Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Buscando cordura. [Autoconclusivo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando cordura. [Autoconclusivo]

Mensaje por Liam A. Lawson el 2012-03-12, 1:46 am

Toda la mañana había tenido en la cabeza la canción Mardy Bum, inclusive la había comenzado a cantar en un tono muy bajo mientras recorría las instalaciones del psiquiátrico. Hacía dos días ya que había besado los labios de una interna y aun no se lo podía meter en la cabeza del todo, ¿desde cuándo Liam Alexander Lawson iba por ahí besando a todas las chicas que se le presentaban en el camino? Bueno, tampoco podía sentirse tan miserable, después de todo ella era muy hermosa y por eso la atracción había sido inevitable. Pero a pesar de ser un hombre libre, su corazón aun estaba preso entre las manos de una chica que parecía ya no sentir lo mismo por él. La misma noche del incidente logró conseguir la posibilidad de comunicarse con Anthony, y él le informó que Jazz no había preguntado por él en ningún momento desde su viaje.

Se sentía desolado al escuchar aquello, esperaba que al menos se interesara un poco en su recuperación, pero parecía no darse tiempo ni de saber si había llegado a salvo a Londres. Trató de borrar esos pensamientos para concentrarse en algo más alegre, y cuando terminó de recorrer el frondoso bosque, lo consiguió. Se quitó los lentes oscuros que llevaba para apreciar mejor el hermoso panorama que tenía enfrente. Había llegado ahí porque estaba decidido a aclarar su mente y pensó en recorrer el bosque, pero no pensó que al final de éste hubiese semejante paraíso. El clima era frío, por lo que de momento no iba a pensar en correr al agua, pero la visión era hermosa.

Caminó con cuidado entre las rocas húmedas y observó la arena cerca suyo. ¿Cómo es que no había escuchado de ese sitio? Se acomodó los lentes de nuevo y metió las manos dentro de los bolsillos del pantalón, sin dejar de admirar el panorama. El sol definitivamente no bañaba el paisaje, como podría haber sido en California u otros lugares que conocía, famosos por sus buenas playas, pero la vista era lo mejor que había cerca del hospital. Sintió la intensidad del aroma y algo en su interior se relajó, como si un hechizo silencioso estuviese apoderado de las caprichosas aguas y encantara a cada ser vivo que se acercara.

Se acomodó sentado sobre una roca grande y fija entre las arenas, pensando que era un hermoso paisaje. Y entonces un aroma floral y dulce llegó de entre sus recuerdos, ante lo cual Liam entrecerró los ojos, intentando saber a quién recordaba inconscientemente. Y como un cubo lleno de agua helada, cayó sobre su cabeza la respuesta. Pensaba en Eun, la jovencita que había conocido hacía dos días. Tal vez porque el agua parecía hermosa pero escondía algo misterioso justo como ella, o porque las flores del bosque habían rozado sus prendas y con ello le habían dejado el dulce aroma. No estaba seguro, sin embargo sabía que estaba pensando en ella.

Se acomodó el jersey con gorro azul que llevaba y sonrió melancólicamente. ¿Por qué la habrían puesto en su camino aquel día? Agachó el cuerpo y posó la frente sobre una de sus manos que a su vez descansaba con el codo sobre la rodilla. ¿No se suponía que aun amaba a Jazz? Y según él, era imposible que amando a alguien, otra persona llegase a atraerte de esa forma tan extraña. De cualquier forma se negó a regresar sin aclarar sus pensamientos, y para su desgracia, se confundió más cuando al elevar el rostro y observar el mecer constante de las olas a través de los lentes, recordó la promesa.

Iba a mostrarle lo que era una fiesta de piscina, una acampada y todo lo que pudiera haberse perdido durante esos diecinueve años. Y entonces llegaba a una playa escondida como si todo lo estuviese poniendo a prueba. Pero su confusión podía no significar nada para la coreana, tal vez él era el único tan lleno de telarañas en la cabeza. De igual forma se dijo a sí mismo que esa playa sería el lugar perfecto para la siguiente cita. Se despeinó el cabello con frustración sin saber si estaba pisando terreno seguro en ese camino tan difícil, pero no podía caminar hacia atrás. Después de todo él sólo había prometido todo, sin que ella pidiera nada.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.