista. Divertido con sus amigos, con el punto justo de irresponsabilidad que cualquier chico debería tener. Encantador con todos, buen amigo. Aún así, calmado, más que el resto de sus amigos, por pequeños que fueran. Estudioso sin llegar al punto de necesitar un libro de texto para leer antes de ir a dormir, amante de la fiesta pero aún así, tímido.

Landon tiene distintas "personalidades", pese a no padecer de trastorno bipolar, sus múltiples enfermedades mentales hacen de él parecer un enfermo bipolar, aunque la base general de su carácter sea siempre la misma. Cambiar de una a otra es incontrolable, si es psicópata, se comportará de una manera, si su estado de ánimo baja, de otra muy diferente.

Personalidad General
Landon en un extraño fantasma de lo que fue. Esa vitalidad que le caracterizaba, ha ido disminuyendo con el paso de los años. Cerrado a los demás, responsable a más no poder. Observador, ha sacado una faceta que nunca creyó tener: pensar antes de hablar y utilizar la inteligencia antes de responder a cualquier impulso. Si, esa es su nueva faceta. Que la pueda utilizar siempre que así lo desee es algo más complicado. Pasional, se está volviendo un hedonista sin remedio, cosa que hace difícil no seguir sus ataques de locura sin pensar. Centrado en sus objetivos, es capaz de dejar de lado a cualquiera que ame o haya amado con tal de conseguir sus propósitos. Se niega a tener cualquier tipo de relación con nadie si ésta requiere confianza y dedicación. Sabe que no podrá otorgar ninguna de las dos cosas, así que, obtiene lo que necesita de esa persona, utilizándola u obligándola, y se marcha.

Personalidad Psicótica
Se cree mejor que los demás, es muy egocéntrico. Por su poder, le gusta infundir miedo a los demás, le divierte ser cruel con ellos y si alguien le cae mal suele planear algo para hacerle la vida imposible. No le gusta que le contradigan. Sus sonrisas siempre son falsas. Es muy independiente y solitario, nunca ha necesitado mucho a nadie. Extrovertido y apasionado. Sarcástico y astuto. Sabe mantener la cabeza fría. Siempre salvará antes su propia vida que la de los demás. Y a veces fuerza una situación con tal de pelearse un rato. Sádico hasta el punto de parecer degenerado por sus ideas, cualquier visión de sangre puede llegar hasta a excitarle. Hará lo que sea, y a quién sea, si está aburrido y necesita un poco de diversión. Sus métodos de asesinato no son básicos, no se conforma con poco. Le encanta la tortura, se deja llevar por los gritos de otros. Además, suele extirpar sus sentimientos de amor o amistad para no llegar a sentir ningún remordimiento, lo que le hace alguien peligroso hasta para sus más allegados.

Personalidad Depresiva
Un Landon solitario, frío y taciturno. No tiene amigos, para él el valor de la amistad es mínimo y prefiere estar solo en el bosque que rodeado de gente en un lugar cálido. No se le dan bien las relaciones humanas, no sabe muy bien que decir a nadie. No es cruel, siempre es cortés con cualquiera, pero de ahí no pasa. Ni amable ni maleducado, todos esperan de él una conversación superficial y poco más. No es muy buen amigo, si ha conservado a alguien a su lado ha sido porque era necesario, ya que no cuida sus amistades. No es una mala persona, tiene compasión y de vez en cuando ayuda a quién lo necesita, pero, como no, nadie se espera más de él. Es bastante observador, pero solo se queda con lo importante para él, y también es desconfiado, siempre se pregunta cuando alguien le dice la verdad o no. Melancólico, nostálgico, no llora, no demuestra sus emociones, quizá siente un dolor tan grande que su cuerpo no aguantaría el expresarlo.

Diferencias con el Síndrome de Cotard
Landon, en cualquier faceta de su personalidad, se considera un muerto. Un cadáver. Fallecido, inexistente. Un auténtico nihilista, se niega a sí mismo. Antes de entrar en el Centro, Landon sufría visiones. Auténtica esquizofrenia de pesadilla. Olores de putrefacción, visiones de su cuerpo descompuesto... El grado más alto del Síndrome. Actúa sin pensar, total, está muerto, si se cortase el cuello, no cambiaría su estado. Aún así, pocos años desde su entrada, mejoró notablemente. Se sigue pensando muerto, pero las alucinaciones han cesado. No se nota el pulso, de vez en cuando pierde el conocimiento y se despierta rodeado de su propia sangre {algo irreal}. Su personalidad en este estado está relacionada con la Depresiva, a no ser que quiera hacer sentir a otros su dolor {matándolos} entonces es algo más psicótico.


Biografía;;
{historia de tu vida
Alexander Hawthorne nunca había sido, por así decirlo, un ejemplo a seguir. Un irresponsable terrorista inglés, nacionalizado ruso, que solo provocaba enfrentamientos donde iba. Durante la época siguiente a la Guerra Fría, se dedicaba a cumplir, no muy bien, con su deber. No era un asesino a sueldo muy respetado, obviamente. Pero fue de los pocos que continuó siendo tan patriota como nunca después de la caída del comunismo. Viajó de un lado a otro, solo, provocando el caos por mera diversión. Caos, y un hijo también. Conoció a una mujer, rusa, Anya. Y bueno, era un irresponsable, la historia siguiente no es tan descabellada ni parecerá irreal.

El pequeño Nicholas nació en no muy estables condiciones. Específicamente, nació en una cabaña de la estepa rusa. No era ni un día frío ni especialmente cálido, era de día. Sus abuelos, supersticiosos, no supieron bien como ubicar al crío. Sería, decían, como un mundo aparte.

Záitsev no tuvo jamás un hogar fijo. Su máximo período de estancia, exceptuando el centro, fueron sus primeros años de vida en el bosque, junto a su madre Anya y sus abuelos. Al poco tiempo de cumplir los tres años, su madre se lo llevó. Lejos, muy lejos de esos bosques, pero lejos también de cualquier población mayor del mil de habitantes. Moteles de carretera, acampadas, hasta al aire libre, esas eran las únicas camas que conoció. Nico era alegre, totalmente diferente a su madre. Introvertida, aunque cariñosa con él. Débil, se dejaba ganar por cualquier situación. Contra más crecía el chico, más discutían. ¿Quién no querría, después de años de vida nómada, asentarse un poco? Pese a quererla, el rencor y resentimiento que Nicholas procesaba hacia Anya, y el cansancio que suponía cuidar de un hijo abandonado por su padre para la mujer, hacían que la separación fuese casi inminente.

Ya con diez años, Nicholas sabía que haría. En poco tiempo pasarían cerca de San Petersburgo. Solo tenía que irse por la noche hacia la gran ciudad, tener una nueva vida. Debería esconder las cosas que le sucedían, claro, pero ya lo arreglaría. Esconder como mataba a animales, en un estado inconsciente, o los cortes por cuchillos viejos marcando su brazo. Si, el pequeño niño ya sufría depresión y un inicio de psicopatía. Algo que había logrado esconder también a su madre.

Era la gran noche. La anterior a su cumpleaños. Al chico le provocaba tristeza, por supuesto, alejarse de su madre, pero ya sentía un creciente odio hacia esa vida de debilidades, quejas, lástimas y huidas. Nicholas nunca había sabido que la razón de su tipo de vida era únicamente el temor de su madre hacia su padre. El ruso conocía de él lo siguiente: que había muerto (cosa que era mentira), y que su madre y él habían sido una pareja algo extraña (del todo cierto aunque no supiera el porqué). Él sentía nostalgia, hasta cariño por su padre desconocido. No sabía ni cómo era, su madre pocas veces hablaba de él. Así que Nico sólo tenía como imagen paterna su propia imaginación, bastante alejada de la realidad.

El chico cogió sus pocas pertenencias, no dejó huella alguna al partir del pequeño estacionamiento de un parque de atracciones cercano a la ciudad, donde habían estado días descansando. Un arma tosca a mano (vara de metal recogida en una de sus investigaciones por el lugar) y una mochila descosida. Llegó a San Petersburgo, no fue difícil, seguir la carretera, ya estaba allí. ¿Cuanto duró en la gran ciudad? No mucho. Al tercer día, sin casi comida o agua, y cansado ya, algo llamó su atención. Un letrero, alguien había colgado un letrero mientras él dormía, en la pared exterior de la casa deshabitada que había ocupado "con" permiso. La imagen... "Alexander Hawthorne" Un hombre de pelo oscuro huía de la vista de la cámara. Al parecer, había sido descubierto por algunos delitos, y se le estaba buscando. Obviamente, no parecía su padre, ni lo consideró. Pero ese hombre, tenía algo... Y ese apellido le sonaba, por supuesto. Más de una vez había oído algo de él, su madre siempre había hablado en sueños y el pequeño llevaba media vida preguntándose quién sería "Hawthorne". Así que el muchacho, que poco creía en las coincidencias, siguió la pista de su propio padre. Obviamente no lo encontró, fue más bien, encontrado. El niño había hecho demasiado ruido buscando a su padre

Dos semanas llevaba ya al cobijo de las luces, cuando esa persona irrumpió en la casa abandonada. Nicholas no tuvo ninguna oportunidad. El hombre entró, le aturdió, y cuando el chico despertó, ni siquiera se encontraba en su país de origen. Hawthorne había secuestrado a su propio hijo, lo había llevado a casa, y ahora lo controlaba.
Le habló y habló, hasta que su hijo, aún sabiendo la procedencia y empleo de su padre, lo quiso. O así lo pensaba. Obviamente, tenía idolatrado al hombre. Dejó que le cambiase su propia identidad. Ahora era el inglés Landon Hawthorne, su época rusa, debía ser olvidada. Sus ataques depresivos pararon, aunque los psicóticos, aumentaron. Su padre pocas veces volvía a casa algunas noches sin rastros de sangre o asesinatos que contar. El niño estaba totalmente encantado, cosa que no preocupó al padre por su poca estima hacia él, pero debería haberlo hecho. Más de una vez el pequeño se encontraba imaginándose con matar a alguien. No le desagradaba.

Quince años tenía ya. Ya había matado. Ayudando a su padre, Landon mató. Asesinó. Enterró el cuerpo. Y cuando su padre ya no podía detenerlo, volvió al lugar, desenterró el cadáver, y se divirtió con él. Torturar a un muerto, y a varios más que encontró después, no era excitante. Así que Lanon se empeñó en viajar, salir esos meses por Europa. El padre, no dijo que no claro está, le gustaba causar problemas en más lugares que Inglaterra. El adolescente continuó sus escaramuzas, cada vez más arisco, más sádico. Incontrolable. Pero, Hawthorne, al final, prefería un solo país. Rusia. Es grande, se dijo Alexander, no importa. El chico, en Moscú, buscó, rebuscó, amenazó, hasta conseguir información sobre su madre. Ahora que sabía la verdadera historia de todo, de su vida anterior, pensaba que pese a su odio, le debía una disculpa. Era su madre, al fin y al cabo. Partió una mañana con la excusa de ir a un pueblo cercano. Pero su padre era igual de astuto que él, pese a ser infantil e irresponsable. Así que los dos Hawthorne acabaron visitando a Anya Záitsev al mismo tiempo.

La sorpresa de la mujer se hizo notar, y el padre, al ver que su hijo podría oponerse a él al ver a su madre, no hizo más que matar a Anya. No lo había hecho antes, porque no le había apetecido, así que poco se arrepintió. Pero Landon ya no era un crío, y la furia que solía recorrerle en algunos casos, salió a la luz. Dejó el amor hacia su progenitor, atacó a su padre a la manera que había aprendido. Lo atacó, intentó matarlo, cómo él mismo le había enseñado. Y su padre, aún atónito, no rechazó esa manera de lucha. Hasta que el joven, murió. O así creyó. Despertó en un hospital de condiciones precarias. Una navaja le había perforado el pulmón izquierdo, había rozado el corazón. Clínicamente muerto durante un minuto. Landon no lo creyó. Él había muerto, estaba seguro. Y su padre volvería a rematar la faena. Huyó del país, volvió a Inglaterra. El padre estaba desaparecido, había asesinatos sin resolver en el país. El chico era sumamente inestable, totalmente loco, a veces no sabía si ya estaba enterrado y soñaba o simplemente eran alucinaciones. Descuidó su aspecto, su hogar, sus relaciones. ¿Para qué conservar algo? Había fallecido, aquello debía ser el infierno.

El día llegó, claro está. La policía lo encontró. No opuso resistencia, ni durante el arresto, la declaración, el juicio... Su condena habría sido la más poderosa si hubieran podido. Pero los psicólogos, benditos psicólogos, notaron algo extraño en sus declaraciones. Vino la psiquiatría, y poco tardaron en diagnosticarle. Era un psicópata, pero el Síndrome de Cotard y la gran depresión que volvía a sufrir taparon esa faceta de él. Así que lo internaron, a la espera de su mejora para poder encarcelarlo. Lo que no descubrieron, es que metían a un asesino de múltiples caras en un lugar abarrotado. Un águila enjaulada en un hogar de pajaritos. La parte más cuerda de Landon tiene miedo. El poco miedo que podría sufrir un muerto. Que la parte más sangrienta de él salga, y que aparte de él, haya más cadáveres en el centro.


Preferencias;;
{virtudes
·Buen músico
·Astuto
·Ágil

{defectos
·Buen mentiroso
·Peligroso asesino
·Desorientado, poco observador
·Loco

{gustos
·Música clásica
·Tocar el violín
·La fotografía
·Fumar
·La menta {anterior}
·Su país de origen {anterior}
·Su familia {anterior}
·Salir de fiesta {anterior}
·Autolesionarse
·Pensar en sangre {ocasionalmente}

{disgustos
·Sentirse débil
·Que le desprecien {anterior}
·Xenófobos
·No tocar bien el violín
·Conocer a personas
·Autolesionarse, de nuevo
·El ruido
·Sentirse querido

{manías
·Bajar la mirada
·Lamerse los labios
·Arañarse las muñecas
·Mover los dedos como si estuviese tocando el violín

{fobias
~Morir {anteriormente}
~Perder sus dedos, por absurdo que parezca
~Perder a esa chica
~Soñar con los muertos a su cargo

{debilidades
·Que le hablen de Rusia {anteriormente}
·Oír tocar un instrumento
·Que se porten bien con él
·Que alguien sepa que no está loco, que de verdad está muerto

{otros datos de interés
·Tiene un marcado acento ruso, pese a saber casi a la perfección inglés
·En la estancia con su padre, fue un ferviente violinista, aún intenta serlo



Volver arriba Ir abajo

Re: Nicholas Landon Hawthorne

Mensaje por Samantha Douball el 2012-04-13, 1:53 pm




FICHA ACEPTADA
Bienvenido, espero te diviertas en el foro!

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.