Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Sweet fear ~❃~ Autoconclusivo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet fear ~❃~ Autoconclusivo

Mensaje por Invitado el 2012-03-09, 10:14 am

Sus ojos azules no se despegaron de la ventana en ningún momento desde que se subió a la limusina Hummer blanca que la entregaría en el psiquiátrico. Tenía mucho miedo y era algo obvio con solo observarla, pero estaba decidida a continuar con la decisión que había tomado, porque la vida era eso, arriesgarse por conseguir objetivos. Y ahora su meta se encontraba encerrada en ése hospital tan imponente. Durante todo el camino se la llevó suspirando y apretando con sus manos la falda blanca de corte escolar que llevaba. Poco a poco notaba el cambio de clima y se colocó sus delgados y finos guantes que combinaban con sus zapatillas altas rosadas, así como la bolsa de mano que cargaba. Al fin llegando al lugar, supo que iba a ser más aterrador de lo esperado. Su padre se adelantó con las maletas y ella, cuando el chófer le abrió la puerta, bajó con cuidado, mirando la construcción. Tenía detalles antiguos pero se notaba que constantemente la remodelaban.

Sonrió un poco a su progenitor cuando comenzaron a caminar codo a codo hacia adentro, mientras ella apreciaba sus alrededores. Seguramente pronto iba a tener tiempo de sobra para mirar lo que quisiera, pero deseaba saber por dónde pisaba al menos. -No olvides llevar al cuello tu inhalador si usas faldas o vestidos.- Escuchó el tono preocupado de su padre, y asintió sin responderle, sabía que tanto él como su madre estaban demasiado atemorizados con la idea de dejarla ahí, pero pensaban que era lo mejor para que no fuese a hacerse daño, y ella estaba dispuesta a todo con tal de no perder a la única persona que le alentaba a vivir realmente.

Él no sabría nada de la presencia de la castaña, lo cual le ponía más nerviosa todavía. Sus pasos se detuvieron al entrar al edificio principal, donde le indicaron su número de habitación y un hombre joven vestido de enfermero tomó las maletas. Ahí comenzaba una aterradora y nueva etapa en su vida. Cerró los ojos para darse valor y giró a abrazar fuertemente a su padre. Se llevaban pocos centímetros y los tacones la ayudaban a poder estrujarlo como necesitaba. No lloró, pero quería hacerlo. Él le besó las mejillas y el cabello, antes de mirarla a los ojos. -Pronto volverás a casa.- Declaró con mucha seguridad, y ella asintió.

Así la guiaron a su habitación, por pasillos largos y aterradores, donde, mientras caminaba, observaba personas extrañas haciendo cosas aun más raras. Finalmente el enfermero metió las maletas y le indicó que tomase la cama desocupada. Ella simplemente respondió asintiendo con la cabeza y cerró la puerta, jalando las maletas hasta la que sería su nueva cama. No le gustaba la idea de compartir habitación, pero tampoco estaba de vacaciones en el caribe, así que no podría quejarse. Con fuerza inhumana en ella subió una maleta a la cama y sacó un perfume de una pequeña caja cuadrada. Comenzó a rociar con él las sábanas y los pocos muebles que rodeaban su espacio. Luego de eso sacó un atuendo nuevo, necesitaba darse una ducha. Cerró de nuevo su maleta y caminó hacia el baño.

Esperaba que su estancia ahí no fuera tan aterradora como comenzaba a creer. Entró en la ducha y se dio un largo baño relajante, con su champú y jabones personales, traídos de casa, claro está. Luego de eso salió de la ducha y se llenó de perfume y desodorante, colocándose un pantalón de mezclilla azul rey, una camisa de manga larga blanca, un cinturón con diseño de chococat, unos deportivos color marrón y cogió su cabello castaño en una coleta alta. Se miró al espejo y suspiró, si se iba a encontrar con él necesitaba verse bien. Salió del baño y cogió su bolsa de maquillaje, pintando sus pestañas y mejillas, antes de colocarse aretes cafés bajo el labio. Jugó un poco con ellos por dentro de su coba con la lengua y posteriormente se sentó en la cama dejando su espalda caer para mirar el techo. -Estoy asustada.-

Susurró antes de cerrar los ojos y sentir mucho cansancio. Eran demasiadas emociones en un solo día. ¡Eran demasiadas emociones para todo el año! Pero tal vez valía la pena, o al menos eso se hizo creer antes de comenzar a coger sueño.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.